Sant Feliu de Guíxols

Sant Feliu de Guíxols tiene playa, pero no es sólo una playa. Al contrario que muchas poblaciones de costa, que se quedan vacías en invierno, Sant Feliu tiene su propia vida, su actividad rutinaria no necesariamente enfocada al sector turístico. Eso explica quizá que no sea un pueblo con especial encanto, aunque sí es un destino perfectamente aconsejable para planear unas vacaciones, según los planes que se tengan.

Una profunda bahía no muy grande, al fondo de la cual se hallan la playa y el puerto de Sant Feliu, y que desde hace unas décadas se encuentra protegida por un grandioso espolón que remata un faro, es el punto de referencia marítimo de Sant Feliu. Pero el pueblo (que tiene el título de ciudad) ha crecido hacia el interior encerrado por dos cadenas montañosas litorales, y los habitantes puede ser que no vean el mar en invierno más que de lejos desde alguna cuesta.

La expansión, sucedida básicamente a principios del siglo XX, cuando floreció la industria del corcho en esta comarca, y más tarde, con la explosión turística desde los años 70, se ha hecho más en horizontal que en vertical, por lo que apenas hay grandes edificios que ensombrezcan el paisaje. No obstante, el perfil del paseo marítimo quedó fatalmente deteriorado cuando se sustituyeron las elegantes casas del siglo XIX por modernas edificaciones sin personalidad.

Aun así, el paseo marítimo es una de las delicias de la ciudad. Una amplia explanada de tierra batida bajo la sombra de los árboles ornamentales recorre toda la línealitoral, con espacio suficiente para las terrazas de los bares y restaurantes, instaladas todo el año, para el mercadillo dominical y para que paseen los viandantes. Separada por un vial, se encuentra la acera contigua a la playa, jalonada también de columpios, jardines y atracciones para los niños en su parte más amplia.

En las calles aledañas se conservan ejemplos de arquitectura modernista (sobre todo, el Casino de la Constancia), y constituyen también el barrio comercial por excelencia. Una hermosa plaza, donde está el ayuntamiento, acoge cada mañana un mercado, además del mercado de abastos que también se sitúa junto a ella.

Como monumento principal, el monasterio que da nombre al pueblo y cuyos más antiguos restos se remontan al siglo V. Actualmente acoge la iglesia parroquial, la oficina de turismo y el museo municipal.

Hoteles cerca de Sant Feliu de Guíxols
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Costa Brava
Buscar

Su elemento más destacado son dos torres altomedievales de aspecto fortificado y, sobre todo, la magnífica portada románica conocida como la Porta Ferrada, auténtico símbolo de Sant Feliu.

Los alrededores son una maravilla para los amantes de la naturaleza, si bien los más quisquillosos encontrarán múltiples motivos para el enojo en los desmanes cometidos aquí y allí, como en toda área turística (o no turística). No obstante, en cómputo general se puede decir que el Ampurdán es una comarca privilegiada desde este punto de vista.

Sant Feliu mismo cuenta con diversos parajes en sus alrededores que merecen una visita para cualquier naturófilo: el camino de ronda hasta Sant Pol, siguiendo la costa por el norte, proporciona maravillosas panorámicas (además, cuando el tiempo lo permite, revela varios rincones en los que se puede uno bañar en la más absoluta intimidad sin más peligro físico que en una piscina); el macizo de la Ardenya o de Cadiretes, hacia el norte, casi virgen y surcado por decenas de caminos entre pinos, encinas y alcornoques, monte arriba, monte abajo, con el mar de fondo; la preciosa playa de Sant Pol y su paseo de ronda hasta la Conca, junto a la urbanización de la Gavina; la cala del Senyor Ramon, incomparable lugar de baño para nudistas y no nudistas; el carril-bici que lleva a Gerona y pasa por lugares tan magníficos como la Font Picant, antigua estación de tren y hoy restaurante.

En éste no he comido, pero dicen que está bien. Mis favoritos en Sant Feliu son El Dorado Petit y El Cau del Pescador; es muy célebre La Taverna del Mar, aunque demasiado caro para mi bolsillo; en el entorno, en localidades cercanas puede disfrutarse de la espléndida gastronomía catalana en Mas Pla, Mas Roure, Big Rock, Aradi. Para las copas, en verano instalan unas carpas al aire libre junto al puerto; sin embargo, lo más aconsejable es visitar Platja d’Aro, con mucho más ambiente y a sólo media docena de kilómetros.

Sant Feliu de Guixols

Realmente, no es Sant Feliu de Guíxols un lugar que destaque por la oferta discotequera, ni tampoco abundan las tiendas de moda ni otros comercios. Sin embargo, la gente de esta comarca vive siempre a caballo entre unas localidades y otras: puede irse de compras a Platja d’Aro o a Gerona; de bares, a Platja d’Aro o Lloret; de calas, a Palafrugell o Begur; de playas grandes, a Platja d’Aro, Palamós, Roses, Lloret; de turismo cultural, a Tossa, Pals, Peratallada, Ullastret, Roses, Cadaquès… y el que se quiera adentrar en el interior tiene la magnífica ciudad de Gerona, los encantadores pueblos de Camprodon, Santa Pau, Besalú, Ripoll; los paisajes imponentes de la Selva (Sant Hilari, Santa Coloma), de la Garrotxa (Olot, Castellfollit), y los Pirineos al alcance de la mano, con el imponente Canigó al fondo.

La Costa Brava no tiene quizá el clima tan benigno de otros lugares del Mediterráneo, si bien hay quien prefiere su templado verano a los agobios de otras latitudes. Más difícil de soportar es el viento que azota con frecuencia el litoral gerundense: la temida tramontana. Pero Sant Feliu se encuentra en una zona más abrigada y orientada al sudeste, de modo que suele ser un buen destino playero aun en las peores condiciones meteorológicas.

En cuanto a la oferta hotelera, no tengo una idea muy exacta de la situación, pero creo no estar en un error al afirmar que no dispone de excesivas plazas de hotel, ya que su turismo más bien es de apartamentos de temporada y de segundas residencias para gente de Barcelona y de países del norte de Europa. Algunos de estos residentes estacionales tienen soberbias mansiones que levantan la envidia de cualquiera, y se encuentran entre ellos personajes muy famosos que no es mi intención nombrar en estas líneas. Pero, si a ellos les gusta, quizá no estén equivocados…

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.