Cementerio Père Lachaise

Normalmente los cementerios no figuran entre mis prioridades a la hora de visitar los lugares emblemáticos de una ciudad. En este caso, no tuve más remedio que hacer una excepción (bueno, más de una: también visité el cementerio de Montmartre, aunque no en el mismo viaje). Y es que el Père Lachaise no sólo es el cementerio más antiguo y reputado de París, sino que aquí reposan los restos de incontables personajes célebres, algunos de los cuales atraen a grandes masas de curiosos.

Por nombrar tan sólo a unos pocos de los famosos que aquí encontraron su descanso eterno: Chopin, Oscar Wilde, James Morrison (sí, el de los Doors), Modigliani, Balzac, Miguel Ángel Asturias… tumbas que son objeto de constante veneración por parte de aficionados al arte o a la historia y en las que no suelen faltar obsequios florales.

Dónde está

En las afueras de Paris, 20º distrito, en el margen derecho del Sena. Se llega fácilmente con el metro (estaciones Père Lachaise, Gambetta y Philippe Auguste). Hay múltiples accesos, por lo que se puede llegar desde distintos puntos de la ciudad. La entrada es gratuita y los horarios varían según la época del año y la luz solar, por lo que es conveniente consultarlos antes de desplazarse.

Breve historia

Construido extramuros, en la antigua propiedad de un convento de jesuitas, por iniciativa de Napoleón, este cementerio no gozó en un principio de la simpatía de los parisinos por su lejanía al centro urbano, en un barrio pobre, y por el hecho de no estar en suelo bendecido por la Iglesia. Por este motivo, los administradores del cementerio organizaron, para hacerse publicidad, el traslado al mismo de los restos de Moliere y de La Fontaine en 1804.

Trece años más tarde hicieron lo propio con los restos de Eloísa y Abelardo, cuyas tumbas siguen siendo todavía unas de las más visitadas. Esto produjo que muchos particulares decidieran escoger su última morada en las cercanías de estos ciudadanos famosos, lo que convirtió el Père Lachaise en el cementerio de moda de la urbe parisina. Desde aquel momento el número de parisinos enterrados se multiplicó, así como el de celebridades. El propio Napoleón pidió desde Santa Elena ser enterrado aquí, aunque (como es bien sabido) sus restos al final acabaron en los Inválidos.

Restos de este esplendor los hay a mogollón. En la década 1820-30 la pujante burguesía parisina tomará al asalto el cementerio. Muestra de ello son las incontables tumbas y panteones en un batiburrillo de estilos que atestigua la variada condición de las personas inhumadas aquí.

Hoteles baratos cerca de Cementerio Père Lachaise
Booking.com

Paralelamente, y a lo largo del siglo XIX, se puso de moda el organizar subscripciones populares para dar una sepultura ‘digna’ a muchos personajes famosos que en su momento fueron enterrados sin ningún lujo, cuando no de manera anónima. Consecuencia de ello son los numerosos mausoleos que se levantan a lo largo y ancho del cementerio, muchos de ellos adornados con obras escultóricas de artistas famosos. Vamos, que además de cementerio, también es una galería de arte…

Visita del Cementerio Père Lachaise

Se trata de un cementerio enorme (44 hectáreas) y la visita toma su tiempo, aunque hay rutas cortas que unen algunas de las tumbas más características. Dato curioso, dentro del mismo cementerio existen ‘barrios’ temáticos (por ejemplo, el de los mariscales de Napoleón o el de las víctimas del nazismo). Si uno hace abstracción de su función funeraria, el Père Lachaise es un parque magnífico por el que se circula en amplias avenidas flanqueadas por espléndidos árboles y se disfruta de un paisaje hermosísimo en otoño y primavera, las dos estaciones que mejor se prestan a este tipo de excursiones… Todo ello explica el motivo por el cual este es el cementerio más visitado del mundo.

Tumbas curiosas

Cementerio Pere Lachaise

Hay muchísimas. Por ejemplo, la de Oscar Wilde, esculpida en un bloque de mármol de 20 toneladas que representa una especie de ángel-demonio, cuyos testículos fueron ‘emasculados’ por dos señoras que se sintieron ofendidas y que ahora utiliza el gerente del cementerio como reposapapeles. Por cierto, que es tradición que besar la tumba de Wilde con los labios pintados para dejar el rastro del carmín (como es sabido, Wilde fue uno de los precursores del movimiento de liberación gay).

La tumba de Eloísa y abelardo sigue atrayendo muchos visitantes y todavía hay quien sigue dejando cartas a los célebres amantes para atraerse sus favores en asuntos amatorios. Curiosa es también la tumba de periodista Victor Noir, asesinado a los 22 años por un rival político, y cuya figura yaciente muestra un prominente bulto en la pernera de los pantalones, bulto que con los años ha sido desgastado por el roce de las manos femeninas.

El Muro de los Federados

En Mayo 1871, en ocasión de la revuelta de la Comuna, esta necrópolis parisina fue el escenario de violentos enfrentamientos entre las tropas leales al gobierno y los insurgentes, convirtiéndose en el último reducto de la insurrección. Los últimos resistentes, 147, fueron fusilados contra uno de los muros del cementerio y enterrados en una fosa cavada a sus pies. Con el paso del tiempo, este lugar se ha convertido en un lugar de peregrinación para todos los movimientos izquierdistas, sindicalistas y libertarios y en él se desarrollan corrientemente numerosos actos reivindicativos. En las cercanías del muro se encuentran las tumbas de numerosos líderes políticos y sindicales de izquierdas, así como la de los luchadores de la resistencia contra el nazismo.

En cualquier caso, independientemente de sus intereses y filiación política, todo el mundo encontrará en el Père Lachaise alguien a quien rendir homenaje, tal es el elenco de personajes célebres que encontraron aquí su última morada.

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

1 comentario en “Cementerio Père Lachaise”

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.