Instituto del Mundo Árabe

Este curioso edificio está situado en el Quai St Bernard, justo junto al Puente de Sully que une ambas orillas del río Sena con la Isla de San Luis.

Desde fuera llama la atención por sus placas de motivos decorativos árabes y su estructura compuesta por vidrio y metal; y una vez dentro parece que formas parte de un edificio vivo en el futuro pues todo es tan sumamente metálico que llega a crear un ambiente algo frío, sobre todo en la zona de escaleras internas y ascensores.

Sobre las placas os comentaré como curiosidad que se abren o cierran en función de la intensidad de la luz, que captan por medio de unas células fotoeléctricas proyectando bonitas figuras en el interior del edificio, sobre todo porque el suelo es liso y en color gris oscuro que destaca el efecto de la luz sobre el mismo.

Lo cierto es que visitamos este lugar porque nos habían comentado que se obtenía una vista preciosa del río Sena con el ábside de la catedral de Notre Dame al fondo pero como teníamos el “Paris Museum Pass” decidimos entrar a ver la exposición (el ticket cuesta 5€) y he de indicar que fue más entretenida de lo que pensábamos porque están expuestos un montón de objetos del mundo árabe que han ido recuperando de distintos lugares del mundo según han sido hallados.

Lo peor de la visita puede que sea que a diferencia del resto de museos de París, en este no encontramos ningún panel que nos explicará algo más sobre los objetos que estábamos viendo; y los únicos carteles que había simplemente databan el objeto y lo acompañaban del lugar de procedencia.

Otra recomendación, si os desplazáis por las distintas plantas utilizar los ascensores en la medida de lo posible, a nosotros nos resultó algo complicado conseguir ubicarnos según las escaleras. Las “tripas” del edificio son tan evidentes que a veces piensas que justo enfrente están las escaleras de bajada y te pones a dar vueltas al corazón del mismo sin saber muy bien cómo no perderte…

Hoteles baratos cerca de Instituto del Mundo Árabe
Booking.com

El edificio dispone además de una tienda en la planta baja, junto a la entrada al mismo (a la derecha según se entra y a la izquierda según se sale), y un edificio de una única altura dentro del recinto y frente a Instituto del Mundo Árabe donde se puede tomar el té y adquirir objetos con origen árabe.

Instituto del Mundo arabe

Como opinión más personal os diré que para mí no es una visita de las imprescindibles en París, si vais a estar como en nuestro caso más de una semana y tenéis tiempo de sobra para disfrutar con tranquilidad de la ciudad yo sí me acercaría, de hecho lo hice y no me arrepiento para nada de ello. Sobre todo me resultó curioso el tema de las células fotoeléctricas para dibujar los motivos decorativos en el interior del edificio, parece todo tan frágil para estar dispuesto sin embargo de una forma tan firme..

Creo que es posible acceder a la terraza que os he nombrado antes sin pasar por la exposición, así que en principio sería gratis obtener la vista del ábside de Notre Dame, y os aseguro que merece la pena si sois unos enamorados de las panorámicas. Y si además os queréis dar un capricho (de los caros) o sorprender a vuestro acompañante nada mejor que una buena cena en el restaurante adjunto a la terraza con paredes de cristal para disfrutar de las luces de París al anochecer.

Como siempre, espero que disfrutéis.

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.