Vaticano

La ciudad del Vaticano es el estado más pequeño del mundo, tan solo tiene 44 hectáreas de extensión y está inmerso en la ciudad de Roma. Hoy en día apenas se aprecia cuando está uno dentro o fuera, supongo que antiguamente sería más fácil

Por un lado tenemos como límite a la muralla Leonina, aunque en la zona de San Pedro es algo más complicado definir sus límites.

Cuenta con su propia guardia, la guardia suiza, tan característicos con sus trajes a colores, fue creada por el Papa Julio II, a principios del siglo XVI.

Su máximo gobernante es el sumo pontífice, cuenta con moneda propia, aunque sin querer decepcionaros la colección completa de euros del vaticano ronda los 400 euros, eso sí se puede comprar en cualquier tienda de allí. También cuenta con estafeta de correos y sellos propios, muy cotizados entre los coleccionistas de todo el mundo.

La población del Vaticano ronda las 800 personas aproximadamente, aunque no todas residen oficialmente en el Vaticano.

Por supuesto dos grandes lugares hay en la ciudad del vaticano que despiertan el máximo interés, San Pedro y los museos vaticanos, hay otros lugares también de interés, aunque desgraciadamente algunos de ellos tan solo podréis verlos o bien desde la cúpula de San Pedro, o bien a través de los ventanales de los museos vaticanos, pues están reservado tan solo a los ciudadanos del Estado acreditados.

Hoteles cerca de Vaticano
Booking.com

¿Aún sin seguro? Viaja tranquilo y con todo cubierto a Roma
5% de descuento en tu seguro

El Governatorato, es el edificio desde se gobierna y administra la Ciudad y Estado del Vaticano, vamos que aquí están todos los entresijos burocráticos y administrativos de la ciudad.

La torre de la radio, desde donde emite radio vaticano, no la he escuchado en mi estancias en Roma, aunque suponemos todos la temática,

También hay estación propia del ferrocarril, helipuerto, y un gran número de fuentes.

Los palacios papales son otro de los lugares importantes a tener en cuenta, todos conocemos ya esa famosa ventana a la cual miraba todo el mundo, pues se trataba del dormitorio de su santidad Juan Pablo II, bien aquí son varios los edificios que encontramos y varias las estancias, algunas de las cuales se visitan, como es el caso de la capilla Sixtina, la cual merece una opinión propia.

Los museos vaticanos también necesitan de otra opinión a aparte, lo único, que voy a decir aquí es que merecen mucho más que las 2 o 3 horas que todo el mundo les concede.

Y por ultimo encontramos la basilica de San Pedro, impresionante, enorme y grandiosa, se puede visitar desde sus grutas con las tumbas de varios papas, la iglesia, con su altar, sus grandiosidad, o la cúpula desde donde observaremos la ciudad del Vaticano al completo. Son muchas más las cosas que se podrían decir de este Estado, pero tendríamos que estar aquí horas y horas escribiendo y leyendo.

Un poco de historia del Vaticano

El Vaticano está en la denominada «ager vaticanus», (campo vaticano). En tiempos de Calígula, se construyó un circo, que tenía en el centro una espina adornada con un obelisco traído de Heliópolis en el año 37. En la primera persecución contra los cristianos decretada por Nerón en el año 46 fue martirizado entre otros San Pedro. Por lo que nos contaron los espectáculos de leones con cristianos, los hacían en el circo por su gran longitud. Aquí se hacían las carreras de cuadrigas, estilo Ben Hur. Sacaban a los cristianos y luego a los leones y a correr los cristianos. Puede que se inventará la frase que actualmente se usa en eventos deportivos «lo importante es participar». Algún romano se la pudo decir a un cristiano.

En la zona norte del circo surgió un cementerio donde se enterraron a los cristianos martirizados entre ellos San Pedro. Con el emperador Constantino en el 324 se construyó una basílica con cinco naves. El nombre de «basílica» viene porque se construyó igual que una romana. El altar mayor estaba situado encima de la tumba de San Pedro.

El templo siguió sin mayores vicisitudes hasta el exilio de los papas en Avignon en 1305. De todas formas no era la residencia papal que estaba en San Juan de Letrán. Con la salida del Papa el templo sufrió abandono y al regreso en 1377 el Papa Nicolás V encargo a Bernardo Rossellino un proyecto de reforma que no cuajo. Sixto IV hizo edificar una capilla que se denominó Sixtina en su honor. En su decoración intervinieron grandes pintores, aunque las mejores las de la bóveda y el juicio final son de Miguel Ángel gran escultor, más que pintor.

