Vuelvo a hablaros de otro punto fuerte de mi ciudad, o más bien punto neurálgico de Alicante. Se trata de un paseo muy particular y original, que está en el centro de la ciudad, la EXPLANADA DE ESPAÑA. Supongo a muchos de vosotros os sonará…

En su día, ya dijo Juan Gil Albert (poeta nacido en Alcoy) : «Estar en Alicante, es estar en la Explanada», y no dijo ninguna mentira, ya que este paseo del que hoy quiero hablaros, es la esencia de la capital de la costa blanca, y recoge algunas formas y maneras de la forma de ser de los que habitamos este punto del este español.

Es probablemente una de las postales más conocidas de Alicante, junto al castillo de Santa Bárbara (además claro está del san benito que no nos quitaremos nunca de que esto es tierra de sol y playa, que no me molestas ni es mentira pero es insuficiente) a la par que ineludible para el visitante, darse un paseo, antes de comer, y tomarte el aperitivo en alguna de sus terrazas.

Es para Alicante uno de sus puntos neurálgicos, y por supuesto punto de encuentro de muchos alicantinos, cualquier día de la semana, a cualquier hora, aunque la afluencia se convierte es masiva, las mañanas de los domingos y los días festivos, en que se convierte en pasarela y paseo para tomar el sol, y las noches de los sábados, auqeue en este caso es más fortuito, ya que la Explanada queda justo en medio de tres de las zonas de pubs de alicante, la zona, el barrio y el puerto.

En la Explanada huele a mar, y sería raro de otra forma, ya que a apenas unos metros de la Explanada está el puerto deportivo, y un poco más hacia arriba, la Playa del centro, es decir la Playa del Postiguet. Hasta hace solo unos años, la lonja de pescado funcionaba, los pesqueros entraban «hasta la cocina», pero todo eso se ha cambiado de lugar, para dejar despejada y solo como ocio esta zona.

Es un paseo pensado y hecho por y para los alicantinos, construido a la forma y manera de nosotros, resumen perfecto de los levantinos. Cuatro filas de palmeras que la franquean de arriba abajo, sol que entra una cantidad enorme de días al año, y como os decía, olor a salitre, es decir, olor a mar, el suelo formando olas, colores contrastados y atrevidos, terrazas…como veis, es Alicante hecha paseo.

Hoteles cerca de La Explanada de España
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Alicante
Buscar

Dónde está

La Explanada de España acompaña todo el puerto deportivo de Alicante paralelamente, es decir, paseando por ella, paseas a pocos metros del Mar, que está en pleno centro de la capital levantina.

Para situarla dentro del entramado loco de la ciudad blanca, os diré que limita con ella por sus cuatro costados:

  • Al Este, es decir hacia el mar, y justo ante de que este tome forma de puerto salpicado de cientos de yates a primera vista, y de buques de carga en el fondo de la postal, está el Paseo del conde Vallellano, una avenida de gran afluencia de tráfico por ser una de las entradas naturales a la ciudad. Los atascos en este punto, suelen ser desesperantes, y raro es el día, que no hay guardias de tráfico para poner algo de orden.
  • Al Norte, está la Plaza Puerta del Mar, llamada así porque está en el lugar exacto donde estuvo, cuando Alicante era una ciudad amurallada, la puerta que daba acceso al puerto de Alicante. A continuación de la misma, está la Avenida de Juan Bautista Lafora, y continuando por ella, a pocos metros se encuentra la famosa playa del Postiguet, y la salida hacia las demás playas de Alicante, como San Juan y la Albufereta.
  • Al sur, se encuentra un parque, de dimensiones parecidas a la Explanada, El Parque Canalejas, que alberga árboles centenarios, que apenas dejan pasar el sol al suelo, y que a su fin por el sur, va a dar a otra parte del puerto alicantino. Este parque bien podría merecer por si solo, una opinión.
  • Al oeste de la Explanada no hay calle propiamente dicha, si no ella misma, puesto que la delimitan edificios de todo tipo (bancos, restaurantes, bares, terrazas, comercios…), destacando entre todos ellos, el edificio de la Casa Carbonell, que como en el caso del parque de Canalejas, merece una opinión para ella sola, y es, para la mayoría de los alicantinos, la niña de nuestros ojos.

Una de las avenidas principales, que dan a la Explanada, es decir, perpendicular a esta, es la Rambla de Méndez Núñez, una de las bajadas naturales al mar, y uno de los centros neurálgicos de la ciudad.

