Esta vez vengo a hablaros de algo de mi ciudad, el Castillo de Santa Bárbara de Alicante, una verdadera referencia para la ciudad, en un inmejorable emplazamiento y con unas vistas espectaculares.

No quiero extenderme demasiado en cuanto a la historia o características del castillo, porque podría ser demasiado amplia, por lo que solo hablaré de pasada, y de los acontecimientos más significativos.

Cómo llegar

Podéis acceder al Castillo de Santa Bárbara en vehículo, andando o subiendo en ascensor.

El castillo ocupa toda la cumbre y buena parte de la ladera del monte Benacantil (166 metros). Lo encontraréis fácilmente.

Hay un camino que asciende hasta él por el que pueden transitar vehículos. Está bien señalizado. En la ascensión si vais en coche o autobús seguramente sentiréis vértigo.

Si realizáis el camino a pie no os costará demasiado llegar y os aseguro que la excursión merece la pena.

Hoteles cerca de Castillo de Santa Bárbara
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Alicante
Buscar

Si os decidís por la subida en ascensor, deberéis atravesar un túnel que se encuentra en la Avenida Jovellanos frente a la Playa Postiguet. El precio del trayecto (subida y bajada) creo que era cercano a los 3 €. El horario de invierno del ascensor es de 9 h. a 19 h. El horario de verano es de 10 h. a 20 h.

Historia del Castillo de Santa Bárbara

En los alrededores del castillo, se han encontrado todo tipo de restos arqueológicos pertenecientes a distintas épocas, tales como la edad de bronce, o la época romana, y es que no hay que olvidar que los primeros indicios de vida en la ciudad de Alicante, se centran donde hoy está el castillo y en el céntrico barrio de Benalua.

Pero el castillo, que no así los indicios de ocupación humana en la zona, no son de esas épocas, y avanzamos pues, desde la época de dominación romana, unos siglos hasta enclavarnos en el siglo IX de nuestra era, cuando la provincia estaba bajo la dominación musulmana. Eligieron perfectamente el lugar donde construir el castillo-fortaleza, pues está en una inmejorable situación para la vigilancia de la plaza, ya que está en alto, lo cual ya confiere suficiente confianza, y de cara al mar, lo que permite visionar con prontitud, los posibles acercamientos en barco.

Esta inexpugnable fortaleza, cambió en varias ocasiones de «dueños», empezando por el año 1248, es decir, tres siglos y medio después de que los árabes lo construyeran, el rey Alfonso X el Sabio, arrebató la ciudad a los musulmanes, para hacerla perteneciente al reino de Castilla, cosa que ocurrió en día 4 de diciembre del citado año, que en el santoral es Santa Bárbara, por lo que el castillo, adoptó ese nombre.

No llegó al medio siglo después, más concretamente a los 48 años, Jaime II de Aragón, se hace con el control de la plaza, y por consiguiente de la fortaleza.

Pero no fueron estas «tres manos» las únicas que tuvieron el control del Castillo, ya que, por solo citar la más sorprendente, estuvo bajo posesión inglesas tres años a principios del siglo XVIII.

El castillo tuvo diversas reformas de diferente consideración, siendo la más importante, la que ordenó el rey Felipe II a lo largo del siglo XVI.

El castillo ha sufrido diversos ataques, tales como los provenientes de la escuadra francesa a finales del siglo XVI, los de la guerra de sucesión española o los de los rebeldes de Cartagena en el siglo XIX.

El castillo pasó al olvido, y se abandonó a su suerte, quedando en un estado de dejadez hasta 1963, año en el que se adecentó la fortaleza y se abrió al público por primera vez.

El castillo

Está ubicado frente a la playa del Postiguet, prácticamente en el mismo centro de la ciudad, sobre el Monte Benacantil a 166 metros de altura.

Está dividido en tres partes, la primera de las cuales, es la más alta, y es la llamada torreta por ser la zona del castillo que alberga la antigua torre de vigilancia, así como la garita, y diversas estancias árabes. Es la zona más antigua del castillo.

La segunda parte, es decir la del medio, es el resultado de las nuevas construcciones que mandó realizar el rey Felipe II, y contiene por ejemplo un salón con su nombre.

Por último, la zona más baja, es mucho más cercano a la actualidad, ya que data del siglo XVIII, y es el llamado Revellín del Bon Repós.

Opinión del Castillo de Santa Bárbara

En primer lugar, lo que quiero señalar en estas líneas, es que el Castillo es poco conocido fuera de los límites de la provincia, lo cual me parece del todo injusto. Hay otras fortificaciones y castillos menores en tamaño, importancia o trascendencia que gozan de más nombre que el de Santa Bárbara, pero de eso poca culpa tiene él, pobre. Más bien centro todas las culpas en dos cosas.

  1. El patronato de Turismo de Alicante > Qué se ha dedicado, a lo largo de los años, a promocionar Alicante, de una sola forma, esta es: Solecito y playita, sin más. Está bastante claro, que no es mentira lo que dicen, ya que si lo fuera, por mucho que dijeran los del patronato, la gente no vendría, y Alicante en diferentes épocas de año, siendo obviamente la época estival la reina, está con una ocupación enormemente alta. Pero que no sea mentira que tenemos un clima muy bueno y una cantidad enorme de playas muy aptas para el baño, no significa que no haya nada más. Claro que lo hay, y para muestra un botón, el castillo del que estamos hablando, y no es lo único a resaltar como podréis imaginar.
  2. Los medios de comunicación, que a la ciudad que les da la gana la levantan como si fuera la única y mejor del mundo y a la que no, la aparcan por completo, y aplican tópicos a destajo, encasillándola en un par de aspectos.

