Una de las principales zonas verdes de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife es el famoso Parque García Sanabria.

El parque ocupa casi 70.000 metros cuadrados, distribuidos en una suave pendiente. En el centro hay una gran fuente junto con el monumento conmemorativo a García Sanabria. Desde allí parten caminos radiales hasta las afueras del recinto, estando comunicados entre sí. 

En la parte más baja tenemos una cafetería, los servicios y la principal atracción turística: el reloj de flores.

¿Dónde está?

4 calles delimitan el terreno que ocupa el parque: Numancia, Méndez Núñez, Dr. José Naveiras y Rambla de Santa Cruz. Esta última es una larga y preciosa avenida ajardinada que constituye la principal arteria de Santa Cruz, por este motivo recomiendo acceder al parque por ella.

Está abierto las 24 horas del día, todos los días del año y la entrada es completamente gratuita.

Cómo llegar

Cuando uno va de vacaciones a Tenerife no es normal alojarse en la ciudad de Santa Cruz sino que lo usual es hacerlo en el norte de la isla, siendo el Puerto de la Cruz el destino más importante de todos, o bien en el sur, en la Costa de Adeje.

Parque García Sanabria, ¿dónde está?
Booking.com

Santa Cruz está bien comunicada por autobús (guagua que dirían los canarios) con estas zonas pero lo más corriente es alquilar un coche.

Las autovías TF-1 y TF-5 nos conducirán a la capital desde el sur y desde el norte respectivamente.

Una vez en Santa Cruz hay que dirigirse hacia la Rambla; es muy fácil llegar pero la señalización es un tanto confusa en la entrada norte (en la que desembocan las autovías antes mencionadas) y NULA en la entrada sur, la que viene de la zona del puerto y de la playa de las Teresitas; de esta forma, si el copiloto lleva un plano de Santa Cruz o se echa mano del GPS, mucho mejor.

Ya en la Rambla solamente hay que avanzar hasta que a uno de los lados aparezca una gran extensión arbolada, ya hemos llegado al Parque García Sanabria.Encontrar sitio para aparcar en los alrededores es complicado pero bueno, los coches de alquiler suelen ser pequeñitos y se meten en cualquier sitio, especialmente para aquellos que como yo, estén acostumbrados a conducir coches grandes.

Opinión personal sobre el parque

La verdad que la ciudad de Santa Cruz no me llamaba mucho antes de viajar a Tenerife. Sin embargo, como tenía previsto pasar por ella para ir a la Playa de las Teresitas me informé un poco de los lugares más interesantes de la capital y conocí la existencia de este parque, del que todos hablaban muy bien; después de visitarlo me uno a esa buena impresión de la gente.

La variedad de las plantas

En mis viajes a las Islas Canarias, algo que siempre llama poderosamente mi atención es la vegetación; yo estoy acostumbrado a la meseta castellana, siempre seca y muy fea (nunca entenderé la inspiración que Unamuno y compañía obtenían de esos paisajes), de forma que moverme por el norte de las islas afortunadas es como trasladarme al paraíso.

A diferencia del Puerto de la Cruz, Santa Cruz no tiene un jardín botánico pero desde luego que el Parque García Sanabria cumple de sobra con este cometido.

Casi todas las especies son de origen tropical y subtropical, por lo que en ese clima crecen sin problemas. Encontramos flores, arbustos y árboles, siendo estos últimos los más impresionantes. Hay una variedad enorme pero yo me quedo con dos:

  • Las palmeras: nunca me podría imaginar que existían tantos tipos diferentes.
  • Los ficus. Estoy acostumbrado a ver estas plantas en los tiestos de muchas casas, la mía entre ellas. No os imagináis el efecto que produce encontrarse a la misma especie vegetal en forma de un árbol gigantesco, con un tronco de varios metros de grosor y hojas enormes.

Al lado de las plantas más significativas existen carteles informativos en los que se indica de qué especie se trata.
Hay zonas más y menos frondosas; algunas hacen que por un momento nos traslademos a la selva amazónica.

El reloj de flores

Sigo hablando de la vegetación pero lo hago en un apartado diferente porque esto merece una mención especial.

En la parte más baja del parque, junto al bar, tenemos un círculo de flores con dos grandes agujas en medio que señalan la hora: se trata de un gigantesco reloj.

Cada pocos días cambian las flores, ofreciendo estampas muy singulares dentro del círculo, llenas, cómo no, de un intenso colorido.

