S’Agaró es una ciudad residencial de la población en la Costa Brava, que queda entre Platja d’Aro y Sant Feliu de Guíxols.

Se caracteriza por el alto nivel económico que nos dejan ver sus casa, torres y apartamentos.

Esta ciudad o barrio residencial, tiene como playa la Platja de Sant Pol o Badia de Sant Pol.

Esta playa de arena fina y aguas poco profundas, lleva en su extremo derecho, al pueblo de Sant Feliu de Guíxols, por la carretera de la Làbriga, desde la cuál se puede acceder a varias playas o calas, y hacia el extremo izquierdo, nos lleva al Camino de Ronda que lleva al a bonita Sa Conca, pasando por el prestigioso Hotel La Gavina.

Esta ciudad cuenta con un bonito Paseo Marítimo que se extiende desde un lado de la Bahia al otro.

Este Paseo es de madera y puedes caminar por él, con al lado la playa y al otro la carretera de dos carriles pequeños, con bares y restaurantes con terrazas. No es un lugar de turismo, al menos no de turismo extranjero, y se pueden ver coches de lujo, sobretodo por la noche en los restaurantes que hay abiertos.

S’Agaró, ¿dónde está?
Booking.com

En el lado más de Poniente (hacia Sant Feliu de Guíxols) aparece una torre modernista de final del siglo XIX: La Casa Estrada o Torre de les Punxes (Torre de los Pinchos).

Esta torre que da a primera línea de mar, cuentan que la hizo construir un señor para sus hijas y su mujer, y por cada una de ellas, hizo poner en la cada un torreón (una punxa). Las de los extremos, para las hijas y la del centro y mayor, para su mujer. Si miráis la foto Casa de les Punxes, veréis la forma curiosa que tiene.

Esta casa, de la que he pedido información al Ayuntamiento y todavía ni me han contestado, ni creo que lo hagan, se rumorea que fue comprada hace unos años, por Tita Cervera, la Baronesa Thyssen, la cual tiene una residencia en Sant Feliu de Guíxols, y ha comprado varios edificios en la zona, algunos para destinarlo a museo.

En la parte central de la playa hay un tramo de dunas de notable interés ecológico.

La playa de S’agaró es característica por ser de las más llanas de los alrededores. Se trata de una playa amplia con una bonita bahía que ofrece unas vistas impresionantes desde cualquiera de los dos extremos de la playa, abrazando todo el núcleo urbano.

¿Quieres reservar una guía?

El agua está algo menos fría de lo habitual en las playas de la Costa Brava. Esto es debido a su poca profundidad, lo que la convierte en una playa ideal para ir con niños. La arena también es distinta y es fina (frente a la habitual arena gruesa de la zona), propiciando un mejor acceso a la playa.

S’agaró cuenta con muchos servicios, ya que tiene duchas, bares alrededor, puestos para alquilar patines y Kayak (excursión que recomiendo hacer dirección Sant Feliu, ya que el paisaje es muy agreste y bonito.

También en la misma playa hay un nueva Escuela de Vela, donde se pueden hacer cursos de verano o en otras temporadas, en diferentes barcos de vela.

Cuenta con duchas y algo que en pocas playas queda, las antiguas Casestas de baño (no sé si exactamente se llaman así…), donde antiguamente quien las alquilaba podía cambiarse de ropa en ellas. Éstas están pintadas de unos llamativos colores que le dan un aspecto peculiar.

S'Agaró

Un consejo, si alguien está por S’agaró y le apetece ver una vista impresionante, no se puede perder cuando haya luna llena la vista desde la carretera de la Làbriga, que es la que queda a nuestra derecha si miramos a mar. Hay que subir un trocito de carretera, andando o en coche (mejor andando ya que está cerca y os podréis parar), y cuando la carretera empieza a subir y encontréis una calle que sube mucho a vuetra derecha, situaros en ese Stop y observad la Badia de S’agaró.

Muchas veces, cuando vuelvo de madrugada hacia casa, desde Sant Feliu, me desvío por allí con el coche y durante unos segundos, me despido del día desde ese rincón. Pocos lugares encierran tanta magia.