Cataratas del Niágara

Sin duda el mejor viaje de mi vida. Si teneis pensado ir a Nueva York no podeis dejar de «acercaros» al Niágara, no hay palabras.

En Nueva York nos alojamos en el hotel Pennsylvania en la séptima. Como hotel es flojillo, pero como sólo lo queríamos para dormir…… está superbien situado. Justo en frente tiene el Madison Square Garden, cuando sales y doblas la esquina te encuentras el Empire State (que te deja sin aliento) y si sigues la séptima avenida (o avda.Fashion) unos cien metros dirección al Central Park das de narices con Times Square. Está justo en el centro de la isla, andando vas a todas partes.

Contratamos la excursión a través de internet, y nos vinieron a buscar a las 7 de la mañana, y el vuelo duró unas 3h aproximadamente. Una vez allí, en un mini autobús nos llevó hasta las cataratas y tardamos un par de horitas más… La ida se hizo pesada ya que teníamos ganas de llegar, pero la vuelta estuvimos durmiendo así que no se hizo pesada. Existe una opción más barata para visitar las cataratas haciendo el viaje en autobús pero son bastantes más horas, todo depende de tu presupuesto y de lo que te importe tardar más en llegar hasta allí.

Una vez allí, teníamos que pasar la frontera de Canadá. Dicen que es mejor ver las cataratas desde Canadá y nos revisaron a todos uno a uno…

Seguimos nuestra marcha una vez revisados y realmente fue impresionante!! las había visto por la tele, en revistas etc, pero es que la cantidad de agua que baja de allí desde luego que no me extraña que no haya sequía!!

Allí pudimos hacer mil fotos, incluso hay un puente-mirador que te adentra en medio del agua desde las alturas y realmente está muy chulo. Por supuesto como cualquier otro turista, seguimos los paseos, los senderos, los lugares recomendados para verlas desde distintos puntos, bajamos a la gruta desde donde puedes acercarte a la mismísima catarata y que la inmensa mayoría conocemos por la película de Marilyn Monroe.

Hoteles cerca de Cataratas del Niágara
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Nueva York
Buscar

Lo primero que ves a lo lejos al llegar es una gran nube como de polvo, ¡pero que es el agua al salpicar de las cataratas! Nosotros nos alojamos en la parte estadounidense del Niágara y nos fuimos a dar un paseo a la parte canadiense. En realidad son dos cataratas porque el río Niágara se divide. Por el lado canadiense se forma la catarata llamada Horseshoe (herradura) y por el lado americano no sé si tiene nombre.

Cruzamos a la parte canadiense y desde allí el espectáculo era aun más impresionante, me sorprendió ver como todo el mundo llevaba chubasqueros amarillos en una día radiante, al cabo de unas horas supe por qué, la evaporación producía una lluvia fina que te calaba sin darte cuenta y como al oscurecer anunciaban un espectáculo de luz y sonido, la gente comenzaba a tomar posiciones para conseguir primera línea.

Después de cruzar la frontera con el pasaporte te adentras a una ciudad tipo Las Vegas. Todo es grande y con muchas luces de colores. Estaba ya anocheciendo cuando nos acercamos a la barandilla de las cataratas. No hay palabras. Da una sensación….. Quizá a mí me gustó especialmente por que me encantan las ciudades y encontrarte un trozo de naturaleza tan impresionante en mitad de una de ellas te deja sin aliento. Eso sí, hay cientos y cientos de una especie de maripositas de la luz por todas partes que molestan un montón, pero se perdona.

Nos quedamos a cenar. Como no tenemos ni idea de inglés nos sentamos en una terraza donde vimos gente comiendo. Cogí la carta y vi la foto de unas alitas de pollo con buena pinta. ¡esto me pido! (mi marido fue mas listo y se pidió una pizza), pues no veas como picaban las alitas!!! pero con un tanque de cerveza pasaron para dentro.

Si vais tenéis que tener en cuenta que los dólares canadienses valen menos que los americanos así que si pagáis con dólares estadounidenses os han de hacer la conversión. Nosotros pagamos con tarjeta por si acaso…

Después nos dimos un paseo por la ciudad y hay multitud de espectáculos y tiendas de recuerdos por todas partes. Es otro mundo!!!

De vuelta al hotel, para entrar en EEUU nos hicieron pagar 50 centavos y pasar otra vez la dichosa frontera! De hecho te lo ponen complicado para entrar a los EEUU. Pero vale la pena.

Al día siguiente dimos el paseo en el Maid of de Mist por el Niágara. No te imaginas lo grandiosas que son estas cataratas hasta que estas debajo. Una barbaridad! Al subir al barco desde la parte norteamericana te dan un chubasquero azul que no hay manera de que se quede quieto. Como debajo de las cataratas hace mucho viento y parece que llueva, el chubasquero se te empieza a girar y tú con tu cámara en la mano, intentado grabar mientras mantienes el chubasquero fuera de la cara, una experiencia. Nos reímos mucho!!! indescriptible!!!

Es divertido, sobretodo si vas en verano claro… si vas en invierno supongo que te has de morir de frío jeje

Por cierto, hay una leyenda urbana que dice que los chubasqueros son azules si subes al barco en la parte norteamericana y amarillos en la canadiense, por si alguien se cae del barco saber a donde lo han de llevar. jeje!! ¿será verdad?

cataratas del niagara

Como cualquier lugar maravilloso, la belleza se ve ensombrecida por el negocio y las masas. Tanto en un lado como en el otro, todo está enfocado y sustentado para y por las cataratas, por supuesto fuimos a ver un documental sobre ELLAS, con leyendas incluidas…pero así y todo no me arrepiento, un paseo por ambas ciudades Ontario y Buffalo y como os decía, te sientes Marilyn Monroe o Joseph Cotten en “Niágara”, por supuesto salvando las distancias.

Bueno esta fue mi experiencia de un día en el Niágara. Ya os digo si estáis en NY no dejéis de ir. Os fascinará!!

Hay cosas que no se pueden describir con palabras, y que tan solo un buen escritor nos haría entrever, así que reconozco que no conseguiré transmitir mis emociones en aquellos momentos.

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.