Bueno, dejando a un lado la polémica, simplemente os hablaré del Castillo. Como decía unas líneas más arriba, es imposible no verlo, es demasiado alto para que se escape a la vista, y por si fuera poco, está en el centro de la ciudad, a pocos metros del ayuntamiento, del que os he hablado también en el enlace que os acabo de dejar.

Tiene ascensores para subir a los más alto, y una vez allí, lo hagas de ese modo o a píe, tienes las vistas más espectaculares que puedas imaginar…Absolutamente toda la ciudad de Alicante a sus píes, incluido el puerto en toda su extensión, y la conocida playa del Postiguet. Además, en días no nublados, se divisa perfectamente la bahía de Santa Pola y la preciosa y singular isla de Tabarca (Sí, señores, Alicante tiene una isla y está habitada, mínimamente, pero habitada, donde ponen el caldero más bueno que existe).

Estas vistas, son dignas de las mejores postales que vayáis a encontraros de la ciudad, y de hecho, es desde allí arriba, desde donde se hacen las fotos que después se comercializan. Además, puedes darte el gustazo de estar contemplando desde lo alto el mar, y darte la vuelta y sentarte encima de un cañón enorme.

Por caprichos de la naturaleza, que nunca deja, para bien o para mal, de sorprendernos (En este caso para bien) el castillo, visto de perfil, es decir, desde la playa del Postiguet, tiene la llamada «Cara del Moro». ¿Qué que? Pues muy fácil, que la piedra, junto al castillo, se asemeja a la cara de un moro con turbante de perfil. Si aun no te ha quedado claro, solo tienes que mirar la primera de las fotografías que adjunto a esta opinión.

El castillo es importante para los alicantinos, los admiramos y le concedemos el privilegio, de ser el lugar desde donde se tira la palmera del día de la Cremà de las Hogueras, que marca las 12 en punto de la noche, el fin del día de San Juan, y el momento en que ha de arder la hoguera oficial, la del Ayuntamiento. Está este castillo, tan presente en la vida de los ciudadanos de Alicante, hasta el punto de salir en su himno…

«I des del Macho del Castell
mires i dius: ¡ Qué encant !
no es este ja el poble vell,
que es altre Alacant»

(En castellano: Y desde el Macho del Castillo, miras y dices: ¡Que encanto!, no es este ya el pueblo viejo, que es otro Alicante)

Cuando visité el castillo había una exposición de escultura contemporánea que no me gustó demasiado. Además se podía observar una exposición fotográfica de la creación del túnel del castillo que me pareció original y muy creativa. Las fotografías en blanco y negro me atrajeron especialmente.
Las exposiciones son otro motivo más para visitar el castillo. Son gratuitas además.

Todo tiene un PERO, y el del Castillo, es que en las faldas de la ladera donde se alza, ha sido elegido como sitio «oficial» del botellón, y dejan la zona en un estado lamentable cada fin de semana, lo cual es una verdadera lástima, tratándose de una parte importante de la historia de la ciudad, además de estar protegida (Por otro lado si no estuviera protegido, y sabiendo que está en primera línea del mar, seguro que ya habría salido el listo que lo hubiera, disimuladamente, derruido para reemplazarlo por un edifico de apartamentos o por un hotel, eso sí, los alicantinos, no le habríamos dejado en modo alguno ;))

Horario de apertura al público

Castillo de Santa Brbara Alicante (Alacant)

Abierto todos los días del año.

  • Invierno > (Octubre-Marzo) de 9:00 a 19:00 h.
  • Verano > (Abril-Septiembre) de 10:00 a 20:00 h

La leyenda

Como último apunte en esta opinión, quiero haceros conocedores de una bonita leyenda sobre el nombre actual de la ciudad de Alicante (Antes Akra Leuda, después Lucentum, y por último el nombre actual).

Cuentan, que había un rey que vivía en el castillo de Santa Bárbara, y que tenía una hija que se llamaba Cántara. Esta se enamoró de uno de los criados del rey, que se llamaba Alí. El rey, al enterarse de esta relación, prohibió a su hija que prosiguiera con esa historia, ya que el elegido no era digno de ella.

No hicieron caso y siguieron juntos, y el rey, al enterarse, mandó apresar a Alí. Este, intentó escapar de sus perseguidores, pero llegó un momento en que estaba, en lo alto del castillo, acorralado, sin salida, por lo que decidió tirarse desde lo alto. La princesa Cántara, sumida en la más profunda pena, dejó de comer, y al poco tiempo murió.

El rey, enormemente arrepentido por como se había comportado, quiso homenajear de alguna forma a los dos enamorados, y para ello, cogió sus nombres, y de una derivación de los mismos, dio nombre a la ciudad. Así, de Alí-Cántara, salió Alicante.

No dudéis en visitarlo, si venís a Alicante.