Más tarde Julio II, el Papa guerrero, hizo derribar la basílica de Constantino y edificar una más grande, unas cinco veces.

Hago un inciso para decir que por la construcción de la basílica vino la reforma Luterana. Para la construcción era necesario dinero y el papado estaba sin blanca. Sistema de obtención las bulas, pague hoy y evite el purgatorio cuando se muera. La gestión la llevaron los dominicos. Dinero sacaban porque se llevaban un porcentaje. Lutero que era agustino ver que no se llevaba dinero no le gustó nada.

El Vaticano consta de la basílica, los museos y la plaza. Hay una zona no visitable que son los jardines y en que hay hasta estación de tren.

La basílica es la mayor del mundo. Está hecha de una forma que parece hecha para poder verse perfectamente. El altar mayor (el papal) está en el lugar que ocupaba el de la primitiva, el último Papa oficia encima de la tumba del primero. Destaca la cúpula proyectada por Miguel Ángel. Están asimismo la Piedad que no se puede contemplar en su esplendor por el loco que la destrozo. No es lo mismo verla con el cristal. También destaca el cuerpo bastante bien conservado de Juan XXIII, que falleció en 1963.

Debajo está la cripta donde están muchos Papas y el antiguo cementerio del circo con la tumba de San Pedro.

Los museos tienen una inmensa colección de arte. Hay la suerte de que algunas obras antiguas creían que eran cristianas, se coleccionaron. Otras se encontraron en época sin tanta intransigencia y se respetaron. Muchos edificios romanos se usaron para construir otros posteriores.

En los muesos destacan para mí: la plaza de la piña, Laoconte y sobre todo la capilla Sixtina. En esta se hace la elección de Papa. Las pinturas están realizadas por Rafael y Miguel Ángel entre otros. Las pinturas del techo representan escenas «bíblicas» empezando por la creación. Posterior es el juicio final. En él está pintado como jefe de demonios un cardenal que se metía mucho con Miguel Ángel y en venganza le pinto así. Están pintados varios mártires con su correspondiente forma de martirio. La piel de San Bartolomé es un autorretrato de Miguel Ángel.

De todas formas de los Museos os hablaré más detenidamente más adelante.

Fuera está la plaza con las columnas y la explanada. A la derecha está la residencia Papal, desde donde imparte la bendición los domingos, excepto cuando es elegido y en Navidad que es desde el balcón central de la fachada.

Como dato pintoresco están los guardias suizos con trajes diseñados por Miguel Ángel, aunque la protección la hace la policía italiana.

Por los tratados de Letrán (el palacio) de 1929 y 1984, el Vaticano es un estado dentro de Italia. En teoría es un estado absoluto es decir el Papa tiene los tres poderes, pero más bien son administradores de bienes sin más.

Museo del Vaticano

Poco cabe decir sobre lo que son los Museos Vaticanos, pero bueno siempre hay algunos datos que convendría dar para saber ante que nos encontramos y sobretodo donde nos encontramos.

Están situados en Roma, dentro de la Ciudad del Vaticano, detrás de la Basílica de San Pedro, en un edificio cercano pero no anexo a la Basílica, al lado de los jardines del Vaticano (si se sube a la cúpula de la Basílica de San Pedro podréis observar el edificio y su estructura).

Como tal, los museos pertenecen a la Iglesia Católica Apostólica etc,etc,etc (que no me acuerdo de todos los adjetivos jajajaja). A pesar de ello, para la entrada a ellos, las restricciones respecto a atuendos no son tan estrictas como son para la entrada a la Basílica por ejemplo. Aún así, recordad, hay que ir vestidos de manera decorosa en todo momento, que uno nunca sabe si se encontrará con alguna modelo de alto copete en cualquier momento de su vida y hay que estar presentable.

