Colliure

Durante bastantes años he estado veraneando en l’Escala, un pueblecito de la Costa Brava, cercano a l’Estartit. Como estábamos un mes allí, hacíamos bastantes excursiones, algunas más, otras menos alejadas de la zona, y la Catalunya Nord siempre fue un destino elegido. Hoy os hablaré de uno de sus pueblos: Colliure. Espero que os guste..

Introducción

Colliure es un pueblo situado en la línea costera de la Catalunya Nord que ha sabido sacar partido de los encantos naturales que hacen que sea único.

Es una villa medieval destacada por su pasado de fortaleza, por la luz del Mediterráneo y por ser refugio de varios personajes ilustres. En su pasado también cuenta con una amplia historia de batallas.

Por todo su encanto, Colliure ha sido destino predilecto de pintores, poetas y diversos personajes que se han sentido bien acogidos por el carácter amable de sus gentes. Un ejemplo de esta sensibilidad es la tumba de Antonio Machado, poeta que escogió este pueblo para exiliarse durante la Guerra Civil Española, y donde nunca le faltan flores frescas. En Colliure hay una fundación que se ocupa de su tumba y de su obra literaria.

Localización

En el Rosellón, departamento de los Pirineos Orientales, a 26 kilómetros de la frontera española, en una pequeña ensenada que la protege de la terrible tramontana que barre normalmente esta costa escarpada y despoblada. Se puede llegar desde la autopista A9, por la ruta interior que conecta con la autopista española, o bien (y es mucho más recomendable), hacerlo por la costa, saliendo desde Port Bou.

Se trata de una carretera extremadamente virada que transita por un paisaje rocoso y escarpado, junto a temibles acantilados, pero los paisajes son únicos y nos permiten comprender el motivo por el cual se conoce en Francia a este rincón costero como Costa Bermellón, por el increíble colorido de las formaciones rocosas. Si sois de los que se marean con las curvas, mejor abstenerse…

Hoteles cerca de Colliure
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Costa Brava
Buscar

Ahora mismo no recuerdo si el tren (la línea férrea que une Port Bou con Perpinyà) tiene parada en esta población, aunque es seguro que se detiene en las poblaciones cercanas (Elne, Port Vendres). En cualquier caso, desde el mismo tren se divisa el castillo de Colliure…

La Población

Con apenas 3.000 habitantes y en un terreno que no favorece precisamente el desarrollo inmobiliario, conserva un carácter tradicional aunque el turismo ha sustituido a la pesca como primera industria.

Como cualquier otra población de la zona, su historia arranca en la noche de los tiempos y la presencia humana está acreditada desde el neolítico. Lugar estratégico de paso en la ruta transpirenaica, sus pobladores aprendieron rápido la necesidad de tener una buena fortificación a mano.

La primera aparición en la historia escrita precisamente hace referencia a ella al mencionarse la población como ‘castrum caucoliberi’. La etimología del nombre, por cierto es de origen íbero (de ‘kauk’, bahía e ‘illiberi’, población nueva). Su historia está ligado al de la cercana población de Elne, a la que sirvió de salida al mar durante muchos siglos. Su época de esplendor, sin embargo, llegaría en el siglo XIX con el auge de la industria de las salazones (sus anchoas son reputadas), momento, a partir del cual, entra en una tranquila decadencia, de la que sería rescatada por artistas e intelectuales al principio del siglo XX, buscaron en ella un refugio.

Así, encontramos ligados a la historia de esta pequeña población nombres tan importantes como Matisse o Picasso, por no mencionar a Machado, que pasó aquí sus postreros meses de vida y cuyos restos reposan en el pequeño cementerio de la población.

Con la característica estampa del campanario de su iglesia en forma de falo junto al mar, Colliure es una pequeña población marinera de callejas estrechas que en época estival se ve invadida por hordas de turistas, por lo que es recomendable visitarla fuera de temporada, sobre todo por que el aparcamiento es casi imposible.

¿Qué ver?

El pueblo mismo merece la visita con típicas calles marineras con bares, restaurantitos y galerías de arte. Por supuesto, no puede dejar de visitarse la iglesia parroquial, justo al lado del mar, y cuyo campanario servía antiguamente de faro. Su austero aspecto exterior, que no puede dejar de recordar una iglesia de cualquier isla griega, contrasta con un interior bastante abigarrado.

