Este maravilloso puente fue construido en el siglo XIV, para sustituir a otro de barcas que se encontraba aguas abajo y fue arrasado por la riada. Un siglo después de su construcción, en 1368, el puente fue destruido parcialmente para impedir la entrada en la ciudad de los partidarios del rey Enrique II de Trastámara, en su lucha contra el rey Pedro el Cruel, su hermanastro.

De la reconstrucción se encargó el arzobispo Pedro Tenorio, y con motivo de estas obras surgió la leyenda de la mujer del alarife.

Según cuentan, dias antes de su inauguración, el alarife confesó a su mujer que temía el hundimiento de la obra cuando quitasen las cimbras que sujetaban el arco, ni corta ni perezosa esa misma noche prendió fuego al armazón de madera, achacando el hundimiento del puente al hecho fortuito del incendio, salvando así el honor de su marido.

Como apoyo a la leyenda, se cita la efigie tallada en piedra sobre la clave del arco central que mira al norte, aunque en realidad se trata de la efigie del propio don Pedro Tenorio, impulsor de la obra.

Es un puente de cinco arcos, con uno central ojival de 40 metros de ancho y 27 metros de alto, una obra de ingeniería impresionante para su época. A ambos extremos está fortificado con dos torreones. En épocas pasadas tenia también otro torreón sobre el pilar más ancho.

Toledo es una ciudad que parece estar construida sobre colinas. De este modo tiene lugares fantásticos desde los que poder contemplar este puente. Para mí, es la mejor manera de apreciarlo en toda su magnitud: Sus arcos, sus barandas y sus torreones, que son lo que más llama la atención. Sin ellos no sería más que un puente de piedra, de 5 arcadas, la del medio un poco más grande que las otras 4.

Puente de San Martín, ¿dónde está?
Booking.com

Los torreones de defensa están en bastante buen estado de conservación, pero hoy sus puertas están abiertas, no como probablemente ocurriría antaño. De este modo la visita al puente es gratuita, aunque realmente lo único que hay es el paseo por el puente y admirar esos torreones.

Puente de San Martin

Por lo demás no hay mucho más. Ya os digo que para verlo todo es mejor desde cualquiera de los miradores naturales que hay en la ciudad.

Es sencillo de encontrar porque la ciudad de Toledo está fortificada, basta con bordearla para encontrar todos los puente. Además, está muy bien indicado, por lo que si quieres ver este en concreto, tan solo tienes que seguir las indicaciones.