Hoy me dispongo a contaros mi experiencia en este encantador pueblecito situado en la provincia de Girona, que he tenido la oportunidad de poder visitar durante mis vacaciones.

Dónde está y cómo llegar

Éste pequeño pueblo llamado Peralada, se encuentra situado sobre una pequeña montaña, en medio de la comarca geronesa de l’Alt Empordà, próximo al municipio de Figueres y a 20 km de otras poblaciones como Rosas o a 30 km de Cadaqués.

Peralada se encuentra a 130 km de Barcelona, a 25 km de la frontera francesa y a 40 km de Girona.
Se puede acceder a través de la autopista A-7, la salida de la cuál se encuentra en Figueres, a 10 minutos.
También se puede llegar en tren, con la estación más cercana situada en Figueres, a 7 km.
Por último, los aeropuertos de Girona y Perpiñán se encuentra ambos a 40 km.

Un poco de historia

Según cuenta la historia, la vila de Peralada tiene su origen en el año 500 aC cuando una tribu ibérica originó el poblado.

Más tarde, en el siglo IX fue convertida en centro de un Condado y, durante toda la Edad Media fue una de las principales capitales de l’Empordà.

Actualmente, todavía quedan restos arquitectónicos de ésta época como edificios y monumentos que se pueden visitar.

Hoteles cerca de Peralada
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Costa Brava
Buscar

Cómo es Peralada

Éste municipio es conocido, en gran parte, debido a su Festival de Música Clásico, al amplio campo de golf, a su excepcional casino situado contiguo al castillo, a su colección de vidrio, que es una de las más importantes del mundo y, también a sus prestigiosos vinos y cavas.

La pequeña población cuenta con 1.500 habitantes, incluyendo diversas barriadas de masías.

Es un lugar muy tranquilo y tiene un fuerte carácter histórico, que queda reflejado en cada una de sus estrechas calles, en sus museos, en su iglesia y en su castillo.

Antiguamente, era una fortaleza rodeada de murallas, de las cuáles aún se pueden visitar algunos vestigios; también se pueden ver 3 arcos de la antigua muralla, situados en el centro histórico de la población.

A continuación os hablo de otros puntos para ver y disfrutar en Peralada:

Su castillo

Es el símbolo más característico de Peralada; tiene dos grandes torres y unos preciosos y amplios jardines con árboles centenarios.

Fue construido en el siglo XIV y sirvió como residencia para los Condes de Peralada.

Actualmente, es una propiedad privada y no se puede visitar en su totalidad; recuerdo que cuando fui, unas vallas con un cartel de privado impedían el paso a parte de los jardines.

Museo del Castillo

Si cruzamos la calle dónde se encuentra el castillo, nos encontramos con la entrada al museo, que antiguamente fu monasterio de las carmelitas, dónde podemos encontrar una gran biblioteca que contiene más de 80.000 libros, algunos muy antiguos y otros más recientes.

Coincidiendo con el IV Centenario del Quijote, podemos encontrar una colección de 1000 ediciones diferentes de éste.

Museo del Vino

Se encuentra en las bodegas subterráneas del antiguo convento de los monjes carmelitas, dónde aún se elabora artesanalmente el cava Gran Claustre.

Casino

Contiguo al castillo, podemos encontrar el gran y famoso Casino de Peralada.

Éste prestigioso Casino forma parte de un Resort de gran lujo, que cuenta con un hotel de 5 estrellas, un Wine Spa y un campo de golf.

Está abierto todos los días del año, desde las 20 h, hasta las 4 o 5 de la madrugada, y la entrada cuesta 3,30 € por persona.

Es muy grande, dispone de 2 salas de máquinas y una sala de juego; estar dentro es impresionante, es cómo los casinos que salen en las películas, pero mejor decorado y más nuevo.

Tiene los techos muy altos, el suelo enmoquetado, las paredes están pintadas de color granate y cubiertas por numerosos telares pintados con motivos medievales; además tiene un gran número de lámparas que cuelgan del techo y son circulares, de color rojo y negro.

Dispone de sala de conferencias, 2 bares y 3 restaurantes.

Claustro de San Domènec

Es un monumento románico del siglo XIII y es único vestigio que queda de un convento de agustines fundado en la segunda mitad del siglo XI.

Está decorado por una serie de mosaicos con escenas bíblicas y profanas.

Iglesia de Sant Martí

Según se conoce, fue en el año 1002 cuando aparece información sobre esta iglesia; la iglesia actual es del siglo XVIII.

En su interior, podemos contemplar una exposición permanente de dioramas que representan escenas de la vida de Jesús.

