En esta ocasión voy a hablar de Teulada Moraira, pueblo donde resido actualmente, en el que llevo ya diecisiete años, prácticamente toda la vida.

Se trata de un municipio situado al norte de la provincia de Alicante, concretamente en la comarca de la Marina Alta, en la que destaca por ser el cuarto más grande en cuanto a población, por detrás de Denia, que es la capital, Jávea y Calpe. No es un municipio excesivamente grande en cuanto a extensión, pero destaca por la cantidad de playas que posee en la zona de Moraira, de ahí su nombre completo.

Se trata de un término que combina a la perfección su espectacular zona de costa con preciosas playas, tanto de arena como de roca, sus acantilados y sus montañas a muy pocos kilómetros de la costa.

Es famosa por la cantidad de turismo que acude, sobre todo en época estival, de ahí que base la mayor parte de su economía en este sector. La mayor parte de los turistas acuden del centro y norte de Europa, de los que muchos han sido conquistados por su encanto y han decidido quedarse a vivir durante todo el año, cambiando así su frío clima por el tan agradable clima mediterraneo de esta zona.

Datos del municipio

Su superficie es de 32,24 kilómetros cuadrados.

Su población es de 14236 habitantes, de los que el 60,37% es de nacionalidad extranjera, predominando la nacionalidad británica y la alemana.

Hoteles cerca de Teulada Moraira
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Alicante
Buscar

Tiene una densidad de población de 441,56 habitantes por kilómetro cuadrado.

Limita con los municipios de Benissa, Benitachell, Jávea, Denia y Gata de Gorgos.

Un poco de historia

Como demuestran su gran número de yacimientos arqueológicos, este enclave mediterráneo ha sido habitado desde tiempos remotos. Su principal muestra es la Cova de la Cendra, una de las más importantes de todo el Mediterráneo, situada cerca del Cap d’Or, a medio camino de los preciosos acantilados de la zona. Esta cueva demuestra la presencia del hombre desde entre 15000 y 20000 años antes de Cristo.

Otros yacimientos más tardíos son los de Morro del Castellar, Tossal de la Font Santa, Cova de les Rates, Punta de Moraira, etc., de la época de Bronce.

En la época de la conquista cristiana, Teulada era una alquería musulmana, mientras que Moraira era un pequeño puerto.

Se incorpora a la Corona de Aragón entre 1270 y 1280 llegando así sus primeros pobladores cristianos.
En 1386 consigue ser término municipal independiente de los colindantes, llegando a unos 300 habitantes.

Tras la muerte del conde de Denia, en en el siglo XV pasó a ser de la Corona y se convirtió en Villa Real durante aproximadamente medio siglo. Finalmente pasó a manos de los marqueses de Ariza, que fueron sus señores hasta que desapareció el régimen señorial.

En los primeros años del siglo XX, la economía estaba basada en la agricultura y debido a una epidemia muchos se vieron obligados a emigrar hacia a América y el norte de África, lo que produjo una bajada en la población, volviéndose a recuperar en la década de los 60.

Pero es finalmente en las décadas de los 70 y 80 cuando realmente Teulada-Moraira se transforma en lo que es hoy, transformándose en un centro de turismo conocido internacionalmente.

Playas

Este enclave mediterráneo posee playas muy diversas y con una belleza y encanto muy especiales. Son pequeñas calas que se encuentran la mayoría entre los acantilados existentes. En su mayoría son playas de roca, pero debido al boom turístico muchas se han transformado en playas de arena, mucho más atractivas para los turistas, sobre todo para las familias.

Las más importantes de son las de arena, encontrándose todas en la zona de Moraira o muy cerca de ella.

La más importante es la playa de L’Ampolla, situada en el centro de Moraira, cerca de su Castillo, es la más grande y a la que más gente acude. En segundo lugar se encuentra la de Les Plajetes, que está situada cerca de la anterior, de camino por la carretera que nos lleva a Calpe, es bastante más pequeña, pero también muy concurrida en época estival. Un poco más lejana se encuentra la del Portet, que está situada en un pequeño núcleo de población, debajo del Cap d’Or, está es algo más grande que la anterior, pero muy estrecha, es quizás la más bella de las tres.

Por otro lado están las calas de roca, destacando como las más importantes la playa de L’Andragó o la Punta de la Estrella, situadas ambas en la carretera de Calpe, son mucho más tranquilas y bastante distintas de las anteriores, son adecuadas para la gente a la que le guste nadar libremente en el mar sin agobios. También existe otra cala muy especial, pero muy poco conocida, debido a su difícil acceso, de la que hablaré más abajo, es la Cala Llebeig.