En la esquina que forman la Casa Carbonell y la Plaza Puerta del Mar, hay una estrecha calle, la calle Cervantes, que va a dar en un cortísimo recorrido, a la Plaza del Ayuntamiento, y por supuesto al Ayuntamiento de Alicante.

Cómo llegar a la Explanada de España

Si estás en la capital, no hay nada más sencillo que llegar a la Explanada, ya que te encuentres donde te encuentres, solo tienes que «bajar», ya que como es obvio, alicante está en cuesta, es decir, hundida hacia el Mar, y como la Explanada está a poquísimos metros de él, las calles hacia ella, son bajadas, suaves eso sí.

Para llegar en transporte público, hay dos opciones, una la del autobús, ya que muchos de ellos, tienen como cabecera o como punto de paso la Plaza del Mar, justo donde empieza la Explanada, por ejemplo los que hace el extrarradio que vienen desde el cabo de las huertas o desde la playa de san Juan (21, 22…) tienen su cabecera ahí, al igual que otros que son metropolitanos y se adentran en algunos de los barrios de la ciudad, (el 02, el 05…) y por otro lado el tranvía del que ya os hable en la anterior opinión de la Plaza de los Luceros, y que tiene (de momento) como parada final, precisamente la Explanada.

En coche es más bien un poco locura más que nada por el aparcamiento, pero se puede intentar, dejándolo por supuesto! Aparcado en unos de los parking del puerto donde la hora se paga a oro. Aparcar en la calle, pues hombre imposible no es, pero a lo largo de la Explanada no existe esa posibilidad, tendría que ser bordeando Canalejas.

Descripción

La Explanada está compuesta digamos por una calle central, y dos laterales, sin separación entre ellas por más que filas de palmeras, y la cual por supuesto está completamente cerrada al tráfico a motor. La calle central es la más ancha, y las dos laterales son exactamente iguales, algo más estrechas que la espina dorsal.

Hay cuatro filas de palmeras, las dos que os comentaba en el párrafo anterior que hacen las veces de alto balizamiento para separar las teóricas tres calles que la componen, y las dos filas exteriores, que la separan por el este del paseo Conde Vallellano por donde si circula el tráfico, y por el oeste, separándola de los edificios y su acera correspondiente.

Las cuatro filas de palmeras de las que os hablo, han constituido un verdadero problema para la conservación de la Explanada, ya que sus grandes raíces, curvan en forma de auténticos badenes el pavimento tricolor, y si se les deja algo más de tiempo, lo acaban quebrando ineludiblemente. Esto llegó a crear un debate de si deberían probar otro tipo de decoración vegetal, para eludir el trastorno que ejercen las palmeras a la Explanada, pero creo que aún hoy hay gente que se sigue riendo de la descabellada propuesta… ¿El más importante paseo alicantino sin palmeras? Va a ser que no señores.

En fin, que como quitarlas, no es una opción, cada cierto número de años, deben cerrar la Explanada a los peatones, (no hay un periodo exacto de años, simplemente cuando ya es demasiado evidente el abombamiento junto a las palmeras del pavimento). Cierran como digo durante un tiempo, quitan las teselas estropeadas, recortan y a pavimentar. La última lavada de cara fue hace un par de años, pero no fue completa, de la última de esas, hace muchos años.

La Explanada mide alrededor de medio kilómetro de longitud, que parece alargarse medio más a través del ya mencionado parque de Canalejas, y que están separados por una pequeña rotonda muy concurrida en medio de la cual está el monumento a Canalejas.

El suelo

Sí, el suelo merece un apartado aparte en está opinión, por ser el verdadero punto fuerte de este paseo. Ni palmeras, ni su cercanía al puerto, ni sus vistas, ni los peculiares edificios que la acompañan, ni terrazas…No, lo que verdaderamente hace especial este paseo, es su suelo…lo que hace que de de ser un paseo más, para convertirse en el paseo.

La explanada es un DESCOMUNAL MOSAICO, hecho con alrededor de 6 millones y medio de teselas cuadradas de una medida aproximada de 4 x 4 centímetros y de tres colores:

  • Rojo Alicante > Curioso que se llame así el color. Es un grana apagado, manchado en suaves blancos.
  • Crema marfil > Típico color que quiere ser blanco y no es, y quiere ser crema y no es…en medio de ambos.
  • Negro marquina > Negro como su nombre indica, pero azulado.