Desde luego que los jardineros que se ocupen de mantenerlo se ganan bien su sueldo porque tiene que ser un trabajo meticuloso y constante, ya que en ningún momento se percibe sensación de que esté descuidado y las flores siempre las veremos frescas. Un 10 para ellos.

Como una imagen vale más que 1.000 palabras, ahí os dejo una foto de este maravilloso reloj que saqué durante mi última visita.

Las estatuas y las fuentes

En mi opinión un jardín gana muchísimo si se le incorporan fuentes y otros elementos decorativos; así sucede en el Parque García Sanabria.

Según descendemos desde la entrada de la rambla hacia el centro del parque es donde encontraremos más estatuas y bustos conmemorativos, dispuestos de una forma simétrica y totalmente ordenada, imitando (a pequeña escala por supuesto) el estilo de Versalles.También hay estatuas repartidas por otros rincones del recinto.

El centro del Parque es el lugar más solemne, pues en él se encuentra una gran fuente con varios chorros y un obelisco que tiene talladas varias esculturas. La más significativa hace referencia a la mujer canaria y a la fertilidad. Todo este monumento es un homenaje a Diego Guigou y Costa y a Santiago García Sanabria. El primero fue un médico que pidió ya en el siglo XIX la creación de un espacio como este; el segundo fue alcalde de Santa Cruz y el que promovió las obras para crear el parque que hoy lleva su nombre.

Por último, también quiero comentar que existe una zona con columpios destinada a los más pequeños.

Accesibilidad

El Parque no posee ningún tipo de barrera arquitectónica que impida a los discapacitados físicos transitar por él. Ya dije antes que existe una suave pendiente y por lo tanto encontraremos escaleras en algunas zonas, pero siempre están acompañadas de rampas. Ojalá todos los recintos similares a este que conozco estuvieran tan bien adaptados.

Algunos caminos están asfaltados mientras que otros son de tierra. Es una buena combinación: cemento en las vías más importantes y transitadas y tierra en las zonas más orientadas a perderse y disfrutar de las plantas.

Existe también un trenecito turístico que recorre el parque. Sólo lo recomiendo a los que no estén en buena forma física; para el resto lo mejor es moverse andando.

Señalización

Entrando al parque por el sitio en el que yo recomiendo iniciar el paseo, la Rambla, tenemos un plano del recinto. Allí se ve cómo está organizado y dónde se encuentran los servicios, la oficina de información o el bar.

Orientarse en el García Sanabria es extremadamente fácil por su estructura radial: no hay caminos laberínticos ni nada por el estilo.

Otra cosa es la señalización del Parque en las calles de Santa Cruz, y es que yo no vi ni un solo cartel que indicara el camino a seguir para llegar al García Sanabria. Por suerte, la gran extensión del recinto no deja lugar a dudas de que allí está nuestro destino.

Limpieza

El Parque está muy limpio, hay papeleras por todas partes y no se encuentra basura en el suelo. La gente debe estar bien concienciada sobre el tema. Del mismo modo, los empleados que trabajan allí mantienen las zonas vegetales y las fuentes totalmente limpias.

Aseos

No se encuentran muy limpios pero seguro que contribuyen a que el resto del parque sí que lo esté. Se localizan junto al reloj de flores y hay unos para niños y otros para adultos. No hay que pagar por usarlos.

Bar

Tiene una amplia terraza con zonas de sol y de sombra. Debe ser un buen sitio para acudir a la hora del aperitivo.

Ambiente del parque

Tranquilidad es una palabra muy adecuada para definir el ambiente que se respira en el Parque. En los paseos principales sí que puede haber algo más de jaleo, pero en las zonas más apartadas el silencio es absoluto y los bancos invitan a sentarse y tomarse un respiro. Había gente leyendo e incluso estudiando, por lo que el sosiego debe ser algo constante.

Ya me gustaría tener un sitio así en mi ciudad para repasar los apuntes pero lamentablemente Salamanca suspende estrepitosamente en lo que a zonas verdes limpias, seguras y tranquilas se refiere.

Conclusión

Parque Garcia Sanabria

Merece la pena hacer una parada en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife y visitar algunos de sus enclaves más importantes. Uno de ellos es este parque, ideal para relajarse y admirar la exótica y variada flora del norte de las Islas Canarias. Media hora es tiempo suficiente para un bonito paseo por el García Sanabria.