Hace un par de fines de semana estuvimos pasando el fin de semana en Toledo, nos fuimos el sábado por la mañana y volvimos el domingo. Bueno, algunos ya lo sabéis porque os hablé en una opi anterior de ese fin de semana y del hotel donde nos alojamos.

Hacía unos tres años que no iba a Toledo, no es que sea un lugar que me apasione, o mejor debería decir que no es una de mis ciudades asiduas que me apasionan y a las que voy frecuentemente (como Salamanca, Lisboa etc), pero tenía ganas de volver a ver la ciudad y redescubrirla.

Así que una vez que se me presentó la ocasión, decidí aprovecharla y abrir bien los ojos para captar todo lo que Toledo tuviera a bien ofrecerme. Sin embargo, y siendo fiel a la forma que tenemos de ser mi pareja y yo, teníamos más o menos un bosquejo trazado sobre lo que queríamos ver o teníamos intención de hacer.

Sabíamos dónde dormiríamos, las distancias que había hacia los principales puntos de la ciudad, los monumentos que queríamos visitar, de los que podíamos prescindir porque los habíamos visto en nuestra visita tres años atrás, el lugar donde queríamos comer… sin perjuicio de que como siempre, luego nos dejamos guiar por el instante y no siempre cumplimos los planes.

Pero una de las cosas que no quería dejar de hacer era sin duda ir al Obrador de Santo Tomé, el sitio más conocido en toda la ciudad para poder comprar mazapanes. Es toda una tradición ir a Toledo y comprar mazapanes y especialmente de este Obrador, el más importante de toda la ciudad.

Toledo y la tradición del mazapán

Todos conocemos que al mazapán como un dulce típicamente navideño, pero en realidad es mucho más que eso. De acuerdo con el hecho de que en nuestro país y nuestra cultura sobre todo se toma en navidad, pero eso no quiere decir que sea la única época del año en que se coma este dulce. En ciudades como Toledo la tradición está tan arraigada, que el mazapán se ha convertido en su dulce más típico, comercializándose y consumiéndose durante cualquier época del año.

Obrador de mazapán Santo Tomé, ¿dónde está?
Booking.com

Pero lo que quizá no todo el mundo conoce es el origen del mazapán, un origen un poco controvertido y oscuro. Se sabe que procede de un dulce anterior musulmán, pero su transformación al dulce tal como lo conocemos hoy sucedió asociado al cristianismo. No está muy claro dónde surgió la receta del mazapán tal como hoy la conocemos, pero dos países se disputan ser sus inventores: España e Italia, aunque ya en Grecia e incluso en los relatos de «Las mil y una noches» se hacía referencia al mazapán.

El término «mazapán» proviene del vocablo italiano marzapane, que a su vez proviene de panis martius, o pan de marzo, que al parecer era la época en la que se consumía, correspondiente con la actual Semana Santa. Aunque también hay controversia incluso con el origen del término que lo nombra, ya que también se ha querido ver en él una amalgama de las palabras maza (que se utiliza para amasarlo) y pan (el pan de almendras, la pasta que se consigue tras mezclar huevo, almendra y azúcar).

Otros posibles orígenes lingüísticos pueden venir de las palabras manthában o mautha-ban, ambas de origen árabe que significan respectivamente recipiente donde se guarda la masa, y rey sentado, como alusión a una de las figuras que frecuentemente se representaban con la pasta de almendra.El origen toledano del mazapán se remonta al siglo XI. En el siglo XIII, durante el reinado de Alfonso VII ya cuentan las crónicas la existencia de este dulce.

Se cree que fueron las monjas quienes lo inventaron en una época de hambre en Castilla tras la batalla de las Naves del Toledo, que en ausencia de trigo idearon la masa con almendra y azúcar y de ahí nació el mazapán que se haría tan popular.

Y hoy en día Toledo sigue siendo el punto más importante en cuanto a la producción del mazapán, hasta el punto de que tienen incluso la clasificación como Denominación de Origen.

La receta del mazapán

Creo que todos conocemos que la mezcla del mazapán está hecha básicamente de almendra, huevo y azúcar. A meros efectos informativos os dejo la receta para que la sepáis.

  • 300 gramos de almendras molidas
  • 300 gramos de azúcar glasé
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 clara de huevo

Opcionalmente se puede añadir también ralladura de limón y canela molidaEn un recipiente deben colocarse la almendra, el azúcar y el agua.

