No me imagino viviendo mis últimos días en cualquier otra ciudad que no sea Ferrol. Por mucho que digan que Ferrol no es una ciudad para vivir, a los que hemos nacido en ella, al menos a los que no renegamos de nuestra condición de ferrolanos, ejerce un grado de atracción y desprecio a partes iguales. Desprecio por el paro, por el carácter a veces insufrible de sus gentes, por la mala gestión de los alcaldes (ninguno, sin importar el partido político que sea ha sabido mirar por la ciudad), por el escaso aprecio a la historia y cultura de la comarca de la que algunos hacen gala.

Aprecio porque no creo que haya un solo ferrolano que no sienta nostalgia de su tierra. Ah, la terrible morriña de los gallegos.

Un poco de historia de Ferrol

Según cuentan, aunque nadie lo ha podido confirmar, Ferrol vello (o Ferrol Viejo en la lengua de Cervantes) se asentaba sobre un antiguo castro marítimo.Era el llamado Golfo Ártabro y las tierras se denominaban Brigantio. Cuentan que había dos ciudades, Adrobica, situada más o menos en el actual Ferrol y Libunca. En Neda en la Edad Media era conocida como Tierra de Trasancos, eran tiempos oscuros de ataques de naves vikingas y escaso intercambio comercial y cultural.

De poco más que una aldea de pescadores se fundó a principios del siglo xiii la villa de Ferrol., que era una Villa de realengo y disfrutaba de libertades recogidas en sus foros, hasta que en 1361 se convierte en señorío de los Andrade, por orden de Enrique II de Tastamara Poco a poco, fue entrando en el comercio de la época gracias a las gestiones de los señores de Andrade, los comerciantes venecianos eligieron la villa como uno de sus puertos. Los villanos no aceptaron demasiado bien su pérdida de privilegios y hubo diversas protestas ante el rey. Fue uno de los primeros lugares en gestarse la rebelión Irmandiña, contra las fortalezas de los señores feudales aunque respetaban las del rey.

A partir del siglo XVI los Austria comienzan a utilizar las rías gallegas como base naval, hasta el ataque de Drake a la ciudad de la Coruña, tras el que Felipe II elige a la ría de Ferrol como base naval, ya que tiene mayor protección. A partir de 1580 fue recibiendo a los ingenieros militares del rey Felipe II. El castillo de San Felipe se comenzó a construir en 1589, que serían mejoradas y reforzadas en el siglo XVIII por La Ferriére.

Pero a parte de sus castillos, Ferrol destaca por ser una ciudad neoclásica. Se trata de una ciudad que carece de un casco medieval, como puede ser el caso de Lugo o de Compostela. No, la ciudad del valle de Trasancos es en sí puro neoclásico, desde la cuadrícula perfecta de sus calles a sus edificios, ya que los barrios fueron trazados en el siglo XVIII. Quizás eso influya en el carácter de los ferrolanos tanto como el hecho de ser una ciudad tan profundamente militar.

Hoteles cerca de Semana Santa Ferrolana
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en La Coruña
Buscar

Dicen los de fuera que llevan tiempo viviendo en Ferrol que somos metódicos y que el orden es una de nuestras características, es decir, que hasta a las manifestaciones vamos perfectamente formados en filas con las pancartas equidistantes…personalmente creo que exageran. Tenemos el estigma de que en la ciudad nació Franco, un señor que poco se acordó de ella y que fue uno de los lugares donde más represión franquista hubo. Eso si entráis en el museo naval, lo que Pablo y yo denominamos Santuario de Franco os puede dar un sincope al ver tantas banderas y símbolos fachas…¡y una bandera republicana en una esquina!.¿Qué más os puedo contar? En 1800, según cuentan, una flota inglesa fue derrotada en Brión, por los campesinos armados y dos mil soldados, ya que no podían penetrar por la ría habían decidido hacerlo por la costa…

La Semana Santa de Ferrol

Ah, me enredo yo sola con historias que no os interesan, ¿no se supone que iba a hablar de la Semana Santa Ferrolana? Pues, sí señores. Pero pienso que si por algún casual algún día os decidía a visitar la ciudad en su semana grande, os gustaría conocer, un poco su historia y sus circunstancias. Si las personas somos la suma de nuestras experiencias, más aún una ciudad.

