Museo Rodin

Descubre las ofertas de hoy por Black Friday

Como buena libra que soy, cuando algo me gusta, me gusta mucho, y cuando no me gusta, no lo puedo ver ni en pintura. Frecuentemente, elijo un lugar especial en cada ciudad que se convierte en mi lugar favorito de esa ciudad. En Londres, Covent Garden, lo sabréis todos los que hayáis leído mi opinión al respecto; en Roma, la Piazza Navonna, y en París, sin lugar a dudas el Museo Rodin.

Ya sé que cualquiera de esas ciudades tienen cientos de lugares maravillosos y que la imagen de París no se suele relacionar con el Museo Rodin, pero ya veis, una es así de rara. Y además, quiero compartir con vosotros mis rarezas y recomendaros este lugar, que realmente merece la pena y que frecuentemente es ignorado en nuestros tours de vacaciones en París.

La figura de Rodin, el gran escultor

A Rodin frecuentemente lo han llamado el moderno Miguel Ángel, y es que las analogías entre uno y otro son muchas.

Auguste Rodin, francés, y parisino para más señas nació en el años 1840 y desarrolló una obra intensa a lo largo de sus 77 años de vida. Esa obra gira principalmente en torno a la anatomía humana, al igual que hiciera Miguel Ángel siglos antes.

Las peculiaridades de Rodin son muchas y variadas, empezó formándose en la Escuela de Artes Decorativas de París, lo que constituía entonces una auténtica herejía artística, ya que la verdadera escuela reconocida era la Academia de Bellas Artes de París. Este hecho le granjeó numerosos enemigos tempranos en la profesión. Pero Rodin se convirtió en un auténtico genio, en un escultor que supo llegar al máximo tanto en mármol como en bronce, convirtiéndose en una figura fundamental en el panorama artístico europeo del siglo XIX y siendo sin duda un referente para el arte en las generaciones futuras.

Dónde está el Museo Rodin

El edificio y los alrededores del Museo Rodin no pudieron haber sido elegidos mejor. El Museo se encuentra en un palacete o caserón rodeado de unos jardines extensos, preciosos y muy cuidados. Todo ello en pleno corazón de París, justo al lado de Los Inválidos. De hecho, una de las fotografías habituales cuando uno visita este lugar es la escultura de «El Pensador», quizá la más conocida de la obra de Rodin, con la cúpula dorada de los Inválidos al fondo. Es sencillamente espectacular.

Hoteles baratos cerca de Museo Rodin
Booking.com

El edificio en sí también tiene su historia, construido por un rico comerciante, pasó a ser colegio, hotel y otras muchas cosas antes de convertirse en la ubicación del Museo. Los jardines, al estilo de Versalles pero lógicamente mucho más pequeños, son uno de esos lugares con magia y delicadeza, escenario perfecto para hacer un alto en el camino y pararse a descansar en medio del bullicio de la ciudad y de las frecuentes palizas de andar que me pego yo cuando voy de vacaciones

Las Obras del Museo Rodin

En este museo están presentes la gran mayoría de las obras del escultor, y sin duda las que más fama han cobrado con el paso del tiempo. Algunas de ellas se hallan en el interior del edificio, a lo largo de las varias salas de ambos pisos, otras de ellas se encuentran en el exterior, entre los preciosos jardines.
Creo que es importante recordar las ideas de Rodin respecto a la ubicación de las esculturas, ya que él siempre sostuvo que las obras debían estar a pie de suelo, sin columnas ni pedestales, porque entendía que era la mejor forma de llegar al espectador y de que éste pudiera captar todos los matices de la obra. Y en el museo que lleva su nombre no podía ser de otra manera, la gran mayoría de las esculturas están a pie de tierra, especialmente las situadas en el jardín, a excepción del Pensador, que según mi opinión está situado sobre una pequeña columna por el efecto que causa con la cúpula de los Inválidos detrás.

Y he indicado anteriormente las obras más representativas de Rodin están en este museo. En él se pueden encontrar:

  • El Pensador
  • Los Burgueses de Calais
  • Las Puertas del Infierno
  • El Beso
  • San Juan Bautista
  • La Mano de Dios
  • Balzac
  • Adán
  • Eva
  • Ugolino
  • … y muchas otras

Solamente hablar un poco, y de forma reducida, de las que para mí son las cinco obras más famosas de Rodin:

El pensador

Figura en bronce que como hemos dicho tiene un lugar fundamental en el jardín, a la entrada del museo, con la cúpula de Los Inválidos al fondo. Es la obra más conocida de Rodin y de ella el autor hizo varias copias, algunas en mármol y otras en bronce. Pero la original de bronce es la que se encuentra en este museo.

Destaca de ella la absoluta técnica de la representación de la musculatura humana, siguiendo la estela de Miguel Ángel. En un principio recibió los nombre de «El Poeta» y «Dante Pensando», ya que representa a Dante y Rodin lo realizó por un encargo de la comisión de Artes Decorativas de París para realizar una gran obra dedicada a La Divina Comedia.