El plato fuerte, por supuesto, lo constituye la serie de fortificaciones que rodea de población, empezando por el castillo Real (siglos XIII a XVI), antigua sede de los redes de Mallorca y una de las fortificaciones más importantes de la Corona de Aragón. Pese a las muchas modificaciones que se hicieron al castillo medieval originario, la fortaleza sigue siendo muy impresionante.

Justo en el promontorio que separa Colliure de Port Vendres se alza otra gran estructura fortificada, el fuerte de St Elme, construido en 1552 por Carlos V en la época en la que el Rosellón pertenecía a la corona española. El fuerte es propiedad privada y no puede visitarse.

Gastronomía

La oferta gastronómica es importante aunque muy estacional y dirigida más bien al turista de medio pelo. El pescado es, por supuesto, el rey en todos los menús. Por experiencia personal tan sólo puedo mencionar un establecimiento: La Balette, fuera del casco urbano en dirección a Port Vendres. Recomendable, sin más.

Se trata de un local ya celebre a mediados del siglo pasado, su cocina siempre ha sido típicamente mediterránea, pero con el pasar de los años se ha ido adaptando a las exigencias de sus comensales. Los pescados de la zona exquisitos, únicamente veo un poco exagerado el tema de las anchoas,, que están presentes en muchos platos.

Mi consejo es limitarse a las ensaladas, productos autóctonos como las anchoas y pescado a la brasa (los salmonetes, por ejemplo). Evitar el marisco. Precio medio, tirando a caro.

De su carta destacaría

  • El tartar de Saint Jacques y ostras a las hierbas y vinagreta de wasabi, un vicio.
  • La escalopa de foie de pato caliente, con salsa de Jerez y mandarina, hay que probarlo
  • Tanto langosta como bogavante del mediterráneo, muy bien tratados, según temporada.
  • Los Tournedos de lubina de la casa, deliciosos
  • Y por descontado sus filetes de anchoa al vinagre de Colliure
  • El carro de postres es surtido y de gran calidad, aunque recomendaría los sorbetes, tanto de limón como el de piña aderezados por el maître al momento con los mejores licores o jarabes al gusto.

Tiene dos menús

  • El Menu Regional por 35 euros
  • El Menu Gourmand, Selección del Chef por algo más de 55 euros

En ambos casos las bebidas no están incluidas.

Si ser uno de los «grandes» este restaurant tiene una relación calidad/precio, por encima de sus competidores, sobre todo del otro lado de la frontera, los precios de la carta son asequibles, pudiendo salir una cena para dos personas sobre los 120 euros con vino incluido.

Por descontado que no es uno de esos restaurants donde uno haría kilómetros, meses de espera para conseguir mesa o simplemente se lo plantearía como «una vez en la vida», pero tanto por el entorno, como el servicio, como por la calidad de la materia prima, es un lugar a tener en cuenta y por supuesto, creo, la mejor opción en Colliure.

Los Vinos

Toda esta región tiene una gran tradición vitivinícola. Los vinos del Rosellón suelen ser tintos de graduación generosa (la cepa habitualmente es la garnacha) tirando a alta y tener una relación calidad/precio adecuada (al menos para lo que son los vinos franceses). Dos nombres destacan sobre los demás: Banyuls y Rivesaltes. Banyuls, a pocos kilómetros yendo para España, es famosa por su vino generoso.

Hay multitud de bodegas para visitar que permiten hacer degustaciones y adquirir vino a precios (relativamente) ventajosos. Igualmente célebre es el Muscat de Rivesaltes, una población de interior en la que se elabora este famoso moscatel, un vino delicado tanto de sabor como de apariencia que sirve muy bien de aperitivo o para acompañar algunos postres.

El Entorno de Colliure

Sureda

En SUREDA encontramos el valle de las Tortugas, un parque que acoge diferentes especies de estos animales y que cumple también una función científica.

También en Sureda se halla l’Olivette, un museo muy original que reproduce el mundo del ferrocarril; el propietario, Bornak-Georgy, sorprende a los visitantes con autómatas, coches y un grupo de jazz en movimiento musical. Al final de la visita se puede hacer un recorrido con una pequeña máquina de vapor.

