La Cala Estreta es una playa de una belleza increíble. Como las buenas sorpresas, queda bastante escondida al viajero, y por eso hace que la sorpresa sea mayor.

En verano estuve un par de veces, pero este fin de semana, para estrenar la temporada y aprovechando que pasábamos el finde en Sant Feliu, fuimos a pasar el día.

Su forma es curiosa

Esta playa, es dos en una. Se abre con dos calas seguidas al mar, con una entrada de tierra hacia el mar que le dan una forma muy característica.

Su otra particularidad, es que es muy estrecha, de aquí lo que significa su nombre Cala Estreta. Su pared es de roca y bastante irregular, y como mucho llega a los 6 o 8 metros de arena, en el tramo de playa.

La Cala tiene arena en la parte seca, como es en la Costa Brava, arena gruesa.

En la parte que se hunde en el mar, hay poca arena, por no decir que sólo medio metro que es así, y el resto es de roca, por lo que necesitaremos chancletas o ir con cuidado.

El agua está muy limpia y toma unos colores muy bonitos gracias a que hay poca profundidad. Esto se puede apreciar principalmente en la parte más cercana a la arena.

Sus medidas son 85 metros x 15 metros.

Entre Palamó y Mont-Ras:

Está muy cerca de Palamós y de Platja d’Aro, como mucho desde esta última tardaréis 15 minutos. esta zona desde Castell o S’alguer, hasta Cap Roig, tiene playas y calas de ensueño.

Muy difícil acceso

Con esto no quiero decir que el camino quede al lado de un precipicio, ni mucho menos. El problema (o no) es que a partir del 1 de junio hasta septiembre (es decir la temporada alta), todas estas playas, hasta llegar al Cap Roig, tienen el camino que les da acceso, cerrado a coches que no sean de la urbanización (que realmente son cuatro).

Para llegar a ella en estos meses, debemos dejar el coche en Platja Castell, y pagar un euro simbólico para mantenimiento del entorno, y de allí coger el camino vallado que habremos pasado cuando nos hemos desviado para entrar al parking.

Cala Estreta, ¿dónde está?
Booking.com

Desde allí, es el camino más corto, cogemos un sendero de tierra, por el que a pie, no hay ningún problema para acceder. Más o menos tendremos media hora andando, hasta que claramente hay un indicador que señaliza la playa. Llegamos a una pineda, y desde allí nos tenemos que acercar hasta el mar, para coger el Camino de Ronda, que en 3 minutos nos lleva a la Cala Estreta.

Merece la pena, aunque apriete el sol. Aunque entonces lo que tenéis que hacer es ir a pasar el día.

Playa mixta

Esta playa es mixta, una parte más donde se va en bañador y otra nudista. Las playas nudistas, suelen ser las que quedan más escondida, y esta por su difícil acceso, y precioso entorno, hace un lugar digno de visitar.

Hacía mucho tiempo que queríamos hacer nudismo, pero todas las playas donde íbamos no se podía, así que aprovechando el primer sol y que aún no tenemos muchas marcas del bañador, nos pusimos al solete.

El ambiente es muy tranquilo, no hay mucha gente joven, y como estaba bastante vacía, tenías mucho sitio para ti.

Mi opinión

Tiene sus ventajas por que no esta llena de gente y tienes tu poquito de intimidad, y mas que nada tranquilidad, a mi no me gustan las aglomeraciones de las playas y el no saber donde poner la toalla por que no hay ni un sitio, aunque para acceder a ella tienes que andar un pelín pero así llegas caluroso y te das un baño enseguida y vale la pena ver mientras caminas el paisaje.

Por allí esté el camino de ronda también bonito de hacer.

Si vais a Palamós, os recomiendo que veáis las aguas cristalinas que hay por esta zona, la verdad que es de las calas mas limpias que he visitado. Y ahora me apetecería nadar un ratito allí, pero en estos momentos como que hace frio y no puede ser.