No dejo de preguntarme porque a una atea tan acérrima como yo le atrae tanto la Semana Santa en particular y la religión en general. . Cuando tenía menos de seis años me había recorrido todas las iglesias de la ciudad en compañía de mi madre y de mi bisabuela, beatas y amigas de los curas y de las monjas de mediados de los ochenta (ahora creo que mi madre es una pagana). Siempre me ha encantado el ambiente que hay dentro de una iglesia…En aquel entonces yo me sabía el catecismo y un sin fin de oraciones de la A, a la Z y quería tomar el Sagrado Cuerpo de Cristo. Creo que era insoportable. Ah, y estaban las procesiones. Una vez al año sacaban las estatuas ( o imágenes como me decían mis parientes, aunque me pregunto yo cual es la diferencia entre una y otra) de las iglesias y las paseaban por las calles…

En un primer momento, la Semana Santa se creo como una institución penitenciaria, es decir, para el perdón de los pecados de aquellos que habían sido castigados por la iglesia. Aún hoy en día muchos no han olvidado su origen, y podemos observar a penitentes que caminan descalzos, portando cruces y arrastrando cadenas por las calles de las ciudades. Para obtener el perdón tenían que recorrer cuatro estaciones y me imagino que no ha cambiado en la actualidad. La Iglesia es un organismo estático al que le cuesta evolucionar. En otros lugares del mundo, los hombres llegan a la crucificarse.

Prosigamos con la Semana Santa ferrolana.

La cofradía más antigua de la ciudad es la Cofradía de los Dolores, de la que se tienen noticias desde el siglo XII, aunque la Hermandad gremial se fundó en el siglo XIII. A mediados del XVIII se convirtió en Congregación penitencial y de caridad y en plena época de dictadura franquista, en 1945, se constituyó La Cofradía de Caballeros del Santísimo Cristo de la Misericordia. Desde 1992 se denomina Venerable Real y Muy Ilustre Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de los Dolores.

La Cofradía del Santo Entierro se fundó a mitad del siglo XX, en una época de auge de las celebraciones de la Semana Santa; (¿Y cómo no? Franco era un dictador pero era un beato; la religión suele ser muy importante para este tipo de líderes, quizás sea un baluarte para ellos.)

La Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias fue fundada en Abril de 1778. El anagrama de esta cofradía es una cruz guía con un sudario, rodeada por una corona de espinas y rematada en la parte superior por la corona real. Los tercios que la forman son los siguientes:

  • Jesús nazareno (Llevan un hábito de lana negro, botones, capuz y cíngulo, en honor a un obispo)
  • Cristo de la agonía (Llevan un hábito de lana negro, botones, capuz y cíngulo de oro viejo)
  • Cristo Yacente (Llevan un hábito de lana negro, botanadura , cíngulo y capuz azul oscuro)

Todos llevan guantes, calcetines blancos y zapatos negros con hebillas de acero.

La Orden Tercera data de los años setenta, aunque sus procesiones tienen más de dos siglos de antigüedad. Esta formada por los siguientes tercios: Cofradía de la santísima Virgen de la Soledad , Tercio de San Pedro Apóstol, Tercio de Santa María Magdalena,.Tercio del Cristo de la Luz y de la buena Muerte y la banda de granaderos. Cada Tercio tiene su estandarte y sus colores, los hábitos siempre son negros y luego cambian los botones y el cíngulo que puede ser blanco, morado o rojo.

Como no es cuestión de comentar los tronos uno por uno, os describiré brevemente los que a mí más me gustan( me temo que hablo en un sentido puramente estético).

  • El Trono del Ecce Homo: se trata de un trono de estilo neoclásico, con cuarenta y catro columnas clásicas y doce hornacinas con los doce apóstoles. En cada esquina hay el busto de un evangelista y las farolas recuerdan a la de los navíos del siglo XVII.
  • Trono del Cristo Yacente: está realizado en madera de nogal y está adornado con un denso follaje en pan de plata, el piso está revestido de terciopelo rojo, lo cual hace destacar aún más la imagen del cristo, enmarcado por cuatro antorchas.
  • Trono de la Virgen de la Angustia para la Procesión de la Caridad y el Silencio. Esta imagen de la Virgen sin su Hijo, ataviada rigurosamente de negro, es sin duda una de las imágenes más preciosas de la Semana santa Ferrolana. Lleva un pañuelo blanco entre las manos y una corona de estrellas. Está iluminada por seis velones. Hay una arqueta de plata de estilo gótico en la que son depositadas las limosnas. Me parece tan triste, tan melancólico que no puede dejar de gustarme.
  • Trono de Nuestra Señora de las Angustias. Dicen que este es el trono más rico y bello de la Semana Santa Ferrolana,. Aunque yo prefiero el anterior pues me atraen las cosas más sencillas La imagen de la virgen sentada con su hijo en brazos, ambas imágenes realizadas en nogal es impresionante. Lleva un manto negro bordado en oro por la comunidad española de Filipinas, y una corona de plata de estilo imperial, a parte de otras joyas donadas por los ciudadanos de Ferrol y de otros puntos de España.. En el trono, las imágenes del via crucis están grabadas en plata y en cada esquina hay un candelabro de diecisiete brazos cada uno. Tres mil rosas adornan el trono. El mismo trono es el que se utiliza en la procesión de la Caridad y el silencio.