Museo del Vidrio

Es un museo que contiene cerca de 2.500 obras de arte realizadas en vidrio, presentada en diferentes estanterías; las obras son de temática variada y van desde teteras de vidrio, pasando por jarrones, jarras, centros de mesa y llegando a figuritas de animales.

Además, las paredes están decoradas por 1000 cerámicas españolas, datadas entre los siglos XIV y XIX.

Se pueden realizar visitas guiadas de martes a domingo, en diferentes horarios.

El celler

No podemos irnos de Peralada sin visitar la tienda «El celler», en la que podemos encontrar una exquisita selección de vinos y cavas de producción propia y con denominación de origen, a precios más que razonables y de un paladar excelente.

Festival de Música

En los jardines del castillo ,tiene lugar cada verano, uno de los festivales de música más reconocidos a nivel internacional: el Festival de Música Castillo de Peralada, que cada año acoge artistas internacionalmente conocidos.

Golf Peralada Resort

El resort cuenta con un campo de golf muy moderno, con 18 agujeros y 6000 m2; está abierto todo el año y es adecuado para cualquier nivel.

Wine Spa

Es una terapia que se realiza en el Hotel Golf de Peralada, y está basada en el tratamiento con derivados de la uva (ampeloterapia), ya que sus propiedades permiten mejorar el bienestar general del organismo.

Mi experiencia

peralada

Antes de visitar Peralada, había oído hablar de él, básicamente por su castillo y sus vinos, pero no sabía mucho más.

Al llegar al pueblo, vi que era un sitio extremadamente tranquilo, un pueblo como los de antes, como los que no estamos acostumbrados a ver cerca de la grandes ciudades.

Sus calles, estrechas, de piedra, conservan ese encanto natural, esa tranquilidad, que al menos a mí, tanto me gusta.

No es un sitio turístico, no dispone de un gran número de bares y restaurantes, y las tiendas están contadas (varias panaderías, un par de carnicerías, un mini supermercado y poco más); aunque se pueden encontrar con facilidad tiendas de antigüedades y decoración.

La oferta gastronómica existente, es básicamente cocina catalana tradicional combinada con innovaciones actuales.

Pese a que sus calles tienen varios siglos de antigüedad, han debido ser restauradas y se conservan perfectamente; además cuando fui vi que una de las calles del centro estaban en obras de remodelación de la calle.

La mayoría de viviendas, por no decir todas, son casas, no se ven bloques de piso; hay algunas bastante nuevas, pero algunos de las que están en el centro histórico están algo estropeadas.

El pueblecito, se puede recorrer a pie, sin que esto nos lleve demasiada demora, aunque también vi algún que otro coche que se animaba a recorrerlo de ésta otra manera.

La oficina de turismo, está situada en el centro del pueblo y consta de un pequeño museo; cerca está el ayuntamiento, que es un edificio recientemente remodelado.

Cómo ya he comentado, es un pueblo muy tranquilo, ideal para pasear por sus calles y olvidarse del ruido y el tráfico de la gran ciudad.

Durante mi visita, apenas vi a unas cuántas personas, paseando o charlando cómodamente en las puertas de sus casas, y algún que otro niño correteando.

En mi opinión, es totalmente recomendable visitar Peralada, pues es un sitio diferente, muy tranquilo, que nos ayudará a olvidarnos de todo y descansar por unas horas, además de visitar su precioso castillo y probar sus deliciosos vinos. En definitiva, Peralada destaca por muchos motivos:

  • Por ser una villa medieval, muy bien restaurada y con un castillo excepcional.
  • Por los festivales de verano que tienen lugar, cada año, en los jardines del castillo.
  • Por las bodegas Castillo de Perelada, que cubren toda la variedad de vinos y de cavas.
  • Por los distintos merenderos que se han montado alrededor del Castillo, y que popularizan el «pa amb tomàquet amb pernil» y el cava de la zona: son establecimientos muy turísticos, aunque de baja calidad y precio ajustado
  • Por tener un buen campo de golf y un buen hotel con SPA, en el que usan tratamientos a base de vino para relajación.
  • Porqué, en el castillo, en la temporada de los festivales de verano, hay un buffet libre de extraordinaria calidad a un precio de unos 35 euros.
  • Porqué el mismo castillo es sede del Casino de Peralada donde se reúnen, cada noche, cantidad de jugadores muy bien vestidos, para ver si la suerte les deja unos buenos rendimientos.

Bueno, espero que os haya sido de utilidad mi opinión y que si tenéis la oportunidad, visitéis este tranquilo y acogedor pueblo, porque seguro que os gustará perderos entre sus calles.