Los burgueses de Calais

Obra también en bronce pero que está formada por un grupo escultórico.La historia de los Burgueses de Calais es real, representa a los seis burgueses que al inicio de la Guerra de los Cien Años ofrecieron sus vidas para salvar a la ciudad sitiada de Calais.

Al igual que en el caso de «El Pensador», de «Los Burgueses de Calais» también existen varias copias, una precisamente en Calais, y otra en Dover, pero también existen varias copias por medio mundo, una de ellas incluso en Nueva York. Es una escultura imponente, para analizarla bien hay que dar vueltas hasta encontrar el ángulo de cada una de las figuras. En ella se recoge el dolor, la templanza, la desesperación…

Las puertas del infierno

Están basadas en la idea de «Las puertas del Paraíso» del baptisterio de la Catedral de Florencia. Sin embargo, en el caso de Rodin la temática es justo la opuesta, ya que las figuras de esta escultura contemplan la absoluta devastación.

La obra de Dante vuelve a tomar un papel protagonista, ya que se inspiran en los pasajes referentes al Infierno de «La Divina Comedia» pero también en los versos de «las Flores del Mal» de Baudelaire.

Es una obra en la que el Romanticismo y el Simbolismo son los estilos utilizados y recuerda también por temática a «el Juicio Final» de Miguel Ángel.

El beso

Escultura en mármol en esta ocasión, que poco o nada tiene que ver con las obras que he explicado anteriormente. Pero sin embargo la anécdota de esta obra es que aparecían inicialmente como una de las figuras de las Puertas del Infierno, convirtiéndose posteriormente en una obra aparte. La historia de esta escultura también sale de la Divina Comedia, es la historia de Francesca da Rimini, que se enamora del hermano de su marido, quien a su vez también está casado.

Fueron descubiertos por el marido de Francesca y asesinados. Pero esta escultura es el culmen de la representación escultórica de la anatomía humana. Es increíble cómo se enlazan los cuerpos, las facciones, la representación de extremidades curvadas y enlazadas.

También en esta ocasión hay que darle vueltas a la escultura para coger los mejores ángulos.

Balzac

Escultura en bronce, también situada en los jardines del Museo. Presenta al famoso escritor francés en su vejes, con un abrigo puesto y expuesto al duro invierno. Así continúa entre los jardines, intentando recoger algún rayo de sol. Porque viendo esta escultura, parece que Balzac sigue paseando en su París, sin que el tiempo se haya detenido nunca.

Información útil

El Museo se encuentra en el corazón de París. Para llegar se puede coger la línea 13 de Metro, paradas de Varenne, Invalides o Sant Francois Xavier. igualmente se puede coger el RER y bajarte en Los Invalides o los autobuses 69, 82, 87 y 92.

El horario es desde las 9.30 de la mañana hasta las 17.30 de la tarde, todos los días excepto lunes. La entrada cuesta 6€ pero el primer domingo de cada mes es gratuita.

Además en el Museo existe una cafetería y una tienda de souvenirs donde se encuentran cosas interesantes, aunque como siempre carísimas, tratándose de París, ya se sabe.

Mi experiencia en el Museo Rodin

museo rodin

Mi visita al Museo Rodin en París ha sido sin duda una de las que me han dejado huella, y es que me pareció tan absolutamente idónea la idea de colocar esculturas en medio del jardín que rodea al antiguo palacete…

Para intentar ir desgranando poco a poco lo que veréis en este museo y mis impresiones comenzaré por su ubicación. El Museo Rodin se encuentra junto a «Les Invalides» (Rue de Varenne número 77) , y es de muy fácil acceso tanto desde el metro (línea 13 estación Varenne), RER (línea C estación Invalides), como andando desde la orilla del Sena o desde el mismo centro de París, por ejemplo. Su horario es de 9.30h a 18h (en invierno hasta las 17h) , como casi todos los museos y monumentos en París, y no tiene horario nocturno, así que un buen consejo yo creo que es el que aprovechéis el día que visitéis el Museo Rodin para acercaros también a «Les Invalides».

En mi caso justamente estuvimos a primera hora en «Les Invalides» y hacia mediodía fuimos al Museo Rodin, ya que disponen de una cafetería y un restaurante situados dentro del jardín. En la cafetería podréis comprar desde sandwiches hasta los típicos paninis y algunas ensaladas, así como bebidas frías, y para comerlos os recomiendo que os deis una vuelta por los jardines antes de asentaros en ningún lugar en concreto porque además de bancos repartidos a lo largo y ancho de los mismos, existen unas tumbonas de madera en algunos puntos concretos que os vendrán de maravilla para descansar tras llenar el estómago (yo estuve cerca de dos horas allí tumbados disfrutando de los árboles y de las esculturas).