En el caso de querer hacer el mazapán incluyendo ralladura de limón y canela, que como decíamos antes es opcional, éste es el momento para añadir ambos ingredientes. Se amasa la mezcla con nuestras propias manos durante bastante tiempo hasta conseguir una masa con una textura uniforme.

Una vez lograda esa textura es necesario dejar reposar la masa conseguida en un lugar fresco durante un período de dos horas.

Transcurrido este tiempo, realizamos las figuras de mazapán y las colocamos sobre una de las bandejas del horno.

Deberemos batir la clara de huevo casi a punto de nieve y con un pequeño pincel impregnar la parte superior de cada figura de mazapán para lograr su color dorado característico.

Una vez hecho esto solamente tenemos que introducir la bandeja en el horno durante 2 minutos a una temperatura de 200 grados, sacarlos, y voilá, ya tenemos nuestros mazapanes, sin ningún tipo de complicación.

Ésta es la receta más tradicional, la que se hacía en casa de mi abuela unos días antes de nochebuena. Un truquito es que la mezcla no tiene que ser dura, sino lo más blanda posible pero que tenga consistencia, ya que al hornearlos se endurece un poco y si ya la mezcla ha salido dura, el mazapán horneado estará también demasiado duro y perderá parte de su buen sabor.

Pero además del mazapán como tal existen algunos otros dulces que pueden considerarse variantes de éste, tales como las anguilas, empiñonadas, pastel de yema, delicias y pastel de gloria. Son muy típicas también de Toledo y las podemos encontrar sin problemas en el Obrador de Santo Tomé. Aunque la base es la masa del mazapán cuya receta acabo de daros incluyen algunas variantes.

Las empiñonadas son mazapanes pero recubiertos con piñones, las delicias están hechas de yema confitada, en el caso de los pasteles de yema el exterior es de mazapán y el interior de yema confitada, y para los pasteles de gloria el interior es de batata confitada.

Lo más difícil de hacer de todo son las anguilas, que se hacen con una mezcla de mazapán y yema confitada que se enrosca adoptando la forma de una anguila y luego se decoran con trozos de frutas, azúcar y caramelo.

El obrador de Santo Tomé

Este lugar es en sí mismo uno de los símbolos de la bella ciudad de Toledo. Fue inaugurado en 1856, hace más de 150 años, por lo que es un punto de referencia no solamente en la ciudad sino en todo el mundo, como el mayor y más importante templo de mazapanes toledano, español y probablemente universal.

La ubicación de sus dos locales no puede ser mejor, totalmente céntrica. Uno de ellos se encuentra en la Plaza de Zocodover, justo a la derecha del arco (os adjunto una foto donde si os fijáis podréis ver las toldos blancos de la confitería justo a la derecha.

El otro se encuentra en la calle Santo Tomé, la calle central de la ciudad, donde se sitúa la conocida Iglesia de Santo Tomé y la gran torre mozárabe del mismo nombre. Los dos locales disponen de amplios escaparates, por lo que desde fuera podréis ver sus delicias y haceros una idea de los precios y de lo que queréis llevaros a vuestra casa.

El Obrador de Santo Tomé dispone de su propia web: www.mazapan.com, así de sencillo. En ella podréis encontrar muchos datos sobre la historia y la elaboración del mazapán, así como la ubicación y la filosofía del propio Obrador. Incluso dentro de la web te dan la posibilidad de hacer una visita guiada por la instalaciones donde elaboran el mazapán, a nivel informativo os dejo el teléfono por si a alguno le interesa y quiere concertar una visita la próxima vez que vayáis a Toledo: 925223763.

Qué comprar

En el Obrador de Santo Tomé desde luego se puede comprar mazapán, de hecho es lo fundamental el lugar y probablemente lo más famoso de todo sean las maravillosas medias lunas de mazapán. Pero además de esto, existen muchas otras variedades y dulces que merece la pena conocer y degustar. Así que si me lo permitís os voy a hacer un paseo virtual por las delicias de este lugar.

