Parque de María Luisa

Todas las ciudades cuentan con sus propios jardines y parques, en mi ciudad hay varios que merecen la pena ser visitados como Los jardines de Murillo o El Parque de los príncipes, pero ninguno como El Parque de María Luisa porque estos son los jardines del palacio, si ya sé que también lo son los de Murillo, pero estos son más grandes y vistosos, mucho más

La zona en la que está ubicado, casi en el centro lo convierte en visita obligada para los turistas y en lugar de ocio para los sevillanos

Un poco de historia

El Parque de María Luisa formaba parte de los jardines privados del Palacio de San Telmo, residencia de los Montpensier, dicho palacio fue durante años Seminario Metropolitano, pasando hace unos años a ser sede de la Junta de Andalucía. En 1893 fueron donados por la infanta María Luisa Fernada de Borbon (duquesa de Montpensier) a la ciudad.

La infanta María Luisa fue la madre de María de las Mercedes , prima y esposa, ésta última del Rey Alfonso XII, una historia de amor que se inicia cuando Mercedes contaba con solo 12 años y con el que se casa a los 17 a pesar de la oposición de la reina, una historia de amor corta y triste, ya que solo un año después Doña Mercedes fallece a causa del tifus justo dos días después de cumplir los 18 años.

Aunque los jardines conservan parte de sus orígenes fueron reformados por Jean Claude Nicolas Fprestier, ingeniero francés, que se inspiró en el Generalife de Granada y los Alcázares de Sevilla, otorgándole el toque romántico que lo caracteriza

Plaza de España

En 1929 para la Exposición Iberoamerica se construyó entre otras maravillas La Plaza de España un conjunto arquitectónico que quedó perfectamente encuadrado en el parque y que se ha convertido en un espacio espectacular de arquitectura regional.

Hoteles cerca de Parque de María Luisa
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Sevilla
Buscar

Durante años y a causa del vandalismo esta plaza de vio bastante deteriorada, pero ahora, después de un largo y laborioso trabajo de restauración luce tan espléndida cono en los orígenes

La Plaza de España es una plaza de forma ovalada de unos 200 metros de diámetro, que se encuentra rodeada por una construcción magnífica con una impresionante torre al final de cada brazo.

En el centro de la plaza se encuentra una espectacular fuente.

Está bordeada por un canal cruzado por 4 puentes que representan los 4 antiguos reinos de España.

Antes se podía pasear en barcas de alquiler por este pequeño canal, pero después de la restauración esta atracción ha desaparecido.

Plaza de América

La Plaza de América también se encuentra ubicada en el Parque, situados en ella encontramos encontramos el Museo de Artes y Costumbres Populares (de estilo mudéjar) por un lado y el Museo Arqueológico (de estilo renacentista) por el otro

El Pabellón Real, de estilo gótico flamígero y cuyo propietario es el Ayuntamiento de Sevilla, también está ubicado en esta plaza y se usa como oficinas

Parque de las palomas

Y por último y la más concurrida es la otra ala, conocida como parque de las palomas , nombre por el que los sevillanos llaman al Parque de María Luisa, debido a la cantidad de palomas que bajan a alimentarse de los «arvejones» comprados en los quioscos ambulantes o de la comida que les traen los paseantes con sus pequeños y no tan pequeños en ratos de ocio, normalmente en días festivos y domingos.

Ir con los niños al Parque a dar de comer a las palomas es algo que todo sevillano ha hecho alguna vez en la vida.

En él hay tres kioskos, donde mujeres muy mayores venden alpiste para dar de comer a las palomas.

Hay una fuente de agua potable en un lateral de la plaza, donde una estatua de una niña de invita a beber de una vasija que agarra en sus manos.

Es una de las plazas más entrañables de Sevilla.

Las palomas, totalmente acostumbradas a las bullas, se acercan en grupo a todo aquel que les ofrece su comida. Me encanta cuando algunos padres, de broma, ponen un poco de alpiste en la cabeza de sus niños para hacerles fotos rodeados de palomas.

