Plaza de España, Roma

La Plaza de España de Roma es uno de mis lugares favoritos en esta ciudad, supongo que también debido a tener la suerte de visitarla en el mes de Mayo, mes en que ya han colocado todos los adornos florarles a lo largo de su impresionante escalinata, y es que no se puede lucir más bonita.

Contenido de la Guía

Cómo llegar

Podemos llegar a Plaza de España de varias formas, una de ellas, y coincidiréis conmigo en que la más fácil y rápida, a través del metro, ya que la ciudad dispone de una parada justo bajo la gran escalinata; pero la más impresionante, o la que yo recomendaría es hacerlo andando tranquilamente por ejemplo por via Condotti, y de paso os podréis impresionar con las mejores tiendas de la ciudad, que encontraréis seguidas por todas las calles adyacentes.

Qué veremos

¿Qué es lo más impresionante de la Plaza de España?, pues no es una pregunta muy fácil de responder, y es que en esta Plaza se aúnan tres elementos bastante destacables: la impresionante escalera protagonista de muchísimos pósters y calendarios de la ciudad; la fuente situada en la base de la escalinata y de nombre «la Barcaccia», creada por Bernini; y la Iglesia Trinitá de los Montes, que domina todo el conjunto, y que para aquellos que no lo sepáis os diré que le dio nombre en su origen a la plaza hasta que se creó la «Ambasciata di Spagna», que consiguió cambiarle el nombre gracias a su influencia sobre la misma plaza.

La Fontana della Barcaccia, de la época barroca y diseñada y esculpida por Bernini, debe su nombre a que tiene forma de barca, aunque hay que fijarse bien jajaja. Es una fuente muy cercana a la gente, es decir, no es como la Cibeles madrileña que ahí está y no puedes acercarte, que va, todo lo contrario, es una fuente más pequeña, de unos cuatro metros de largo, de la cual salen dos chorros de agua en cada extremo. Como he dicho de la plaza, lo mismo de la fuente, no es algo precioso, pero tiene su encanto, todo el Roma lo tiene.

Pues bien, mucha gente lo que hace aquí, sobretodo en verano, es rellenar las botellas de agua o cantimploras con el agua de la fuente, totalmente potable, y muy fresquita además, os lo digo por experiencia.

Una vez os hayáis deleitado con la visión de la escalinata (si es que os ha gustado) y con la fuente, os recomiendo que subáis la escalinata. Toda ella, ya que arriba acostumbra a haber unos cuantos pintores, puestos de recuerdos etc, además de una visión de la plaza y de la gente que a mi me encantó. Ves algunas calles de Roma, sobretodo por la que hemos venido, la gente alrededor de la plaza, sentados en la escalera, una visión bastante encantadora.

Hoteles baratos cerca de Plaza de España, Roma
Booking.com

Como aviso es necesario informaros de que esta plaza no se encuentra siempre igual de perfecta, y es que durante el invierno nada adorna su fabulosa escalinata a excepción de los atrevidos que pasen un rato sentados sobre la misma; sin embargo, desde primavera y durante todo el verano se puede disfrutar de una hermosa vista de la escalinata, al ser adornada por los operarios municipales por grandes macetas con flores en tonos rosados. Os aseguro que no podréis evitar sacaros la típica foto en la parte baja de las escalinatas con el fondo que formarán la Iglesia de la Trinitá con las flores de vivos colores.

Para mi lo mejor de esta plaza es la posibilidad de sentarse sobre sus escaleras a ver pasar el tiempo, sí, tal y como lo oís, para aquellos que gozan de tiempo para disfrutar de la ciudad es una grata experiencia, sobre todo si acompañamos este momento con un rico gelato, ¿quién puede pedir más?.

Y es que las escaleras de Plaza de España son un punto de encuentro tanto para los propios romanos como para los turistas, que acudimos con nuestras cámaras de fotos para inmortalizar las escaleras, que tantas veces hemos visto por la televisión.

Si os fijáis bien en esta escalinata, es tanta su fama, que para poder seguir disfrutando del placer de sentarse a conversar o simplemente a mirar ensimismados el ir y venir de la gente que se acerca por allí, existen dos escaleras exteriores, una a cada lado de la escalinata para facilitar el que la gente pueda subir y bajar, ya que hacerlo por en medio de la escalinata puede resultar cuanto menos peligroso de veras, ya que habrá que ir sorteando a las personas allí sentadas.

plaza de españa roma

Mi consejo, o al menos lo que yo hice cuando visité esta Plaza por primera vez, fue subir por la escalera exterior hasta la Iglesia Trinitá, disfrutar desde allí las vistas y de los pintores anónimos que exponen sus obras y anhelan poder hacerte un retrato a carboncillo, o una caricatura; y a continuación descender por en medio de la escalinata (aún no había demasiada gente, de otra forma mejor hacerlo también por la parte exterior) hasta que encontramos una posición a media altura entre la base de la plaza y la parte más alta de la escalinata donde nos sentamos a disfrutar de la plaza en sí.

Y nada más, simplemente animaros a que no paséis de largo una vez sacadas las fotos de obligado cumplimiento, sino que seáis capaces de dedicar algunos minutos a disfrutar tanto como lo hacen los romanos cada vez que se acercan hasta ella.

Así que ya lo sabéis, si vais, no os decepcionará…y una vez terminéis la visita podréis seguir callejeando…

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.