Museo de Orsay

Es por vosotros de sobra conocida mi afición por el arte, y mis frecuentes visitas a museos de toda índole. Uno de ellos, del que todavía no he hablado aquí es el fabuloso museo D´Orsay, símbolo indiscutible para cualquier amante del impresionismo y visita ineludible para cualquier seguidor del arte en general.

No está dedicado en exclusividad al impresionismo, ya que alberga la producción artística occidental desde mediados del XIX hasta ya empezado el XX, pero sí podemos decir que el impresionismo es «quien» domina. Tampoco es pintura lo único que aloja este museo.

Como sabéis he ido en muchas ocasiones a París, este museo lo he visitado en tres ocasiones, y sobra decir que lo pisaré nuevamente en mi próxima visita a la capital francesa. El museo no goza de la relevancia del Colosal Louvre, pero no por ello deja de ser importantísimo y el año pasado lo visitaron 2.500.000 de personas.

Se encuentra en 62, rue de Lille, justo al lado contrario del Sena donde está el Louvre.

El Museo de Orsay

Un poco antes de la para siempre recordada exposición Universal de París, el estado francés cedió los terrenos que hoy ocupa el museo a la compañía de ferrocarriles, ya que la otra estación de la ciudad, Austerlitz estaba alejada del centro. Después de los populares concursos que se organizaban para la construcción de lo que fuera, fue elegido el arquitecto Víctor Laloux, que después de dos años de construcción, se inauguró en 1900, siendo a la vez, estación y hotel.

El original edificio, tiene una longitud de 188 metros, una anchura de 75 metros y una altura de 32. Se emplearon 12000 toneladas de estructuras metálicas y más de 30000 metros cuadrados de cristales.

Hoteles baratos cerca de Museo de Orsay
Booking.com

Durante 39 años, la estación estuvo en pleno funcionamiento, pero en 1939, dejó de ser útil, puesto que se quedaron cortos los andenes ya que los trenes cada vez eran más largos.

El edificio se reutilizó como centro de paquetería, como centro de acogida para prisioneros, como compañía teatral…el hotel, que continuaba abierto, cerró sus puertas en 1873, y en ese momento la dirección de museos de Francia, se fijó en «él», para quedar inaugurado y protegido de demolición al ser declarado monumento histórico en 1986.

La colección

El museo alberga obras representativas de toda la creación artística desde mediados del XIX a principios del XX. Las obras, procedieron casi en su totalidad del Louvre, del Museo del Jeu de Paume y del Museo Nacional de Arte Moderno.

En cuanto a pintura se refiere, en el nivel más bajo, se encuentran las obras creadas hasta principios de los 70 del siglo XIX, con obras de Ingres, Delacroix, algunas de Degas, Barbizon y su naturalismo…En el nivel intermedio, encontramos obras de finales de siglo, muy especialmente decorados públicos, se centra más en el naturalismo, éxitos de salón…En el último nivel, dominado por la excepcional «merienda campestre» de Manet, contiene salas dedicadas a los pintores más conocidos por tod@s, como son los ya nombrados Manet y Degas, además de obras de Pizarro, Monet, Rendir, Cezanne, Van Gogh…

Si hablamos de escultura, hay que recalcar que este arte cayó en el olvido durante gran parte del XIX, a favor de la pintura, pero no por ello la producción durante esos años deja de ser excelente. Las obras más representativas son de Daumier, Carpeaux, Maillol Rodin …lástima que no se encuentre en este museo, ni el beso ni el pensador.

Tampoco olvidemos la siempre sorprendente fotografía. En el D´Orsay, hay casi 50000 expuestas, algunas de ellas de las primeras que se hicieron, cuyas temáticas van desde paisajes, hasta naturaleza muerta, pasando por arquitectura, escenas animadas, retratos…El museo tiene fijada una fecha tope para las fotografías que exponen y es 1914-1915 más o menos.

Más cosas del museo

En principio no tendría porque haber más cosas en un museo, pero en este, las hay.

Tiene un restaurante, que está justo donde estuvo el restaurante de la desaparecida estación, y sigue teniendo el mismo aire que tuvo a principios del siglo XIX. Se está realmente a gusto, además de asombrado por estar haciendo lo que estas haciendo, es decir comer, donde lo estas haciendo, en un museo. Tiene por cierto un menú a más o menos buen precio, y menú infantil. Además, una cafetería, «Café des Haunters» y «La mezanine» un autoservicio.