Bueno, pues estas más de 6 millones de piezas, forma como decía, un enorme mosaico, que imita las olas del Mar Mediterráneo, tan unido a Alicante en absolutamente todo. La recreación de esas olas del mar, es en forma de ondas bastante marcadas (ver fotos adjuntas a esta opinión), y en una especie de zigzag redondeado, es decir, una onda arriba y otra abajo, formando filas, una blanca, otra roja, otra azul-negra.

¿Qué hay en La Explanada?

Varias cosas, por supuesto. Empezamos desde su ubicación más lejana a Plaza Puerta del Mar, es decir, por el sur de la Explanada. Nada más entrar están las casetas de los hippies, alrededor de 15, donde se venden objetos de decoración, ropa, llaveros, recuerdos de Alicante, cosas hechas a mano, bisutería…los hippies estaban antes en el paseo del doctor Gadea, perpendicular al Parque Canalejas.

Justo al terminar las casetas, está el Auditorio la Concha, que es donde cada domingo dan conciertos la banda municipal de Alicante, y que es llamada así por su peculiar forma de crustáceo abierto.

A partir de ahí, en principio no hay nada que esté perpetuo, eso sí, el top manta tiene su punto álgido en la Explanada. Pero además de esto, hay puestecitos improvisados donde hacen trenzas y rastas, donde te hacen en unos 15 minutos tu caricatura o tu retrato…

Al final del paseo, es decir, al norte de la Explanada y en su punto más cercano a la playa del Postiguet, está el kiosco de Peret, que es una heladería que creo que se fundó antes que la ciudad misma, y que no es superable por más que busquéis.

Todo lo mencionado anteriormente, es en la calle central de la Explanada, pero en el lateral que da a los bajos de los edificios, está el primer McDonals que se abrió en Alicante, el Burguer king, un par de pizzerías, algunos baretos, y un par de terrazas para hacerse la copa de rigor.

Vistas

La verdad es que habría que decir bastante poco a este respecto, ya que con decir unos cuantos adjetivos como impresionantes, únicas, o espectaculares, estaría todo dicho. ¿Qué exagero? Bueno, para gustos están los colores, y ¿Por qué no? también las vistas, pero dentro de que es fácil caer en la calificación hacia mí, de subjetiva, os aseguro que esta vez no es así, es pura objetividad el como las califico. Veréis…

Te sitúas en la explanada, y miras hacia el Norte, es decir, tienes en tu costado derecho el puerto, y ¿Qué se ve? Pues nada menos que el espectacular Castillo de Santa Bárbara (del cual ya escribí en su día una opinión) y que es una fortaleza árabe, a la que desgraciadamente los medios de comunicación no han hecho ni puto caso, pero que esconde una belleza y sus muros tienen escrita una cantidad enorme de historia relevante para el país, a la par que una singular belleza de su piedra natural, que si se mira desde la playa parece la cara de un oro.

Si giras hacia tu derecha, y te quedas mirando al este, lo ya mencionado, el puerto deportivo de Alicante, y más al fondo y por tanto menos a la vista el puerto mercante. Los cientos de «palos» de las embarcaciones en el puerto, con las siempre presentes gaviotas y palomas, hacen una estampa relajante y siempre agradable de ver.

Si sigues girando, y te sitúas mirando al sur, con tu costado izquierdo mirando al mar, está el Parque Canalejas, un enorme paseo, donde apenas entra el sol, gracias a los enormes ficus centenarios, que hace de sombrillas naturales.

Por último, mirando al oeste, y por tanto dando la espalda al mar, hay una serie de edificios, y entre todos ellos destaca el que está justo en su extremo por el norte, la Casa Carbonell…un edificio del siglo XIX, blanco inmaculado, con dos cúpulas y sus respectivas agujas apuntando al cielo alicantino. Esta casa, es motivo de adoración por parte de los habitantes de esta ciudad levantina.

Origen

Cuando el siglo XIX, ya estaba algo entrado en añitos pero sin dejar de ser joven, más concretamente en los años 30 de dicho siglo, hubo que poner un poquito de orden en Alicante, recién estrenada su «capitanía» levantina tenía que tener algunas cosas mejoradas, y una de ellas fue nivelar los terrenos que precedían al muelle de carga del puerto de Alicante. Una vez hecho esto, es decir, una vez uniforme y liso el terreno que menciono, quedo un espacio junto al puerto que no iba a ser utilizado por este, por lo que quedo en principio como un simple paseo junto al puerto.