También es posible alquilar bicis para 4 o 6 personas y hacer un pequeño tour por el parque. Pero creo que merece la pena ser explorado a pie.

El Parque de María Luisa, un lugar con mucho que ver

parque de maría luisa

Además de la Plaza de España y América el Parque está plagado de rincones muy interesantes

El trazado es el original, los mismos paseos por los que caminaba la infanta, estos se cruzan en glorietas adornadas con fuentes y estatuas que convierten el parque casi en un museo al aire libre

El el centro encontramos el Monte Gurugú una pequeña elevación terminada en cúpula a la que se accede por una escalera de piedra, desde arriba podemos divisar gran parte del Parque, también tiene una cascada que termina en un pequeño estanque, formando todo ello un precioso conjunto de agua y vegetación

Justo al lado del monte Gurugú se encuentra la fantástica fuente de los leones que echan agua por la boca y que custodian fielmente una fuente llena de nenúfares, una planta que cuando era pequeña me encantaban por su cualidad de flotar, junto con el ver a los peces dorados nadar por el fondo del mismo estanque. La fuente, aparte de los leones está decorada con azulejos sevillanos y es simplemente preciosa.

Está rodeada por un camino que permitía el tránsito a un pequeño tren durante la Exposición Iberoamericana

Situado en un extremo nos encontramos El Costurero de la Reina ,un pequeño edificio, de planta hexagonal con forma de castillo con torrecillas en las esquinas, (su nombre original era Pabellón de San Telmo) .

Es el primero de estilo neomudéjar que se levanta en la ciudad allá por el año 1893. Aunque no está confirmado se cree que era la casa del guarda mayor del Parque.

De camino hacia el estanque de los patos nos encontramos con la fuente de las ranas, decorada igualmente por azulejos pero con la peculiaridad de tener una rana en el centro con la boca abierta donde las personas que tientan a la suerte siempre han tirado monedas pidiendo deseos e intentando que estos sean concedidos.

La Isleta de los patos está casi en el centro del parque, se trata de un estanque delimitado por piedras rústicas en cuyo centro existe una isla accesible por medio de un puentecillo y otra isla exclusiva para las aves, donde descansan y hacen vida patos, pavos reales, palomas y algún que otro gallo y gallina.
A los niños les encanta esta zona

Podemos contar más de 25 Glorietas y no voy a pararme en todas solo la que más me gusta, mi favorita la Glorieta de Bécquer

La glorieta de Bécquer es de forma circular, está rodeando un enorme árbol, lo que le proporciona una generosa sombra

Alrededor de este árbol, un ciprés de los pantanos, plantado en 1850 aproximadamente y que puede durar hasta 300 años y alcanzar una altura de 45 metros encontramos un monumento en mármol dedicado al poeta romántico Gustavo Adolfo Becquer.

Es una de las glorietas más famosas del parque por su particular belleza y composición.
El monumento lo compone un busto del poeta con fecha del nacimiento y muerte
y tres figuras femeninas sentadas en un banco, las tres forman parte de una sola pieza y están realizadas en mármol blanco, simbolizan el amor ilusionado, el amor poseído y el amor perdido, y representan la rima El amor que pasa. Además hay dos figuras en bronce que representan el amor herido»’ (figura yacente), y la otra es de un joven Cupido como el amor que hiere»’

Todo sobre una base poligonal.

Hoy sigue siendo un lugar precioso y romántico

Otras Glorietas son:

  • Monumento a Rubén Darío
  • Monumento a la infanta María Luisa Fernanda
  • Glorieta de Luis Montoto
  • Glorieta de Torcuato luca de tena
  • Glorieta de Benito Mas y Prat
  • Glorieta de la Concha
  • Glorieta de Doña Sol
  • Glorieta de Rafael de León
  • Glorieta de dante Alighieri
  • Glorieta de José María Izquierdo
  • Glorieta de Ofelia Nieto
  • Glorieta de Covadonga
  • Glorieta de los Hnos Álvarez Quintero
  • Glorieta de los Toreros
  • Glorieta de los Hnos Machado

Paseos, Glorietas, Edificios, Museos, Árboles centenarios, Flores, Fuentes, estanques, Palomas, zona verde donde tumbarse a descansar..