Por supuesto también tiene tiendas. Una librería bastante grande con libros de toda clase, de pintura, escultura, museos, fotografía…Una tienda de postales, en la que además de postales encontraremos carteles, DVDs, Cds…Una tienda de regalos inspirados en el XIX, como joyas, cajas de todas las formas, figuras…Además tiene un auditorio para conferencias.

Horarios y precios

  • El museo abre sus puertas los martes, miércoles, viernes, sábados y domingos, de 9:30 a 18 horas. Los jueves de 9:30 a 21:45! Y los lunes es el día de cierre.
  • El precio es de 7,5 €, excepto domingos y todos los días a partir de las 16:15, que son 5,5€
  • Entrada gratuita a menores de 18 años, visitantes con discapacidad y profesores.
  • Para llegar en metro línea C, estación Musée d’Orsay.

Servicios

  • Guardarropa. Se puede dejar de casi todo, excepto objetos de cierto valor, como cámaras de fotos, dinero…
  • Andaderas y sillas de ruedas gratuitas en el guardarropa.
  • El museo tiene además, teléfonos y buzones a disposición del visitante.
  • 10 escaleras mecánicas y 6 ascensores hacen más cómoda su visita.
  • A la entrada reparten una mini-guía gratuita que es de mucha utilidad para poder ver las obras con un orden lógico, sea cronológico o estilístico.

Hasta aquí, en cuanto al fabuloso museo, pero hablemos del arte que guarda en su interior, y de sus artistas. Por ser el impresionismo el movimiento más repetido en este museo, hablaré solo de él y no de los demás.

Como está organizado el Museo de Orsay

Museo de Orsay

Lo primero que encontramos del museo propiamente dicho es un gran pasillo central en el que encontramos un montón de estatuas de diferentes estilos y autores. Quizás una de las que destaca entre las otras es la polémica estatua titulada «Mujer picada por una serpiente» de Auguste Clesinger, polémica que reside en que no se ve a la serpiente por ninguna parte y más bien parece que la mujer en vez de estar sufriendo este llegando al orgasmo. En la época en la que fue realizada fue un gran escándalo pues todo el mundo quería conocer a la modelo.

Tenemos también en los pasillos laterales obras pictóricas de gran tamaño y también algunos muebles. Podemos encontrar obras de Barye, Bazille, Cabanel, Carpeaux, Chassérieau, Corot, Courbert, Daumier, Degas, Delacroix, Gérôme, Ingres, Manet, Mollet, Monet, Moreau, Morris, Moser, Puvis de Chavannes, Rendir, Violle-Le-Luc y Wright. Dentro de los movimientos de Academicismo, Barbizon y Realismo.

Si queremos hacer un recorrido cronológico, deberemos de subir a la quinta planta e ir descendiendo, pero antes quizás nos gustaría dar un vistazo a la estación desde lo más alto de la misma o bien observar el exterior desde alguna de las ventanas o incluso desde detrás del reloj de la estación.

Las plantas superiores presentan salas más pequeñas y puede que haya algo más de aglomeración que en las salas inferiores. Si además tenemos en cuenta que es donde se encuentran los artistas de más renombre puede que te cueste algo tener un buen sitio para contemplar los cuadros.

Son las salsas dedicadas al impresionismo y al post-impresionismo. Realmente es un placer pasearse entre los cuadros de los más grandes e ir descubriendo de primera mano su talento y su forma de ver las cosas. Por otra parte creo que es muy diferente el ver la obra de un anónimo a ver una obra a cuyo autor puedes identificar, y del que quizás conozcas su vida o las razones que le llevaron a pintar esa obra, puedes de esa manera quizás disfrutar mucho más y sacarle algo más de jugo.

Si seguimos bajando hasta la segunda planta, encontraremos en ésta más esculturas y sobre todo algunos bajo relieves impresionantes. Pero sobre todo, descendiendo podremos contemplar muchas pinturas pastel en unas pequeñas salas con iluminación baja para que la pintura permanezca en buenas condiciones pero que a la vez da a la sala un aspecto más intimo y de secretismo. Estás tú en frente de la pintura y no puedes casi ver quién está a tu lado viendo la siguiente pintura. En ese momento eres tú y su obra.

