Mercado de Trajano

Hace poco tiempo estuve unos días en Roma y la verdad es que puedo decir que me encantó la ciudad. Posee un espectacular paisaje urbano lleno de un inconmensurable patrimonio. Con un atractivo difícil de superar por ninguna otra ciudad.

El Foro Imperial es uno de los entornos urbanos más impresionantes. Tiene tal condensación de obras arquitectónicas y restos romanos a su alrededor, que se podría decir que uno no tiene ojos suficientes para apreciar con detalle todo lo que le rodea.

Yo y mis amigos, estábamos alojados muy cerca de Termini. Y en nuestra ruta diaria por la ciudad, a la ida o a la vuelta el Foro, era un punto obligado de paso. Lo veíamos todos los días, y cada día nos parecía más espectacular, no llagándonos a acostumbrar a tan poco habitual escenario.

Al ir al Foro desde nuestro alojamiento el recorrido era el siguiente. Salíamos de vía Gaeta a la derecha hacia el ministerio de economía, bordeándolo nos dirigimos hacia Piazza della Repubblica y allí tomábamos Via Nazionale hasta el final de esta. Via Nazionale es una gran avenida, una de la pocas que hay al estilo de las grandes ciudades españolas, llena de tiendas comercios y cafés o trattorias.

Al salir de Via Nazionale poco después se emerge de lleno en la belleza del Foro, topando de bruces con la columna Trajana. La columna es enorme, de una altura considerable, y se construyó para conmemorar las victorias de este emperador sobre sus enemigo. Lo que destaca sobre todo en este monumento con diferencia de los arcos, es que los relieves de esta columna se distinguen mejor que todo lo que se puede llegar a ver en los arcos, y es que esta columna nos muestra algunos de los momentos importantes de las batallas del emperador, ademas van en forma de guión cinematográfico y se ve perfectamente lo que hay, fotos sorprendentes para hacer y recomendadas cien por cien.

Tengo que decir dos cosas que me sorprendieron y que nos contó la guía que nos acompañaba a todo el grupo: según ella, en la base iban a depositarse las cenizas de Trajano. Aunque es una base bastante grande, nos contó que allí no estaban las cenizas, una pena lo verdad. La otra cosa que me sorprendió es que arriba del todo al parecer había una especie de águila y que luego se puso un San Pedro que es lo que se puede ver hoy en día.

Hoteles baratos cerca de Mercado de Trajano
Booking.com

A un lado, desafiando al tiempo, el mercado de Trajano, imponente, se puede acceder por un lateral, en principio, a mi por lo menos me costo algo encontrar la entrada, pero cuando lo consigues, te encuentras dentro del edificio, la experiencia es…. fascinante.. no, impresionante, parece increíble, o al menos a mi me lo pareció. De entrada, por el hecho de que este monumento no sufre de la masificación de visitantes que se vive en otros edificios aledaños, ello hace que la visita se desarrolle en una calma, que seguro no conoció ni en tiempos de los romanos, otro puntazo es la libertad de que se goza, consideran que el civismo de las visitas es el mejor de los sistemas de vigilancia, así puedes pasear por los rincones mas insólitos de esta majestuosa mole, subir, bajar, de aquí para allá, sin limites, bueno, no, los limites los pone el sentido común, supongo, genial…

La visita a este edificio nos acerca a lo que era el mercado de la ciudad, construido por el Emperador Trajano del que lleva el nombre, una galería en la que se abrían hasta ciento cincuenta puestos, desde los que se ofrecía al publico mercancías procedentes de todos los puntos del imperio, dispuestos en varios pisos, puedes desplazarte de uno a otro, hasta salir al foro, una explanada abierta, obra del mismo emperador situado al frente de este colosal edificio comercial

mercado de trajano

Más adelante siguiendo nuestro recorrido de frente, llegamos a Piazza Venezia, donde nos sorprende la inmensidad del monumento a Victor Manuel. Conocido por los romanos por la máquina de escribir o como la gran tarta. Este monumento uno de los que más me impresionó y gustó, fue diseñado en 1861 para celebrar la unificación italiana.

Dejando la “gran tarta” a la derecha y tomando la Via dei Fori Imperiali, vemos a la derecha una carretera que conduce al Campidoglio. Un espacio en el que concurren uno de los museos de Roma el ayuntamiento y otro edificio oficial, no recuerdo cual. Desde una de las esquinas en esa plaza se obtiene un fantástica vista de las ruinas del Foro romano. Destaca lo descuidado de los restos y la suciedad de la piedra. Según alguno de los transeúntes, ese es un aspecto que forma parte del encanto de la ciudad. Asegurando incluso que no se restauran ni pintan las fachadas y paredes de los edificios modernos para no provocar un gran contraste entre las ruinas y los nuevos edificios.

A lo largo de la Via Fori Imperiali, encontramos numerosos restos a izquierda y derecha. Y al final de esta nos aguarda inevitablemente en inconmensurable Colosseo. El Coliseo, es posiblemente el monumento más emblemático de todos. La imagen siempre presente en la mente de todos para recordar Roma.

El entorno del Coliseo, es el lugar de mayores aglomeraciones turistas durante el día. Yo y mis amigos que tuvimos la ocasión de contemplarlo de día y de noche, nos quedamos con la preciosa estampa nocturna. La soledad del entorno, con las ruinas iluminadas ofrece la mejor perspectiva de esta parte de la ciudad.

De día el Coliseo, esta atestado de turistas y con ellos puestos de recuerdos y camisetas, así como de algún que otro paisano vestido de romano, que trata de ganarse la vida cobrando a los turistas por fotografiarse con ellos de semejante guisa. Por cierto que en todos los mercadillos y puestos, uno debe andarse con buen ojo, pues sin regateo seguro que se paga más de lo debido. Uno la verdad es que acaba haciéndose un experto, todos o casi todos los artículos están sobrepreciados y normalmente la negociación comienza con una rebaja, pero cuidado, ese no será el precio adecuado je je…. Así que ánimo y suerte.

Además de esto, hay carros de caballos en los cuales puedes dar un paseo por el lugar a un precio nada barato, completan el resto de los que allí se congregan cada día.

El monte palatino, es otro bello lugar desde el que admirar el conjunto arquitectónico del Foro y del coliseo. Detrás de este, se encuentra el circo máximo. Del cual apenas queda ya nada. Tan sólo se conserva la forma nada más. Sin embargo paseando por el se puede obtener la mejor vista de las ruinas de las termas de Caracala.

Como veis la concentración de monumentos en el mismo espacio aquí es impresionante. Saliendo un poco más allá aunque no este pegando, se pueden encontrar muchos otros sitios en los que parar. Como por ejemplo el templo de Vesta al sur del circo máximo o la iglesia de San Pietro in Vinicoli, cerca de Vía Cavour, al norte del Coliseo.

Es casi un pecado ir a Roma y no visitar el Foro. Además de lo que yo he contado, como lo he contado y lo que yo vi, cualquier otro visitante podría decirnos algún otro detalle en que reparar, como por ejemplo ahora que recuerdo el impresionante arco de Triunfo que acompaña al Coliseo, en la plaza lógicamente llamada Plaza Colosseo.

De manera que ya sólo me queda decir, que siendo que el Foro no representa más que una pequeña porción del contenido artístico de Roma, es un destino encarecidamente recomendado, aun que uno no sea muy entendido en la materia, quedara impresionado. No hay ciudad en Europa que se le parezca y le haga sombra de alguna manera en cuanto a la belleza de la ciudad.

Así que si podéis, no dudéis en visitar la Capital del viejo Imperio romano de Occidente.

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.