El porqué de llamarlo Museos Vaticanos (en plural) y no Museo Vaticano es sencillo, porque no es un simple museo, es un compendio de museos que tienen como enclave el mismo edificio, y que se irán visitando de manera progresiva según avanzamos a lo largo del museo siguiendo las indicaciones. Con esto quiero decir, que en ningún momento hay que separarse para ver ninguna estancia, simplemente seguir las indicaciones y pasaremos por todos los museos, estancias, etc. Obviamente habrá algunos que os gustarán más y otros que menos por lo que pasaréis por ellos más o menos lentamente.Lo que si os voy a dar es el listado (no ordenado) de museos y estancias que podremos ver, sin dar más datos al respecto exceptuando alguno sobre las obras más conocidas (como he comentado, hay páginas en Internet que explican con pelos y señales que hay en cada uno de ellos):

  • Galería de las Estatuas. En esta galería, se encuentra una de las obras más conocidas que todos hemos estudiado de pequeñitos, o que aún sin haber estudiado, es el grupo escultórico del Laoconte. No sé porqué pero tenía la impresión de que sería más grande. De todas maneras, tener a un escaso metro y medio, una obra que aparece en tantos y tantos libros, tan estudiada por historiadores…es fantástico. Y que menos que hacerse una foto con ella de fondo, aunque es difícil que no aparezca un guiri de fondo (espera…¡¡si yo también soy guiri!!)
  • Museo Egipcio: exceptuando alguna momia y escultura, me esperaba más.
  • Galería de Tapices: fabulosa. No me esperaba que me gustase tanto, pero son pasillos y pasillos con tapices de motivos religiosos, históricos, bélicos, colgados de las paredes de dimensiones grandes. Realmente uno se plantea cuanto tiempo fue necesario para llegar a tejerlos todos, os aseguro que no os decepcionará.
  • Museo Pío-Clementino
  • Museo Etrusco
  • Museo Profano Lateranense
  • Museo Histórico
  • Galería de los Mapas
  • Estancias de Rafael
  • Departamento de Borgia,
  • Pinacoteca del Vaticano, formada por 8 salas
  • Sala Sobieski y de la Inmaculada Concepción
  • La Capilla del Beato Angélico,
  • Colección de arte religioso moderno
  • Colección de carrozas y automóviles papales.

Obviamente falta un lugar, el más conocido de los Museos Vaticanos y que prefiero explicar de manera aislada, ya que lo merece, no sólo por el valor artístico que posee, tampoco por la cantidad de visitas que recibe, sino más bien por las emociones que se sienten al visitarla. Obviamente, me refiero a la Capilla Sixtina.

Sinceramente, no se si a más gente, le habrá pasado, pero a mi, cuando después de ver todo lo que contienen los Museos Vaticanos, de deleitarme con las paredes, los techos, las esculturas,…llegar a un lugar como la Capilla Sixtina, y ver una sala de 40 metros de largo, por unos 15 de alto, llena de esos frescos maravillosos, culminada en su centro por la Creación de Adán de Miguel Ángel…hizo que se me pusiera la piel de gallina.

Son muchas más los frescos con los que disfrutar de ese momento, en relativo silencio, no sólo por los recordatorios de los trabajadores del museo (sólo daban dos indicaciones constantemente: SILENCE!!! NO PHOTO!!!) sino también por el respeto de los visitan. Están también otras escenas como el Bautismo de Cristo, el Paso del Mar Rojo, Dios y las tablas de la ley con Moisés, El Juicio Final, etc…todas de contenido religioso.

Pero como he comentado, cuando visualizas la imagen de La creación de Adán, donde una representación de Dios, alarga su brazo y su dedo índice para dar la vida a un recostado Adán que imita su gesto…te quedas con los ojos abiertos, la boca abierta, y un semblante absorto que puede postergarse durante bastantes minutos. Aún así, harán que circules, puesto que hay mucha gente esperando para verla.

Ya lo he comentado antes, pero este momento en la Capilla Sixtina es para disfrutarlo, para hacerlo nuestro, para mantenerlo en nuestras retinas y en nuestra mente, ya que aquí si que puedo aseguraros al 100% que no os defraudará, aunque no se sea creyente, aunque no guste ver arte, … porque es sencillamente indescriptible y maravilloso, sin más.

Cómo llegar, horarios y precios

Los Museos Vaticanos están situados, en la parte trasera de la Basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano. Por eso cualquier autobús que llegue hasta ahí nos servirá. También tenemos la opción del metro, donde la mejor opción es la parada Cipro-Musei Vaticani u Ottaviano S.Pietro, aunque es mejor la primera de ellas.

