Puente Alejandro III

Los que me leéis ya sabéis que Paris me encanta , es mi válvula de escape, es esa ciudad mágica que me lleva a caminar por sus calles con encanto, llenas de rincones aún por descubrir y con los que siempre me llevo alguna grata y nueva sorpresa y en la que puedo desconectar, aunque solo sea durante veinticuatro horas.

En este caso os voy a llevar hasta uno de los puentes más bellos sobre el Sena , el Puente de Alejandro III, que aunque carece del encanto de lo muy antiguo, ya que pertenece al siglo XIX , y tampoco goza de una ingeniería espectacular al estilo de otros muchos más modernos e innovadores.

Tiene algo que lo hace muy especial quizás sea su estructura formada por un solo arco de acero , que constituyó todo un reto para aquella época y que está perfectamente estudiada, tanto para el paso de los barcos, como para no romper las vistas de los monumentos aledaños o del Paseo de los Campos Elíseos o quizás las maravillosas vistas que lo enmarcan según vas cruzándolo hacia uno u otro lado.

Para mí es un puente elegante, con una elaborada decoración art nouveau y sobre todo goza de algunas de las más bellas y fotografiadas perspectivas de Paris

Dónde está el Puente Alejandro III

El Puente Alejandro III es un puente decorado con esmero, con un estilo propio de la Tercera República Francesa, que cruza con sus 110 metros el río Sena a su paso por París, siendo el más largo de la ciudad y es el nexo que une la explanada de Los Inválidos con el conjunto monumental formado por dicho puente, Le Grand Palais, actual museo de la Ciencia y Le Petit Palais, Museo de Bellas Artes , con su estilo Beaux-Arts, los edificios reflejan la novedad arquitectónica de los grandes acristalamientos de su cubierta, además de su estructura de hierro y acero.

Este conjunto está situado en el Distrito : Tour Eiffel / Trocadéro y para llegar lo mejor es utilizar el Metro: estación Invalides (Líneas 8 y 13), o ir caminando desde los Campos Elíseos o desde la Torre Eiffell por la orilla del Sena.

Hoteles baratos cerca de Puente Alejandro III
Booking.com

La historia del puente más largo de París

Inicialmente en su emplazamiento existía un puente colgante metálico , que se decide sustituir en 1896, para aliviar la que comienza a ser densa circulación parisina.

Su construcción se realiza conjuntamente con la creación de la actual avenida Winston Churchill y aseguraba una circulación continua entre los Invalidos y la avenida de los Champs-Elysées , pero sobre todo la idea principal es que se convirtiera en el símbolo urbano de la Exposición Universal de 1900, que se celebró en Paris.

La primera piedra fue puesta por el Zar Nicolás II de Rusia el 7 de octubre de 1896 , en presencia del presidente francés Félix Faure, con idea de homenajear la alianza estratégica franco-rusa, que también mantuvieron el Zar Alejandro III , a quién se dedicó el Puente en su momento – y el presidente de República, François Sadi Carnot.

Los arquitectos que participaron en la construcción del puente fueron Joseph Marie Cassien-Bernard y Gaston Cousin, y sus ingenieros fueron Amédée Alby y Jean Résal. Es una de las primeras estructuras prefabricadas del mundo, ya que parte de ella se fundió y forjó en Le Creusot, para ser transportada más tarde a París, donde se colocó sobre el Sena mediante una inmensa grúa.

Los arquitectos respetaron las instrucciones que se les dio sobre las medidas del puente, para que no afectaran la perspectiva de Los Inválidos y los Campos Elíseos y también para que la anchura del puente fuese proporcional a la de la Avenida Winston Churchill , además de que no existiese un gran número de arcos que entorpeciesen la navegación del río.

Las condiciones fueron aceptadas y el puente fue construido, convirtiéndose en un exponente de la arquitectura francesa de finales del siglo XIX y un símbolo de la Belle Époque . Cuenta con una anchura de 40 metros y un único arco de 109 metros de longitud.

El puente fue inaugurado por Émile Loubet el 14 de abril de 1900 , junto con la Exposición Universal de París. A cambio, los rusos levantaron el Puente de la Trinidad en San Petersburgo, capital de la Rusia de los zares, con los mismos protagonistas en la puesta de la primera piedra, el 24 de agosto de 1897.

En 1925, el puente formó parte de la Exposition Internationale des Arts Décoratifs et Industriels Modernes , y se instalaron en él varias carpas. En 1975, el Puente Alejandro III fue declarado monumento histórico de Francia.

La obra sufrió una restauración completa en 1991 , pero su aspecto no fue modificado. Durante una existencia de más de un siglo, el puente Alexandre III no ha sufrido prácticamente ninguna transformación salvo en su color. Hoy en día es gris perla, su color de origen.

El puente Alejandro III fue declarado Monumento Histórico en 1975 . Es Patrimonio Mundial, junto con las riveras del Sena y el París histórico.

Cómo es el Puente de Alejandro III y su entorno

Su único arco mide más de 100 metros y observando su estructura metálica por debajo te puedes hacer una idea de la complejidad del problema resuelto por los ingenieros : una curva ligera que deje paso para los barcos y no tenga mucha altura.

La decoración del puente resulta espectacular gracias a las cuatro columnas de 17 metros de altura situadas en sus extremos, coronadas por pegasos o caballos alados dorados de bronce en su parte superior-que se encuentran puestos en pie sobre sus patas traseras, representado las Artes, las Ciencias, el Comercio y la Industria ,A los pies de estas columnas hay estatuas que representan a la «Francia de Carlomagno», la «Francia Contemporánea», la «Francia de Luis XIV» y la «Francia Renacentista».