En este descenso hasta la segunda planta encontramos a autores como Caillebotte, Cézanne, Degas, Douanier Rousseau, Fantin-Latour, Gauguin, Manet, Matisse, Monet, Pizarro, Redon, Rendir, Seurat, Sérusier, Signac, Sisley, Toulouse-Lautrec, Van Gogh, Whistler, Gachet y Kaganovitch. Amiet, Böcklin, Boldini, Bonnard, Bourdelle, Burne-Jones, Carrière, Claudel, Dalou, Denis, Detaille, Gallé, Gaudí, Guimard, Hodler, Homer, Klimt, Klinger, Maillol, Munich, Pompon, Rodin y Vuillard.

Impresionismo

Es un movimiento casi exclusivamente pictórico de finales del siglo XIX. Se abandonaban los métodos tradicionales de composición, perspectivas… para dar paso a una forma de pintar más directa, más espontánea, para captar momentos concretos y de esta forma logran mayor naturalidad, para lo cual, solían muchos de ellos pintar al aire libre. Buscaban plasmar, no la realidad como se venía haciendo, si no la impresión que causaba al autor, esa realidad.

La primera exposición impresionista fue en 1874 y fueron llamados así para ridiculizarlos. Fue llamado impresionismo por un cuadro de Monet, llamado «Impresión».

Aunque aun es discutido, ya que surgió en distintas épocas y países, puede decirse de forma general, que el impresionismo nació en Francia, con un grupo de pintores, que preocupados por la luz, formularon una serie de reglas, que resumiendo un poquito, son: que el pintor debe pintar lo que perciben sus ojos, aunque sepa que la realidad es otra, que las cosas no tienen color propio sino que depende de la luz, en la naturaleza no existe el negro, las partes que no reciben luz directa tendrán color morado, y los colores no se mezclan en la paleta, si no en el propio lienzo. Es por tanto, la máxima del
impresionismo: «más preocupación por captar la incidencia de la luz sobre el objeto que por la exacta representación de sus formas»

Por otro lado, como comentaba antes, querían romper con el ideal de belleza que establecían los cánones para plasmar con libertad. Esta idea surgió en un contexto por supuesto, en un tiempo revuelto en el que fueron esenciales algunas ideas. El ferrocarril daba por primera vez la idea de velocidad. Algo al pasar rápido delante de alguien, pasa distorsionado. La fotografía también tuvo un papel determinante, ya que plasmaba la realidad y no el ideal. Esto incidió especialmente en Degas y sus «bailarinas». Hay más cosas que incidieron en la forma de pintar de los impresionistas, pero digamos que esas dos fueron esenciales.

Sus temas se centraban en el paisaje, ya que ofrece un amplio abanico, además de algunas de sus máximas, como el aire libre, la luz directa.

La técnica era básicamente «rápida», sin mezclar en la paleta, es decir mezclando directamente en el lienzo, con pincelada larga y cargadas de pintura. En cuanto al color, como ya decía, eliminan el negro y el blanco puro.

Impresionistas

Hablar de impresionismo pictórico es hablar de nombres propios.

Claude Monet

Nació el 14 de noviembre de 1840. Uno de los percusores del impresionismo, con sus paisajes de sorprendente realismo. Tuvo en él una gran influencia Manet y por otro lado y no menos influyente en él, el japonismo. Tiene varios cuadros del mismo tema vistos en diferentes horas del día. Pintó para el gobierno francés una serie de nenúfares que se han convertido en santo y seña impresionista. Este cuadro, «Estanque con nenúfares» es la máxima expresión de la perdida de forma a favor de la luz.

Algunas de sus obras > «La Urraca», terminada en 1869, expuesta en el D´Orsay y obra que personalmente me encanta. Maravilloso atardecer, con la que estáis pensando como protagonista. «Meditación, Madame Monet en el canapé» también en este museo, que es quizás su obra más intimista y personal. También en el museo que nos atañe, «Regatas en Argenteuil» que sorprende por su llamativo colorido o «Las amapolas». Fuera del D´Orsay, «La Grenouillère», «Impresión atardecer, «La japonesa»…

Eduard Manet

Nació en París en 1832. Reconvertido al impresionismo desde el realismo, sus obras siempre fueron motivo de escándalo. Otro de los percusores de este movimiento. Basaba sus obras en la clara oposición entre la luz y la sombra. Una de sus más polémicas obras es «almuerzo campestre», que es considerada por muchos, la obra que desembocó el nacimiento del impresionismo. En ella aparecen en un almuerzo en el campo, mujeres totalmente desnudas, y dos hombres, por completo vestidos.