Una vez se sale del metro simplemente hay que seguir las indicaciones que hay por la calle. Os aseguro que no os perderéis, ya que suele haber bastante gente que va a visitarlo jajaja, quizás demasiada y todo.

El precio de su entrada es de 14€ en modalidad normal. Quiero decir que si se va en grupo, se es menor de edad, se tiene carnet de las juventudes Vaticanas (me lo acabo de inventar), no se los precios, pero los podéis ver en la página web indicada más arriba. De todas maneras, no duele pagar ese dinero una vez has visto lo que hay, incluso si fuese más caro lo pagaría encantado.

La hora de apertura son las 8:30 de la mañana, y el de cierre las 14:30, por lo que a partir de las 12:30 si no recuerdo mal, ya no dejan entrar a más gente a los museos.

Respecto a que hora es mejor ir…he escuchado de todo. Si vais a primera hora tendréis que madrugar es obvio, ya que lo suyo es estar ahí sobre las 8:00 de la mañana. Yo creo que es la mejor opción, y más dependiendo de la fecha en la que vayáis. Pensad que en verano, sufrir la cola de un museo, durante bastante tiempo es si más no, insufrible, por lo que merece la pena madrugar y aprovechar el fresquito para hacer la cola. Además así podremos aprovechar la tarde, ya que ver el museo en menos de dos horas lo encuentro una salvajada además de un insulto a su contenido.

También está la opción, como comenta mucha gente, de ir sobre las 12, ya que las colas son menores. Esto no os lo asegura nadie la verdad. Hay días en los que sí, hay menos cola pero otros no, y casi llega hasta la Plaza de la Basílica de San Pedro así que quien avisa no es traidor. Lo que si se nota son los días en los que el Papa sale a la plaza a hablar a los fieles. Esos días (que sin saberlo es el que aprovechamos nosotros para ver los Museos Vaticanos) hay sustancialmente menos cola, ya que mucha gente se congrega alrededor del Sumo Pontífice para escuchar sus sabias palabras (algunas más y otras menos).

Mi recomendación. Quizás la menos apetecible, pero si la más útil, y quien algo quiere algo le cuesta, así que…a MADRUGAR.

Por cierto. Si madrugáis, al llegar a la entrada de los Museos veréis que hay dos colas. Una que discurre hacia la derecha (en sentido ascendente) y otra a la izquierda (en sentido descendente, hacía la Plaza de la Basílica). A no ser que tengáis reserva, la vuestra es la de la izquierda, no os confundáis, que luego no os dejarán pasar jajaja

Datos, consejos y curiosidades

A continuación os doy algunos consejos, datos y curiosidades que seguro que os vienen bien a modo de listado:

  • No os perdáis los techos de las estancias y pasillos que vamos a visitar, son fabulosos.
  • No se pueden hacer fotos en la Capilla Sixtina (ejem, ejem, siempre hay trucos), ya que quieren vender postales con esas imágenes.
  • En la cola de espera habrá multitud de vendedores ambulantes de agua (1€), RRPP de restaurantes que os darán información, etc…a veces se hacen un poco cansinos.
  • Hay puestos de venta de souvenirs a lo largo de todos los Museos, así que no os preocupéis en comprar en el primero que veáis, hay muchos, y algunos en algunas salas, lo cual no me hizo mucha gracia, ya podrían ponerlos aparte.
  • La vista de los Museos desde lo alto de la cúpula de la basílica de San Pedro es muy bonita, así que si subís, aprovechad para ver la estructura del edificio.
  • Al final de la visita veremos las famosas escaleras helicoidales de los Museos Vaticanos. Desde arriba de ellas, antes de bajar, se pueden hacer fotos preciosas.
  • Existe la posibilidad de audioguías a la entrada del museo, aún así creo que ralentiza mucho la visita, aunque…da muchos datos que son muy buenos sobre salas, obras, etc…
  • Dentro de los Museos, al final, hay una oficina de correo desde poder enviar una postal de recuerdo con un sello de la Ciudad del Vaticano
  • También pueden realizarse visitas guiadas, la información está en la página web.

Conclusión

vaticano

A poco que hayáis leído la opinión creo que ya sabéis cual es la conclusión más acertada, visitar los Museos y el Vaticano de todas todas. Preparar la cámara de fotos, cargar la batería, vaciar la tarjeta de memoria, informarse un poco sobre las cosas a ver…y simplemente disfrutar la visita, sin más, es lo mejor que podéis hacer.

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.