Sainte Chapelle

Aunque la catedral de París es fabulosa, la Sainte Chapelle me impresionó más.

Para empezar, no puedo eludir decir sobre ella que es una auténtica joya a muchos niveles…es una joya en la construcción, es una joya del gótico, es una joya en el paisaje parisino… Esta construcción es menos conocida que la catedral de Notre Dame, aunque obviamente no es una anónima, simplemente la catedral ha acaparado reportajes, documentales, e ilustraciones en todo tipo de revistas, libros de texto…hasta el punto de monopolizar la importancia de los edificios de cultos de la capital francesa.

La primera vez que vi la Sainte Chapelle, era demasiado pequeña para apreciar su encanto y darle la justa importancia que tiene. Luego he ido en varias ocasiones, ya después de haberme interesado por el mundo de las letras, más concretamente por la historia y el arte. Ahí, es cuando por primera vez, vi la Santa Capilla de París, a pesar de no ser la primera vez que estaba frente a ella.

Es sin ningún tipo de duda, el máximo exponente de una de las ideas básicas del gótico: Reducir en lo posible el muro para incluir ventanales, rosetones, vidrieras…

En esta capilla, esta idea está hecha a la perfección, y da una sensación de ligereza total, decorada con ventanales que casi rozan el suelo.

Es una capilla del palacio real de la Île de la Cité de París, y se construyó por encargo del rey Luis IX.

Hoteles baratos cerca de Sainte Chapelle
Booking.com

¿Quién era Luis IX?

Reinó en Francia de 1227 a 1270.También se le conocía como San Luis, y fue proclamado rey con 12 años, al morir su padre, Luis VIII. Fue un monarca ejemplar, con un gran espíritu de penitencia, muy dedicado a la oración, preocupado por la paz entre naciones, justo con todas las clases sociales, por lo que era venerado especialmente entre los más desfavorecidos, era valiente, enérgico, y profundamente católico.

Fundó varios monasterios y la Sainte Chapelle la mandó construir en 1248 para albergar una extensa colección de reliquias adquirió en Constantinopla en 1239 durante la crisis del Sacro Imperio Romano.

Construcción

El responsable de su construcción, que se llevo a cabo entre 1242 y 1248, fue Pierre de Montreuil, uno de los arquitectos góticos más importantes de la época. Es el mejor ejemplo de iglesia gótica de pequeñas dimensiones.

Fue construida en el estilo radiante más elaborado de la época, utilizando abrazaderas metálicas para reforzar la mampostería y decorado con una riquísima ornamentación.

¿Quién es Pierre de Montreuil?

Nació en Montreuil en 1200. Arquitecto francés, gran maestro del gótico radiante. Trabajó para San Luis IX en más de una ocasión. En París construyó el refectorio y la capilla de la abadía de Saint-Germain-des-Près. Desde 1265 dirigió las obras de la catedral de Notre-Dame, y es autor de la Sainte Chapelle.

La Santa Capilla de París

La capilla inferior está dividida en tres naves delimitadas por arbotantes que soportan la tensión de la envergadura central. La capilla superior, tiene cerca de 20 m de altura. En planta mide 35 por 11 m.

El pórtico occidental, el rosetón, los pináculos y la aguja han sido reconstruidos en épocas recientes.
La nave principal es célebre por sus vidrieras, 15 vidrieras separadas por 15 columnas que se elevan 15 metros, hasta un techo policromado. Adosadas a las columnas que marcan los tramos, las estatuas de los doce apóstoles

Tiene dos capillas, una para la gente común en el nivel inferior, y la capilla superior en la que se guardaban las reliquias, entre las que se encuentra la corona de espinas.

El exterior: sobriedad del basamento y potencia de los contrafuertes. Coronando el techo de pizarra, se yergue la flecha de madera de cedro, es decir, la aguja de 33 metros de alto, realizada en el siglo XIX basándose réplica exacta.

Vidrieras

Sainte Chapelle

La bóveda parece estar flotando sobre las vidrieras, por lo que comentaba antes de reducir el muro a la mínima expresión posible. No da sensación de gran solidez.

Fueron precisamente las vidrieras, las que le dieron a la Sainte Chapelle, su justa reputación.

Son 600 metros cuadrados de vidrieras (dos tercios son originales, las demás, tuvieron que ser cambiadas por el deterioro), y son el mayor ejemplo del arte de las vidrieras del siglo XII. Predominan los rojos y los azules y cuentan desde la creación de la humanidad hasta su redención por Cristo, todo a través de la biblia.

Cada vidriera, dividida en ojivas alargadas, se lee de izquierda a derecha y de abajo arriba

Otras cosas interesantes

Durante la Revolución, la Sainte-Chapelle, símbolo de la realeza y de la religión, sufrió un deterioro importante, y a partir de 1846, comenzaron los trabajos para devolverle el esplendor perdido. Además las reliquias fueron dispersadas. Algunas desaparecieron, otras se conservan actualmente en el tesoro de Notre-Dame y en la Biblioteca nacional.

En fin, otra de las verdaderas maravillas de Paris, un motivo más para no perderse esta ciudad salpicada aquí y allá con obras maestra como está.

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.