Elna

ELNA es una de las capitales religiosas más antiguas del Rosellón, y heredera de un pasado lleno de prestigio. Aquí podremos ver la Catedral y el Claustro Panorámico (ss. XII-XIV), de una singular belleza debido al color especial del mármol; un mármol rosado procedente de Vilafranca del Conflent y mármol blanco de Ceret. Esta combinación cromática da más relieve a las escenografías de animales, las escenas florales y los paisajes esculpidos sobre este material noble.

Además de visitar la Catedral y el Claustro, también tenemos la opción de ir a «Le Tropique du Papillon», un agradable espacio natural con mariposas en estado de semilibertad y numerosas especies de plantas exóticas.

Banyuls

BANYULS tiene fama por sus vinos, pero también por la casa museo de Arístides Maillol. Este escultor, que pasó gran parte de su vida en París, se inspiraba en el Mediterraneo al lado de amigos suyos como Gauguin y Matisse.

La casa donde vivió rodeado de viñedos y donde está enterrado, se ha transformado en un pequeño museo donde se exponen diversas obras suyas como «Le Mediterranée», bajo la cual reposan sus restos.

Los orígenes de los viñedos de esta comarca se remontan al siglo XIII, a pesar de que fue a partir del siglo XVIII cuando adquirieron una importancia mayor.

Los vinos que se obtienen de estas viñas, son unos de los mejores de Europa, agrupados dentro de la denominación de origen Banyuls i Colliure.

Para conocer el proceso de estos vinos con sabores tan variados, no hay mejor opción que a de visitar alguna de sus cavas. En ellas se puede ver todo el proceso de elaboración y degustar los diferentes productos que se extraen de esta privilegiada tierra entre el mar y la montaña. Una de estas bodeas es la Cava des Templiers

Parte de esta excursión se puede hacer en coche. El primer tramo nos lleva hasta el coll dels Gascons, donde se llega siguiendo las indicaciones de «la ruta de las viñas». Primero pasamos por una mesa de orientación, desde donde hay unas vistas excelentes y después, cerca de la Torre de Madaloc. Una pista forestal de 9 kms, practicables con vehículo todo terreno, nos llevará hasta los 357 metros del monte de Banyuls, justo en la franja entre Catalunya y el Rosellón, desde donde se contempla la denominada Costa Vermella

Alojamientos

Colliure

En Colliure:

  • Hotel Relais des Trois Mas, se trata de una masia restaurada con mucho gusto, donde cada una de las habitaciones mantiene una decoración personalizada con el nombre de un pintor, además de disponer todas de vistas al Mediterraneo. Este hotel de 3 estrellas es fruto de la unificación de tres antiguas casas de pueblo. Se distribuye en 23 habitaciones, entre las cuales hay 4 suites. Se encuentra en Ctra. de Portvendres.
  • Hostal des Templiers, es un lugar histórico situado en el centro del pueblo y delante del Castillo Real. Cuenta con 22 habitaciones todas ellas decoradas con obras de arte de diferentes pintores que han pasado por este hostal, como por ejemplo, Matisse, Maillol, Picasso, Miró, Tàpies y muchos otros.En su comedor se pueden degustar unos excelentes filetes de rape, mejillones con vino blanco u otros pescados del día a la plancha, al horno o «amb suquet». La dirección es: L’Aminauté, 12
  • Hotel Casa Pairal, en el mismo centro de Colliure, esta casa noble del siglo XX, fue transformada en un hotelito hace unos cuantos años. Está rodeada de un jardín, gracias al cual se respira la tranquilidad y el olor de las plantas. Los salones de la casa mantienen su estilo tradicional, como también lo mantienen sus 28 habitaciones, decoradas todas de manera diferente. Está en Impasse des Palmiers

En Banyuls:

  • La Littorine, abierto desde el año 1.963, este restaurante ha cuidado siempre la elaboración de los productos del mar y de la tierra. Un ejemplo son las anchoas y los tomates aliñados con aceite de oliva y limón o bien el cordero a la parrilla con patatas y queso. También es hotel y se encuentra justo delante de la playa. Está en Plage des Elmes,
  • Le Frégate, restaurante de cocina mediterránea con dos salas decoradas con cerámica tradicional, se distingue por sus especialidades en mariscos y pescados en general. Disopnen de algunas habitaciones. Su dirección es 24 Quai Camille-Pelletan

Y nada más, si tenéis la oportunidad, no dejéis escapar la visita a este pueblo y sus alrededores pues seguro que os encantará todo el paisaje, los pueblos, la gente, los colores, el mar, la gastronomía… todo!

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.