Cabo de San Vicente

Actividades que te recomendamos

Erase se una vez, una soleada mañana del mes de Febrero, hará aproximadamente un año, en el que decidimos hacer una viajecito de ida y vuelta. Decidimos ir en busca del fin del mundo, en busca del fin de Europa.

El destino elegido fue el Cabo de San Vicente. ¿Dónde esta esto?  El cabo de San Vicente esta en el suroeste de Portugal. Yo siempre digo que es la esquina de Europa.

Tiene unos paisajes preciosos, aunque para mucha gente no dejarán de ser simples acantilados. Si la Tierra no fuese esférica y fuese plana, así es como yo me imaginaria el fin del mundo.

Atardecer del cabo de San Vicente

El Cabo de San Vicente se encuentra a unos 30 kilómetros de Lagos, una importante ciudad del algarve portugués. No sé qué tipo de combinaciones habrá para ir al cabo de San Vicente puesto que yo hice el viaje en coche, pero a Lagos se puede llegar en avión, y supongo que en otros medios de transporte. Así que para simplificar podéis guiaros por los indicadores de esta ciudad, y si venís del norte de España, pues creo que lo más sencillo sería de Lisboa a Lagos, que me parece que también es autovía.

Desde Sevilla (que fue la ciudad origen para hacer el viaje), hasta Lagos, todo el trayecto es autovía directa. Desde Lagos se va por una carretera convencional. El viaje no es del todo largo (unos 330 kilómetros), pero desde mi punto de vista es algo aburrido, porque es como lo que yo diría «eso tó recto p’alante, giras una a la derecha y yastá». La duración del viaje puede ser aproximadamente de unas 3 horas o poco mas, con un par de paradas breves para estirar las piernas (el tiempo siempre depende del trafico, del estado del coche, de lo que te pese el pie y de algunas cosillas mas).

Hoteles baratos cerca de Cabo de San Vicente
Booking.com

A pesar de lo aburrido que puede resultar el viaje (si te buscas buena compañía para reír, marujear, … mejor), compensa bastante el ir. Eso de comerte un bocadillo con el cielo despejado, el calor del sol templando el frio de Febrero, sentado en unas rocas de un acantilado, mientras que las olas rompen contra las rocas y la brisa del mar te abanica no tiene precio.

faro del cabo de san vicente

Conforme te aproximas la carretera se hace angosta, estrecha, dando una sensación de transportarte a un tiempo pasado. No es en exceso peligrosa o sea que se accede bien. Geográficamente el cabo San Vicente está en el sudoeste de Portugal, y para llegar a él pues depende lógicamente de donde vengas aunque mi experiencia en carreteras portuguesas os diré que son de buena calidad y están bien señalizadas.

Una vez allí, se acaba la carretera, y parece que el mundo también,…un faro te da la bienvenida y curioso te asomas a los bordes comprobando la majestuosa vista, la altura de los acantilados, la inmensidad del mar.Sigues ensimismado pero recuerdas que llevas una cámara fotográfica contigo y es el momento de intentar plasmar tanta belleza natural con tu objetivo.

Curioso contemplas como cerca de ti hay pescadores, sí, a una altura que no sabría cifrarla en metros, hay un hombre mayor, experto, que con una caña y un cubo lanza su sedal desde las alturas para sorpresa de los presentes, realmente inverosímil.Desde ese lugar de privilegio ves surcos en el mar, entornas la vista y ves que corresponden a barcos, algunos se ven diminutos, y es que el mar es tan grandioso desde aquí…

Y aún queda lo mejor, el atardecer. Recomiendo visitar este rincón a esa hora. Yo fui avisado y no me arrepiento.

Anochecer en el Cabo de San Vicente

Conforme se aproxima la hora mágica, multitud de personas comienzan a llegar, toman sitio sobre las rocas, mirando al mar, mirando el sol…los abrazos y los besos se confunden, las miradas son más cómplices, se juran amores, los niños dejan de corretear para asistir a ese momento, el tiempo se para.

Mientras el sol se torna anaranjado, el viento asiste de invitado al encuentro y el mar espera impasible sirviendo de lecho a un sol que poco a poco, va apagándose con el agua salada del mar. Y finalmente se ocultará para al día siguiente volver a repetir tan bella experiencia.

Para aquella persona que le guste viajar y quiera ver este tipo de paisajes, le recomiendo que vaya. Es más, yo sé que tengo que repetirlo otra vez. Pero la próxima vez con más tiempo, y ya de paso visitando la isla de Tavira, que también la recomiendo, aunque esto ya es mas para ir de playas.

Te recomendamos

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.