La Urna del Santo Entierro. Está realizada en madera de palosanto, plata y cristal biselado francés,data del siglo XIX y es , sencillamente, preciosa y elegante. Sí hay alguna procesión que pueda llevar este adjetivo es esta, no cabe duda alguna.

El lunes de Pascua se celebra la romería en honor a la patrona de la ciudad, la virgen de Chamorro o Nuestra Señora del Nordés, en la ermita del monte de Chamorro. Hasta hace unos años los comercios cerraban y la ciudad quedaba prácticamente desierta, pero como no se puede perder negocio ahora los comercios sí abren, faltaría más. A mí personalmente la romería nunca me ha interesado.

Personalmente siempre me he sentido atraída por esos ropajes tan vistosos que lucen, parecen transportarte a otra época. Y luego está el retumbar de los tambores que inunda las calles, creo que no hay un solo punto del centro donde no se escuchen, ese sonido se mete en los oídos de una y te llega a alterar el pulso como te coja un poco desprevenido. Resulta curioso ver a los niños pequeños vestidos con los hábitos, desfilando tan serios bajo la mirada atenta de sus padres.

Probablemente, no tengan ni idea de lo que significa la semana santa ni la religión. Yo siempre me he preguntado si es lícito eso, si te educan desde niño en unas creencias, ¿cómo vas a poder elegir?. Cuando observo las procesiones de Semana Santa no tengo ningún pensamiento ni sentimiento más religioso que en cualquier época del año, sencillamente, me gusta por su colorido, por el sonido, por las imágenes, por el silencio y el respeto de la gente que la observa.

Por mil y un detalles. Creo que es una celebración llena de exotismo y arcaísmo que no dejan de recordarnos que por encima del poder del dinero está el poder de la Fe. Todos los ferrolanos, o al menos la mayoría, estamos orgullosos de nuestra semana santa .Ateos y creyentes saben que es una de las celebraciones más importantes de la ciudad.

Para los comerciantes y para el sector de hostelería no deja de ser una excelente oportunidad de negocio debido a la gran cantidad de visitantes que vienen a observar los tronos y las procesiones. Hace tiempo leí en alguna parte que en el Ferrol de los años setenta, el de las manifestaciones antifranquistas de los trabajadores de bazán resultaba curioso ver a esos mismos hombres en las procesiones de Semana Santa, portando con orgullo los tronos, cruces, cirios y estandartes con precisión militar. ¿ Una paradoja? No en esta Tierra de Trasancos.

Quien crea que la muerte y la resurrección de un Dios es una creencia exclusiva del cristianismo se equivoca profundamente. En los tiempos en que la Diosa Triple, también llamada Diosa Madre, todavía no había sido sustituida por los dioses varones. Un rey o un consorte cojo gobernaba en su nombre y era sacrificado al término de su reinado, en un acto de renovación y resurrección, que solía coincidir con el solsticio.. Que la Iglesia cristiana utilice el sacrificio de Cristo para hablarnos de su amor eterno me parece una manipulación en toda regla.

No señores, si Cristo se sacrificó fue para obtener la divinidad y así poder desbancar al antiguo Dios del tabernáculo, de la misma manera que Urano fue sacrificado por Cronos y este por su hijo Zeus.. En mitologías como la Egipcia, el Dios era sacrificado o asesinado por su hermano, como el caso de Osiris asesinado por Set. Con el tiempo los sacrificios fueron sustituidos por defectos rituales como la cojera y yo los entiendo como un sacrificio para renovarse y evolucionar, del mismo modo que hace un gusano para trasformarse en una mariposa.

Con esto quiero decir que muchas de las tradiciones cristianas se pierden en la más remota antigüedad y que no deja de ser interesante conocer el origen de las cosas

Dejando a un lado las cuestiones religiosas o no, no cabe duda de que la Semana santa Ferrolana es, tal vez la más importante del norte de España. A muchos católicos no le agradan las procesiones porque dicen que son simples estatuas de madera o metal, y tienen toda la razón del mundo. Creo que hay muchos que se visten con los hábitos de la Fe durante unos pocos días, no los critico.
Punto y final.