Malecón

Nadie sabe muy bien porque, Alicante se erigió como una de las capitales progresistas y demócratas, en el segundo cuarto del siglo XIX, con Isabel II como regente de España, cuando e alcalde alicantino era Eleuterio Maisonnave y en la época en que cambiábamos de presidente cada año como mucho (pero esto, ya es otra historia), unos y otros consideraron que la mejor forma de acabar con la «tontería» en Alicante, era fusilar a unos cuantos rebeldes, en concreto a 24 en el malecón…que no era si no la actual Explanada de España.

De hecho, en el himno de Alicante aparece en una de las frases, que como es lógico, no se ha cambiado porque haya cambiado el nombre del paseo, aunque mucha gente de aquí, no sabe exactamente que es el malecón cuando lo citan en el himno…

«Es la millor terra del món
així un poeta en va dir
¡En el passeig del Malecó
no haurá qui puga competir»

Paseo de los Mártires

El hecho relatado anteriormente, no sentó nada bien a los alicantinos y por extensión al resto de España que ansiaba libertad. Así cada 8 de marzo, conmemorando los fusilamientos de 1844, se recordaba a los 24 muertos, llamados mártires…de ahí surgió la iniciativa de llamar al antiguo malecón, Paseo de los mártires, nombre que siguió recibiendo hasta el final de la guerra civil española en 1939, cuando pasó a llamarse, Explanada de España, nombre que aun hoy recibe.

Construcción

En 1957, se pensó que el paseo estaba demasiado céntrico y era una postal demasiado evidente como para tenerlo como estaba, por lo que se empezaron las obras de maquillaje en base al impresionante proyecto del arquitecto alicantino José Guardiola Picó puesto que estaba más que a la altura de la posición que tenía el paseo…y tenía previsto el buen hombre un gigantesco mosaico que tenemos hoy en día, en tres colores como ya he dicho, y simulando las olas de mar, como no podía ser de otra forma en una ciudad que nació, creció y sigue viviendo en torno al mar en una cercanía casi excesiva.

Se usaron para tal obra, exactamente 6.600.000 teselas de mármol, que dan forma al mosaico de medio kilómetro de longitud, que ha sido desde entonces totalmente reformada, en dos ocasiones. Las demás veces que han tenido que intervenir los conservadores, ha sido para parchear, las grietas que provocan las palmeras.

José Guardiola Picó

Arquitecto alicantino, que junto a otros que compartían profesión con él, y otros como algunos médicos, después de un importante estudio del centro de la capital levantina, llegaron todos a la conclusión de la que ciudad no era limpia y por tanto no era sana.

El sistema de alcantarillado era deficiente e insuficiente y unos lagos que se formaban cerca del puerto de las aguas fluviales, era un foco de infecciones. Con permiso del ayuntamiento de Alicante, y basándose en los estudios de los, valga la redundancia, estudiosos de la situación de Alicante, entre ellos José Guardiola Picó, se comenzó la reforma que llevaría muchos años de trabajo, para la mejora de la salud de los alicantinos. Así pues la remodelación del puerto, para hacerlo limpio duraron 15 años desde 1901, hasta 1916.

Estas remodelaciones y otras, tuvieron un coste tan elevado, que el ayuntamiento no podía hacer frente si no a una pequeña parte por lo que intervino el estado.

El éxito de la profunda lavada de cara que impulsó, entre otros Jose Guardiola Picó, le garantizó la confianza de las instituciones alicantinas, que no dudaron en ofrecerle a él, varias remodelaciones más en la ciudad, así como los proyectos de construcción de punto importantes de la ciudad, como el Portal del Elche, que está en medio de la Rambla de Méndez Núñez, o los proyectos de varios mercados de a ciudad.

Mi opinión sobre La Explanada

En este punto de la opinión, creo que estoy en un 50% – 50%, (como buena libra que soy, nivelando en balanza) entre objetividad y subjetividad. Por un lado se que tiene que salir a flote el amor que tengo por mi tierra, y por extensión a esto, a los puntos «calientes» de la misma, como por ejemplo a la Explanada…pero por otro dudo mucho que quien la haya visitado, pueda decir alguna mala palabra de ella, (que no de lo que pase encima de ella, ojito).

