Como cada año, éste también he vuelto a LA NAO. En toda nuestra costa se puede disfrutar de muchos cabos y muchas vistas del mar desde las alturas, pero esta es una de las más hermosas.

A muy poca distancia de Jávea se encuentra el Cabo de La Nao, un recorrido por carreteritas que dan acceso a chalets, villas, mansiones…..y a calas maravillosas, he de reconocer que las costas de Jávea son de las más bellas del Levante español. 

Llegar la verdad cuesta un poco, tienes que pasar toda Jávea y continuar por la carretera paralela al Arenal, durante el trayecto hay un desvío y luego una larga subida entre pinos, chalets y casas de campo. Se disfruta bastante con el trayecto.

Corroídos por la envidia (al menos yo) llegamos a nuestro destino, un saliente de tierra bordeado de mar y donde nos encontramos con un faro (indispensable en cualquier cabo que se precie) dos restaurantes y unas vistas que yo no me canso de observar desde un pequeño mirador que hay medio escondido justo a la derecha del «MIRADOR-Restaurante», por supuesto no hay que perderse contemplar el paisaje desde la terraza-voladizo si es que no sopla el viento y está cerrada y siempre que sea a partir de las 7 de la tarde que es cuando abren….

Las vistas en el Cabo de la Nao son espectaculares. Y cuando te asomas y miras hacia abajo una sensación de vértigo te recorre todo el cuerpo, está realmente alto y las gaviotas vuelan bajo tu mirada, las olas rompen sobre la roca y un pequeño islote, con una forma que da alas a la imaginación, sirve de plataforma para el aterrizaje y descanso de las aves. Una vez te has acostumbrado a la altura disfrutas mucho más del momento, incluso si el mar está tranquilo se ven los peces nadando tranquilamente por un fondo irregular y lleno de rocas.

Levantas la vista y ves un mar interminable, un azul tan intenso que se pierde la diferente entre cielo y agua, respiras hondo y dejas que tus pulmones se llenen de ese olor tan inconfundible a mar, a sal, a libertad….

Cabo de la Nao, ¿dónde está?
Booking.com

El guarda del faro nos dijo que los días que son extraordinariamente claros se pueden ver las islas.

También a mano izquierda hay otro balcón pero nada comparable, la vista ¡¡fantástica¡¡ es la OTRA…

Un poco más arriba junto al faro hay otro restaurante super-guay pero al que solo puedes entrar si vas a comer-cenar… nada de mirar.

cabo de la nao

No hay mucho más que contar de este lugar pero para mi ha pasado a ser «visita obligada» cada verano, cuando desde la terraza de El Mirador y con una cerveza fresquita en la mano doy riendo suelta a mi imaginación y me veo surcando el mar en un velero y contemplado el paisaje desde el otro lado o simplemente…… desde cualquiera de las «casitas» que salpican los acantilados….

Cabo de la Nao es un sitio mágico, que enciende todos tus sentidos y te deja una gran sensación de paz y tranquilidad. Te invade la sensación de quererte quedar con ese momento para siempre, te sientas en las rocas y vuelves a admirar el paisaje y quieres capturarlo, como el que guarda un foto en su álbum más preciado.

A mi me encantan los cabos, me parecen lugares mágicos desde donde puedes divisar el mundo. Este en concreto si tienes la oportunidad no dudes en ir, no te arrepentirás.