Pero aún hay más es un lugar ideal para ir con niños, porque además de todo esto están el parquecito de columpios, paseos para ir en bicicletas, alquiler de vehículos de pedales para cuatro o cinco personas, terraza para comer y beber, kioscos o paseo en coche de caballos (para quien se lo pueda permitir)

En cuanto a la seguridad hoy por hoy es total, de eso se encarga la policía a caballo que pasea por todo el recinto y para evitar vandalismos el Parque cierra de noche, y abre al público desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche, por supuesto la entrada es libre y gratuita como en todos los parques.

Supongo que dejo algunos rincones sin nombrar, pero ya los descubriréis si decidís visitarlo.

Lo mejor del parque

  • En invierno o en verano, este parque está siempre lleno.
  • Desde temprano, deportistas hacen footing por sus calles.
  • Los turistas aprovechan las primeras horas del día para pasear por él. La fauna y flora del parque son características. Y las zonas verdes son abundantes.
  • Hay decenas de lagos, glorietas y fuentes repartidos por el parque, a cada cual más pintoresco.

Mi opinión personal y mis visitas y vivencias en el parque

Relacionamos los lugares con momentos concretos y circunstancias específicas de la vida pero algunos lugares forman parte de la ti como algo vivo, y como tú evolucionan y cambian a través de los años, es lo que ocurre con este lugar, según la edad lo vives de modo diferente, pero puedes disfrutarlo en todas y cada una de las distintas etapas.

Entre los 14 y los 18 me gustaba ir sola, me iba andando desde Nervión, así es como visité sus museos, sin prisas y en soledad, me gustaba ir a la Glorieta de Bécquer con mi libro de rimas, y allí en su compañía aprendí de memoria sus versos.

Algunas veces iba con amigas, el Parque es perfecto para eso, para la música y las charlas

Luego fui muchas veces con mi novio, paseos romántico e inolvidables, besar a tu chico en la Glorieta del poeta más romántico lo convierte en un momento mágico

En esta época el Parque era bastante peligroso, poro yo no tuve malas experiencias, yo solo guardo buenos recuerdos

Luego llegó mi niña y los sobrinos y el Parque cambió para mí, ahora tocaba dar de comer a las palomas, visitar la zona de columpios y sentarse en césped a jugar con los críos, tengo unas fotos preciosas que no puedo colgar porque no son digitales.

Con los años las visitas siguieron evolucionando, del carrito de bebé pasamos a los patines y a la bicicleta, pero el Parque seguía siendo un lugar de recreo y diversión

Y luego la niña creció y dejamos de ir al Parque ( con ella)

Pero seguimos visitándolo, porque es visita obligada cuando paseamos con amigos o familiares de fuera, entonces nos convertimos en guías improvisados y volvemos a patear sus Caminos, sus Glorietas y sus fuentes, a recorrer la Plaza de España y América e incluso volvemos a dar de comer a las palomas

Y ahí sigue, tan vivo y bonito como siempre, y eso me recuerda que hace más de un año que no lo visito, y como la vida es una rueda quizás ha llegado el momento de volver atrás y de pasear sola por sus veredas, de visitar de nuevo sus museos, de recrearme en cada fuente y en cada macizo en flor, de contemplar sus árboles centenarios, de pararme a escuchar otras guitarras ¿Y porque no? de volver a sentarme en la Glorieta de Bécquer y recitar de nuevo sus rimas

Porque hoy, como ayer y como siempre Los jardines del Palacio siguen allí, en el mismo sitio esperando, esperándote..

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.