Bueno, al grano que es lo que yo opinó sobre ella. Sencillamente si no estuviera, habría que inventarla…no creo que lo alicantinos conciban la ciudad sin ella, si sus puestos, sus sillas, y su mosaico que enamora. Es necesaria, así de simple o de complejo según se mire…simple porque es fácil saber lo que significa la palabra necesaria, y complejo, porque a veces supongo que es difícil entender el amor por algo material.

Para mí, la Explanada, además de necesaria, e ineludible para alicantinos y visitantes, tiene otros calificativos, que son los que me salen si pienso en ella…es grande o no, mejor grandiosa, si, ese adjetivo se adecua más a como es y sobretodo a como la veo, yo, es original, es genuina, es única, espectacular, admirable, vistosa, brillante, sencilla, complicada, suave por las ondas, brusca por el contraste de color…Xe! Que si ya la has visto sabes de lo que hablo, y si no, ya sabes que has de hacer, si al leer esto tienes ganas de quitarme la razón.

Proximidades – Ocio

Cruzando un simple paso de peatones desde la Explanada, te encuentras ya en el puerto de Alicante, que es una zona de ocio. Por el día restaurantes de todo tipo, desde pizzerías, freidurías, bocaterías…hasta sitios verdaderamente selectos donde comerte una paella o un arroz del enorme abanico de los mismos que forma la gastronomía alicantina.

Por la noche, es uno de los puntos de fiesta de la ciudad, el más nuevo de todos. Pubs, discotecas, cafeterías baretos, sitios de pikoteo…todo tipo de lugares, grandes y pequeños, con todos los estilos de música más o menos bailables…eso sí, cuidadito con los bolsos y con meterte en algún tipo de disputa que no es difícil que acaben 3 o 4 en comisaría.

Justo al otro extremo de la Explanada, es decir, pasando Canalejas, está la antigua Lonja de pescado, actual sala de exposiciones, que entre otras albergó la increíble exposición del faraón, SIIIII estuvo primero en ALICANTE SIIIII. Todo el año está abierta, y solo cierra al público en los días en que tienen que sacar piezas de una, para meter las de la siguiente.

Muy muy cerca de la Lonja, esta el Panomamis, un centro comercial, con otra tanta de bares, cafeterías, restaurantes, y demás sitios donde saciar gula, además de tiendas de ropa, deportivas, de juguetes, y unas salas de cine con las butacas cómodas como en pocos sitios (eso es importante por si la película es asquerosa, que me ha pasado más de una vez sobar en el cine).

Como no, la playa, sitio de ocio para muchísima gente, eso sí, absolutamente masificada, cosa comprensible estando en el mismo corazón de la ciudad. Se trata de la playa del Postiguet (llamada así por que la puerta de la muralla…bueno ya os lo contaré, venga va, os lo cuento ahora…una de las puertas de la muralla que cercaba la ciudad, daba justo a la Playa, y como la puerta era un postigo, pues apañándolo al valenciano y eso, salió Postiguet 🙂

Curiosidades

Explanada de España en Alicante

  • En la Explanada hay bancos de piedra sin respaldo, dispersos por las calles laterales, es decir las estrechas que acompañan a la calle central, como es lógico, pero la auténtica estrella para aposentar posaderas en la Explanada, es la silla de madera. Hay muchas, muchísimas, puestas aquí y allá. Son sillas convencionales, y como decía, de madera, aunque antes estaban pintadas de colores (algunas rojas y verdes, otras azules y amarillas…), y en el respaldo por detrás, (donde en las pelis pone director) ponía Alicante, pero como tienen de vez en cuando que ir reponiéndolas por roturas, desperfectos y también robos, pues optaron por no pintarlas, por ahorrarse ese trabajo.
  • La Explanada es un mosaico hecho de teselas, y en la que solo se utilizaron 3 colores. Uno de ellos es una especie de grana apagado, y su nombre es Rojo Alicante.
  • La Explanada, se llamó antes Malecón (donde fusilaban) y paseo de los mártires (en homenaje a los fusilados).
  • La Explanada se encuentra a 0 metros sobre el nivel del mar. Cuando una vez cada 8 o 10 años, tenemos inundaciones en Alicante como consecuencia de la gota fría, la Explanada es un punto que se inunda si o si, puesto que las calles perpendiculares que dan a ella, son ramblas naturales. Tanto es así, que de todas ellas, la más importante se llama la Rambla.
  • Puedes en unos 15 minutitos, sentarte «a la fresca» en el paseo y que mientras te hagan una caricatura o un retrato, e incluso que te hagan trencitas 🙂