A la hora de comer, pues hay de todo y para todos los bolsillos. Para la opción económica, el chino que hay enfrente del Castillo (en el Paseo marítimo de Moraira), hace un pato pekin de muerte, con un menú de 7-8 euros, comes de maravilla; aunque si lo tuyo es cocina valenciana: Xambel o Racó de l’arròs. En el primero, no dejes de probar el arròs a banda, y en el segundo, la paella (Aunque prepara 30 euros por cabeza). Eso sí, vale la pena. Ahí es donde solemos ir nosotros, aunque la oferta es muy grande y para todos los bolsillos.

Monumentos y lugares de interés

  • Iglesia de Santa Catalina: iglesia del siglo XVI, construida sobre una antigua iglesia gótica que fue construida entre los siglos XIV y XV.
  • Sala de Jurats i Justicia de Teulada: construida alrededor de 1620, sirvió también de lonja de contratación y comercial.
  • Castillo de Moraira: situado dominando la playa de L’Ampolla, data del siglo XVIII, consta de un foso sobre el que se supone hubo un puente levadizo.
  • Torre de Cap d’Or: situada en el punto más alto del Cap d’Or, fue construida en 1563 por orden de Felipe II para proteger la zona de los piratas berberiscos.
  • Ermita de San Vicente Ferrer: construida en el siglo XVIII dedicada al patrón San Vicente Ferrer.
  • Ermita de la Divina Pastora: no se sabe a ciencia cierta la época de su construcción, pero fue reformada en 1861.
  • Ermita de la Font Santa: su origen es del siglo XV, cuando según la tradición local San Vicente Ferrer hizo uno de sus milagros e hizo brotar el agua, pero su edificio actual fue construido a mediados del siglo XIX.

Fiestas

  • Fiestas patronales de Teulada: en honor a San Vicente Ferrer, se celebran entre abril y mayo, siempre siendo el día de San Vicente el lunes siguiente al lunes de Pascua. Duran algo más de una semana, y engloba desde actos puramente religiosos con sus misas y procesiones, pasando por actos festivos de todo tipo, como conciertos, paellas gigantes, cabalgatas,.., hasta llegar a los actos taurinos finales, tan típicos de la zona.
  • Fiestas en honor de Santa Catalina: se celebran el 25 de noviembre y además de los actos religiosos, también se organiza el sábado más cercano a ese día una comida popular.
  • Fiestas patronales de Morarira: en honor a la Virgen de los Desamparados y a la del Carmen, en los días 15 y 16 de julio; son un atractivo turístico más, debido a la fecha y destacan los famosos bous a la mar en el que los toros caen en más de una ocasión al agua del puerto.
  • Moros y cristianos: Se celebran en la primera quincena de junio en Moraira.
  • Fiesta del Moscatel: se celebra el primer sábado de septiembre y es en honor de los viñedos del municipio, uno de sus principales sustentos hace algunas décadas.

Rutas

También voy a hablaros brevemente de dos posibles rutas locales de pequeño recorrido para los que como yo amen la montaña y quieran contrastar un poco con la playa.

  • La cala Llebeig: es la cala que he nombrado un poco más arriba y a la que sólo se puede acceder a ella andando a través de una senda que discurre por un barranco, el Barranc de la Viuda, o también cabe la posibilidad de hacerlo con barco. Es un trayecto muy sencillo, que solo tiene como dificultad alguna roca un poco resbaladiza y se recorre en una hora y media aproximadamente entre ida y vuelta. Cabe la posibilidad de hacerla en verano y aprovechar para darse un muy agradable baño en la cala.
  • Torre de vigía del Cap d’Or: es algo más complicada que la anterior, debido al desnivel que hay que salvar, pero no es nada del otro mundo. Se empieza desde el Portet, aunque se puede llegar más arriba con coche si no se quiere andar por el asfalto, discurre por una senda muy bien señalizada y al llegar arriba se disfruta de unas vistas espectaculares, se tarda alrededor de una hora en llegar. En la bajada nos podemos desviar hacia la Cova de la Cendra, a la que nos lleva un pequeño pero abrupto descenso. Otra posibilidad para los más osados y valientes es continuar a partir de esta última cueva hacia los acantilados, pasando por lugares un poco peligrosos y ayudándonos en ocasiones de cuerdas fijadas a la roca, es un poco más complicado pero vale la pena por la belleza de esa zona.

Para finalizar, decir que estáis todos invitados a visitarlo y disfrutar de sus playas, sus montañas o sus fiestas, lo que más os guste, y si necesitáis saber algo más estoy a vuestra disposición.

Espero que esta opinión de Teulada Moraira os haya servido de ayuda, supongo que la mejor época es verano para poder disfrutar de la playa o de las piscinas y también porque habrá más jaleo de gente (o no para los que quieran tranquilidad) yo me lo pasé muy bien con mis amigos y no nos resultó muy caro (mas o menos una semana sobre 160 euros por persona, en total todas las casas rondaban sobre los 1500 euros para alquilar).