El otro elemento muy particular del puente de Alejandro III es su colección de treinta y dos candelabros de bronce , con un diseño un tanto barroco, que están situados en las barandillas iluminan el puente por la noche, y ofrecen una mirada romántica hacia Paris y el río Sena. Otro detalle decorativo son las guirnaldas de conchas y de flora marina suspendidas bajo la cornisa que permiten equilibrar el conjunto.

Como muestra de esta alianza de hermandad entre estas dos potencias nacionales que participaron en la construcción de este Puente, cuenta con unas estatuas que representan las Ninfas del Sena que representan a Francia y otras que dan vida a las Ninfas del Neva representando a Rusia.

Otros puentes de París

Los trece quilómetros del río Sena que atraviesan París, permiten contemplar más de 30 puentes de todo tipo de construcción, historia y tamaño, construidos desde los siglos XV al XIX, que nos permiten conocer a través de ellos la historia de la ciudad.

Algunos de ellos:

  • El Puente Real : Se dice que el rey Luis XIV lo ofreció a los parisinos al principios del siglo dieciocho.
  • Puente de la Concorde : Construido con las piedras de la cárcel de La Bastilla, destruida durante la revolución de mil setecientos ochenta y nueve. El puente conduce, a la izquierda al palacio Bourbon – l’Assemblée Nationale.
  • Puente del Alma : ha conservado a su derecha la escultura “el zuavo”. Los parisinos suelen medir el nivel del rio en las piernas del soldado. En Enero de mil novecientos diez durante las grandes inundaciones, el zuavo tenia agua hasta la barba. Famoso también porque debajo de él perdió la vida Lady Di, y fuera existe una escultura conmemorativa de dicho suceso.
  • Puente Debilly : A la derecha del puente Debilly, el palacio de Tokyo donde se puede visitar el museo de arte moderno y el de la fotografía. El palacio fue construido para la exposición de artes y técnicas en 1937
  • Puente Bir-Hakeim , es una realización de Eiffel tiene dos niveles: una para los coches y otro para el metro, existiendo una estación con el mismo nombre que es la más cercana a la Torre Eiffel.
  • Puente del Carrousel : fue construido en 1934. Es el último puente de sillones.
  • Puente de las Artes : conduce a la derecha al Instituto de Francia, sede entre otras de la Academia Francesa
  • Puente Saint Michel : conduce a la derecha al barrio latino, barrio de mucho ambian-te donde están los grandes colegios como la Sorbona
  • Puente del Arzobispado , el más bajo de Paris conduce a la izquierda al memorial de la deportación.
  • Puente de la Tournelle : presenta una estatua de Santa Genoveva, la santa patrona de la capital. A la derecha del puente está situado el famoso restaurante – La Tourd’Argent – Es aquí que se comió por primera vez, en Francia con un tenedor en el siglo dieciséis
  • Puente Sully : A la derecha del puente se encuentra el instituto del mundo árabe, centro cultural arabo-islámico. El muelle Saint Bernard con la Facultad de Ciencias y su pequeño museo al aire libre dedicado a la escultura contemporánea.
  • Puente de Austerlitz : situado cerca del jardín de las plantas .Desde el se observa un precioso panorama del ábside de la catedral de Notre Dâme.
  • Puente Marie : En él existe la tradición de cerrar los ojos y pasar debajo pensando en un deseo, que evidentemente quieres que se cumpla.
  • Puente Louis Philippe : A la derecha del puente se sitúa la iglesia Saint-Gervais Saint Prothais, muy conocida por su maravilloso órgano.
  • Le Pont Neuf : A pesar de su nombre es el más antiguo de Paris y además el primero que fue construido sin habitaciones en 1606.

Hay otros Puentes sobre el río : como : Pont National.; Pont Charles de Gaulle.; . Pont de Bercy.; Pont Mirebeau.; Pont Aval.; Pont du Garigliano.; Pont de Tolbiac ; Pont Rouelle.; Pont Amont.; Viaduc d´Austerlitz.; Passarelle Simone de Beauvoir.

Creo que la mejor forma de disfrutar de los puentes es realizar un paseo por el Sena a bordo de «Les Bateaux Mouches» u otra línea similar , bellísimo a última hora de la tarde.

En definitiva

Puente Alejandro III

Paris siempre será Paris, y este Puente es solo una de las pequeñas joyas que encierra la capital francesa . Con su cuidada estructura y ornamentación, es sin duda una bella muestra arquitectónica.

Pero tiene algo más, desde este Puente además podrás disfrutar de algunas de las mejores panorámicas fotográficas de la ciudad, con su eje imaginario hacia la Torre Eiffel o su perspectiva hasta la explanada de los Inválidos o como entrada a Le Petit y Le Grand Palais, muestras de la arquitectura beaux arts y que forman conjunto monumental con esta bella pasarela sobre el Sena.

El Paseo nocturno por este Puente siempre lo recordarás por sus candelabros iluminados, el reflejo del alumbrado en el agua del río y por supuesto esa especie de «obelisco» luminoso que es la Torre Eiffel en pespectiva marcada por las luces de su estructura, lo que lo convierte en uno de los lugares más románticos de la ciudad.

Pasear por Paris siempre es un placer que encierra lugares con magia y el Puente de Alejandro III es uno de ellos

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.