Fundamentalmente existen tres productos estrellas que todo el mundo compra, aunque también disponen de otros. Empezamos por los que personalmente considero los tres imprescindibles:

Medias lunas de mazapán

Realmente en el Obrador de Santo Tomé hacen mazapán surtido de varios modelos y figuras, pero las más famosas son sin dudas las medias lunas. Están hechas de un mazapán finísimo, doradito en la parte superior y amarillito y blandito en el resto.

Su sabor es sencillamente delicioso, no he probado nunca ningún otro mazapán que se le pueda asimilar. Se pueden comprar cajas enteras de medias lunas si se prefiere cajas de mazapanes surtidos.

Mi relación con estas medias lunas viene de toda la vida, mi querido tío Ignacio nos las traía todas las navidades, y ahora que no está, su ausencia se nota cada día en los detalles, y éste es uno de ellos.

Anguilas

Personalmente adoro las anguilas de mazapán, son fantásticas, divertidas, simpáticas, sabrosas… Son tan bonitas que cuando las ves enroscadas en su cajita hasta te da pena empezar a comértelas.

Son un poco más duras que las medias lunas y están decoradas con trozos de fruta y de caramelo.

Los hay de nueve tamaños diferentes y están estrechamente relacionadas con otros productos como la rosca o la rubia, que son prácticamente iguales pero no tan bonitas como la anguila.

Empiñonadas

Son otras de las variedades estrellas del Obrador, hechas con mazapán tienen como característica definitoria el estar recubiertas en su parte superior por piñones.

Desde fuera parece una simple pasta de piñones, pero la sorpresa viene cuando la muerdes y notas el finísimo y delicioso mazapán en su interior.

Igualmente, tienes la oportunidad de comprar una caja completa o una caja de surtidos con parte de empiñonadas y parte de mazapán.

Además de esos tres productos, que creo que son los más conocidos y vendidos, existen otros muchos más.

La lista se puede completar con las frutas de mazapán (bellísimas figuras en forma de frutas de colores), turrón, barras de mazapán, albaricoques, princesitas y delicias de Santo Tomé. Aparte de todo lo anterior, también tienes la oportunidad de comprar un mazapán redondo de diferentes tamaños que en su parte superior tiene el logo del Obrador y que cuando lo muerdes tiene una sorpresa añadida, además de ser entero de mazapán en su interior tiene cabello de ángel, sencillamente delicioso, os lo puedo asegurar.

No recuerdo su nombre y a pesar de que lo he buscado en la propia web del Obrador, no lo he encontrado, sin embargo compré dos de diferentes tamaños hace sólo unos días cuando estuve allí, así que estoy segura de que existe y por eso os hablo de él.

Precios

El Obrador de Santo Tomé no es un sitio barato, pero tampoco es caro ni muchísimo menos. Los productos que allí elaboran y venden tienen una gran calidad y eso tiene un precio, pero en comparación con como están las cosas actualmente os puedo asegurar que es hasta barato.

Aún así, una visita a Toledo merece sin duda una compra en Santo Tomé, llevarte a casa una anguila, o una cajita de medias lunas… luego es una auténtica delicia comértelas en tu casa y mantener el recuerdo del viaje.He de decir que no recuerdo exactamente los precios de los productos, ni tampoco vienen en la web del obrador, así que os hablaré de lo que sé o de lo que recuerdo.

Saqué unas fotos a los escaparates de Santo Tomé y en ellas viene el precio de alguno de los productos, por lo que os puedo decir según las mismas que las delicias de mazapán o medias lunas cuestan 27,10€ el kilo y podéis comprar cajas de diferentes tamaños, desde las más pequeñas, de 200 gramos.

En nuestro caso compramos una de 400 gramos y creo que pagamos sobre 11€, lo cual más o menos coinciden. En el caso del mazapán surtido el precio es un poco más barato, 21,70€ el kilo, e igualmente hay cajas desde 200 gramos hasta de dos kilos.

Las frutas de mazapán son algo más caras 36,50€ el kilo y las pastas 22,80€ el kilo. Las anguilas resultan más caras porque aunque dependan del tamaño suelen pesar bastante, por lo que una anguila más o menos mediana puede costar 20€ ya que es fácil que pese unos 700 gramos.

En el caso de los mazapanes redondos que os comentaba que estaban rellenos de cabello de ángel yo compré dos en mi última visita, uno pequeño y otro mediano, el pequeño me costó 7,50€ y el mediano 11€.

Espero que os sirva para haceros una idea. Os dejo las fotos para que podáis verlo.