La entrada al Museo Rodin cuesta 7,5€, aunque en mi caso era uno de los Museos que entraban con la «PARIS MUSEUM PASS» sin necesidad de colas de espera así que mucho mejor. Una vez accedes al interior existen audioguías por 4€ para completar la visita aunque si lo que queréis es simplemente adquirir un poco de conocimiento sobre las esculturas y disfrutar de un buen rato yo no las cogería, de hecho no lo hice porque tenía claro qué esculturas eran las que quería ver y conocía un poco sobre ellas.

Veamos, el «PARIS MUSEUM PASS» me daba acceso a los jardines, a la exposición permanente situada en el palacete central dentro de los jardines y a una exposición temporal que tenía lugar en el mismo edificio de acceso y que presenta una imagen totalmente nueva (esta última no la visité porque se nos hizo un poco tarde para el resto de planes que tenía para el día así que me fui tan contenta con mi foto del «El beso» y » El pensador»).

Por cierto, debéis saber que a diferencia de otros museos y monumentos en París aquí no existe escáner en la entrada por donde pasar bolsos, bandoleras y mochilas; sin embargo, un chico muy amable os invitará a mostrarle el contenido de los mismos antes de acceder siquiera al acceso de tickets. Además, no os olvidéis de coger un pequeño mapa con la recreación tanto de los jardines como del interior del palacete donde vienen claramente indicadas las ubicaciones de las esculturas más destacadas y que os será de mucha ayuda a la hora de planificar vuestra visita.

Vayamos con más detalle a hablar de las esculturas que podréis ver expuestas, sin duda la mejor imagen es la del famoso «Pensador», tienen una recreación a gran tamaño nada más entrar en el primer jardín y para mí el más cuidado situado justo al entrar en la parte de la derecha; no os preocupéis por encontrarlo porque en cuanto veáis a la gente con sus cámaras lo reconoceréis sin problemas; y es que se encuentra en medio de unos cuidados arbustos en forma de conos y rodeados de rosales en distintos colores con la cúpula dorada de «Les Invalides» al fondo, lo que le hacen candidato a ser una de las mejores fotos de París para mi gusto. Os dejo una foto para que lo veáis por vosotros mismos.

Para los que no tienen paciencia para sacar fotos con multitudes alrededor del objeto de vuestro deseo deciros que dentro del palacete encontrareis otra reproducción a menor escala de esta misma escultura, aunque a mí me quedó peor la foto por el exceso de luz, ya que lo tienen colocado entre dos ventanales contra una pared de color blanco..

Por daros unos datos sobre esta escultura, famosa en el mundo entero, os comentaré que existen cerca de veinte versiones de la misma repartidas por distintos museos al rededor del mundo, algunas idénticas al original y otras con alguna diferencia que les caracteriza. Además deciros que «El Pensador» no es su nombre original, a pesar de ser el más extendido, sino que Rodin la llamó «Dante Pensando» para representar a un hombre en meditación supuestamente con una importante lucha interna, de ahí su pose en origen y el hecho de aparecer desnudo.

En mi caso y tras pasar un buen rato contemplando al «Pensador» bajamos a seguir con la visita por los jardines inferiores, donde además se encuentra la cafetería como ya os he comentado, y allí pudimos contemplar otras esculturas que también nos sorprendieron como por ejemplo: «La Danaide» en la primera planta del palacete, «El Genio del descanso eterno», situada junto al estanque; » Las tres Sombras» que casi casi daban miedo en los jardines , y la impresionante «Puerta del Infierno» (también en los jardines) que integra unas cuantas de las más famosas esculturas de Rodin, y cuenta a un lado con la escultura de «Eva» y al otro con la de «Adán»; no os la podéis perder. Lo peor de la visita fue que justamente habían retirado de los jardines el monumento a Victor Hugo, aunque pudimos verla más tarde también en el interior del palacete.

Del interior del palacete os destaco la escultura del «Beso», me pareció de un tremendo realismo y sumamente cuidada en los detalles al verla en directo, lo cierto es que puede parecer que ahí debajo congelados estuvieran realmente dos amantes..os dejo una foto a ver si os gusta.

Para terminar deciros que a pesar de que cada vez se le está dando más nombre a este museo y comienza a destacar en las visitas a París os recomendaría pasaros por él, ya que aunque no esté incluido en agencias y demás como uno de los imprescindibles es realmente un rinconcito que os vendrá dado de paso (seguro que sí que habéis pensado en visitar la Tumba de Napoleón) y que no os va a dejar indiferentes, además, ¿qué mejor sitio para comer aunque sea un helado?.

¡Ah!, se me olvidaba, algo que nos sorprendió bastante fue que en la zona de los jardines, junto a las esculturas había grupos de gente pintando bocetos sobre las mismas; nos pareció curiosísimo y supusimos que podrían ser estudiantes de Bellas Artes, y es que cuando estás allí te da ganas de fotografiarlo todo.

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.