Algunas de sus obras > «Música en las tullerías», obra con enorme cantidad de personajes reunidos. «El bar de Folies-Bergère», obra representativa como el molino rojo de Toulouse de lo mucho que los impresionistas se «impresionaban en los clubs parisinos. Ya dentro del museo-estación, «Olimpia» una de sus obras maestras y al tratarse de una mujer desnuda, protagonizó un escándalo.» Desayuno sobre la hierba», fue otro de sus criticadísimos cuadros por ser de desnudos.

Edgar Degas

Nació en París en 1834. Hizo cuadros de temas históricos variados, pero triunfo con una serie de cuadros muy originales de escenas protagonizadas por bailarinas, jóvenes bañándose….

Algunas de sus obras > «Clase de danza», magistral cuadro, con una bella composición y posición de los personajes. «Bailarina en la escena», cuadro que pierde la forma y que solo la conserva en la bailarina protagonista. «La bebedora de ajenjo», fue «difícil de tragar» un cuadro con una mujer que bebe como protagonista. «Planchadoras», magnífico cuadro, que pierde levemente las formas, con dos mujeres plancha, una de ellas bostezando. Estos cuatro cuadros están en el museo D´Orsay. Por citar uno de los que no se hayan en esa ubicación, «Mujer peinándose» en el Louvre.

Pierre Auguste Renoir

Nació en Limoges en 1841. Supo expresar en sus obras, llenas de color, la «alegría de vivir». Se convirtió en el más apreciado de los impresionistas, por el empleo sensual de la luz y la utilización del color. Con el paso de los años, fue usando colores más suaves.

Algunas de sus obras > «El columpio», perdida de formas, y magistral uso de la pincelada sin mezcla en paleta. «Le Moulin de la Galette», formas difuminadas con una gran cantidad de personajes a escena. » Baile en el campo», singular cuadro, con más realismo del acostumbrado, de una pareja bailando. «Bañistas», representación más que rara de dos mujeres desnuda. Todos ellos, en el D´Orsay.

Sorolla

Nuestro representante en el impresionismo. Nació en Valencia en 1860, por tanto nació cuando el impresionismo en Francia ya estaba en pleno apogeo, y por tanto en principio se puede decir que «llegó tarde», sus obras reúnen todas las características para ser llamado con todas las letras pintor impresionista. Tiene una temática bastante variada, pero se centró en playas y costumbres populares. Llegaron a decir que su obra más que impresionista, era «luminista» por la potente luz que plasmaba en sus obras.

Algunas de sus obras > «Niños en la playa», en el que aparecen niños desnudos en la orilla de la playa, que no fueron si no la excusa para jugar con la luz reflejada en sus cuerpos. «Después del baño», preciosa escena de una madre arropando a su hijo con una toalla después de bañarse

Escultura impresionista

Como es lógico no hay un solo escultor impresionista, pero Rodin es tan puramente representativo de este arte, que ocupa el honor de ser el más impresionista de los escultores. Nació en París en 1840. Una de sus primeras obras, «Edad de bronce» fue muy criticada y se le acusó de sacar el molde directamente de una mujer y no de arcilla esculpida por él. Salió, con ayuda de amigos impresionistas como Degas, victorioso de la acusación, se demostró que no era cierta y además, le dio la fama.

Sus obras más representativas son:

  • Las puertas del infierno: Se baso en la divina comedia de Dante para crearlas. Representan el amor y la condena que este acarrea. Tiene un juego de luces y sombras solo al alcance de un maestro.
  • El beso: En principio eran parte de las puertas del infierno, que por supuesto fueron sustituidas. Es una composición de una pareja besándose, realmente apasionada y delicada. Está hecha en mármol.
  • El pensador: Primero se llamó, Dante pensando. Representa a un hombre, batallando interiormente, y como reza su título, pensando o meditando. Esta hecha de bronce fundido.

Gracias y ya sabéis, si pisáis Paris, sacad un hueco para este museo, que merece la pena con creces.

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.