Mi experiencia

obrador mazapan santo tome

Todas las veces que he ido a Toledo he terminado comprando medias lunas en el Obrador de Santo Tomé, la última vez hace solamente unos días. Pero mi relación con este lugar, o mejor dicho con sus productos viene de muy lejos y está tintado con los colores de la infancia y la añoranza que los inunda cuando los recuerdas.

Mi padre tiene varios hermanos, por lo que yo siempre he tenido muchos tíos, pero entre ellos siempre tuve a uno especial, mi tío Ignacio. De él heredé su pasión por los libros, con él tenía charlas interminables sobre los que habíamos leído o lo que deberíamos de leer.

Mi tío Ignacio era especial, una de esas personas buenas, que son nuestros faros en la vida y que cuando se van echamos tanto de menos su luz. Todas las navidades, una tras otra y sin falta, aparecía en casa de mi abuela con tres cajas enormes de medias lunas de Toledo.

Ése era una de los símbolos de la navidad, al igual que el propio árbol o el belén, para mí es difícil pensar en una navidad sin las medias lunas de Toledo y la presencia de mi tío Ignacio. Pues bien, esa navidad llegó y fue la pasada, la ausencia de Ignacio se presentaba dolorosa y su símbolo era que entre los dulces no estaban las medias lunas que siempre nos había llevado con esplendidez.

Este fin de semana en Toledo ha sido especialmente triste para mí, no sé por qué, pero el recuerdo de Ignacio era mucho más intenso allí. Él había vivido unos años en Toledo, pero llevaba muchísimos más viviendo en Madrid, pero supongo que en Madrid tengo muchos más recuerdos propios, pero en Toledo no los tengo, y a mí venían los recuerdos de mi tío sobre las cosas que me había contado, sobre la falta de vida en la ciudad histórica por las noches, los mazapanes en navidad… Se me hizo tan terriblemente real todo que volvía a revivir las cosas que no quería recordar, el día que él nos dejó.

Gracias por permitirme este pequeño desahogo, es la primera vez que hablo sobre él, pero hablar de los mazapanes de Toledo sin mencionarlo no se me hacía posible.Pero al margen de los lazos afectivos que me atan a este producto, os puedo asegurar que es realmente buenísimo. La calidad es realmente fantástica, son deliciosos, se te deshacen en la boca… Yo no soy nada llambiona, como dicen en mi tierra, para que me entendáis, en castellano golosa. A mí el dulce la verdad es que ni fu ni fa, por eso quizá que yo os hable de un postre y lo haga tan bien, tiene más valor, porque para que me guste tiene que estar realmente bueno.

No me extraña que tenga fama prácticamente a nivel mundial, porque no es para menos. Toledo tiene fama de hacer los mejores mazapanes del mundo, y éstos se hacen precisamente en el Obrador de Santo Tomé. Da igual lo que hayas probado antes, quizá compres alguna marca específica en navidad y te parezcan que los mazapanes están realmente buenos, pero si un minuto después te comes una de las medias lunas del Obrador de Santo Tomé te darás cuenta que todo lo demás son simples copias de plástico. Los mazapanes de Toledo son como un pedacito de cielo que se te deshace en el paladar.

Otro dato a tener en cuenta es que el Obrador de Santo Tomé es un auténtico lugar de artistas. No hablo únicamente de los productos que venden al público, que son realmente bonitos (sobre todo las anguilas) sino que en sus escaparates suelen tener representaciones hechas en mazapán de los principales monumentos de la ciudad. Son auténticas obras de arte a las que si les sacas una fotos no creerás que están hechos de mazapán, porque parecen tan reales… Aunque parezca mentira, os aseguro que están hechas de mazapán.Las cajas en que introducen los productos para que te loe lleves a tu casa son realmente bonitas, una pena que sean de cartón, porque si fuera de metal ya serían magníficas. Son muy bonitas, con colores alegres y dibujos divertidos, especialmente bonitas son las redondas en las que te ponen las anguilas, roscas, rubias y los medallones rellenos de cabello de ángel.

Por todo ello por supuesto que os recomiendo estos mazapanes, no solamente en navidad sino en cualquier época del año. Merecen realmente la pena, tienen un precio ajustado a su grandísima calidad y es un buen recuerdo de tu visita a Toledo.