La Cala S’alguer es, quizás, la playa más pintoresca, de todas las que he estado.

Pertenece a Palamós. Y está cerca de donde paso las vacaciones de verano.

¿Dónde está?

Escondida en el Camino de Ronda, que viene desde la conocida Platja Castell (protegida y catalogada como Virgen), siguiendo un Camí de Ronda estrechito, bajo la sombra de arbustos y árboles, y tienes que desviarte como si entraras en el patio particular de unas casa, ya que bajas por unas escaleras y quedas a 40 metros (aprox) de las casas.

Éstas son casas de pescadores arregladas para veranear, por lo que el ambiente es muy acogedor con los niños jugando en la misma playa. Contamos unas 10 casitas muy pequeñas, que no todas están con gente siempre y como la playa queda apartada, prácticamente estás solo en la playa.

Cómo es la playa de la Cala S’alguer

Ya en la playa propiamente dicha, no hay arena, hay piedras grandes y te duelen un poco los pies al caminar pero vale la pena porque el agua está limpísima y es transparente del todo y puedes ver el fondo perfectamente.

A tu lado, también descansan barquitas pequeñas en las piedras, muchos de los propietarios son los habitantes de las casas de pescadores, que las utilizan para ocio, o pesca como hobbie.

Cala S’alguer, ¿dónde está?
Booking.com

Esta cala tiene una vecina, muy similar a ella, pero más pequeña, un poquito antes de llegar. Más deshabitada, ya que cuenta con 3 o 4 casitas, y quizá algo menos accesible, puede ser una buena opción si quieres estar más solo. Aunque por el agua mismo puedes llegar a la más grande nadando, sino por el camino de ronda, que si te desvías un poco encuentras rocas que hacen de mirador para ver la playa antes de bajar.

Lo pintoresca y privilegiada situación de esta playa, su limpia agua, y lo tranquila que es, son algunos de los motivos por lo que me gusta tanto.

Hay muchos barcos que fondean en la playa. Es la forma ideal de llegar a sitios que por tierra no tienes acceso. Pero la contrapartida es que los que estamos mirando el horizonte desde la arena, vemos todos los barcos delante nuestro privándonos de ver el cielo, admás de ensuciar el agua. Pero bueno, dicen que no todo se puede tener.

La cala no tiene servicios, ya que solo hay las casas tocando al agua, y la pequeña playa de piedra, con alguna barca descansando encima de ellas.

Cala S'alguer

Puedes encontrar cangrejos por encima de las rocas (ya que la rodean rocas grises y redondas, tortugas, e incluso estrellas de mar. Por eso es interesante llevar gafas y tubo para bucear, para no perderte el fondo marino. Tomates de mar, piedras de mil colores salpican cada rincón.

Un verdadero espectáculo, que no sueles encontrar en cualquier playa.

Si estás por la zona, y la visitas no quedarás decepcionado!

Ya me contaréis!!