Durante nuestra visita a la ciudad de Nueva York, uno de los sitios que tenía claro que tenía que visitar era Wall Street. Desde que era crío siempre me ha atraído el mundo de las finanzas, y en especial el Mercado de Valores, por lo que este lugar es uno de mis iconos en la ciudad de Nueva York.

El distrito financiero de Nueva York es visita obligada para cualquier turista que visite la ciudad. En él no podemos perdernos los siguientes lugares (si prefieres que te lo expliquen, puedes contratar un tour guiado en español completamente gratis):

Recorrido por Wall Street

Empezando por la US Custom House, una construcción imponente con estilo griego al igual que muchas que nos vamos a encontrar por esta zona, es digna de admirar. Me llamó la atención además del edificio en si la gran cantidad de esculturas que tiene adornando su parte exterior.

Lo siguiente que debemos visitar es el símbolo de Wall Street, el Charging Bull, ese toro con actitud defensiva construido en bronce por Arturo Di Modica y que pesa más de 3 toneladadas. Todo un símbolo del distrito financiero que apareció más de una vez en diversas películas y producciones norteamericanas. No es raro que a su alrededor se arremoline una gran multitud de gente sacándose fotos con la parte delantera y trasera del toro, así que nos tocará esperar un poco pero también podremos tener nuestra foto con el Charging Bull. Es una escultura curiosa que vale la pena pararse a ver aunque sólo sea un rato.

Justo detrás del toro está el Bowling Park, un parquecito muy pequeño que la verdad no me llamó mucho la atención ya que en esta ciudad encontramos muchísimos parques más grandes y mejores que este. Aún así, aunque para el turista no tenga demasiado interés, creo que queda muy bien ahí, aportándole un toque de naturaleza a la ciudad.

Otro lugar importante es la Trinity Church, una iglesia del siglo XIX de estilo neogótico. Me llamó la atención una especie de escultura que hay en su exterior, como si fuera la parte baja de un tronco y unas raíces de grandes proporciones. La iglesia me pareció muy bonita y también es un lugar al que recomiendo ir aunque sólo sea de paso. No queda nada a desmano ya que está justo al lado de la calle que nos lleva a la Bolsa y al Federal Hall así que en vuestra visita a Wall Street os recomiendo hacer una pequeña parada para ver la Trinity Church que realmente vale la pena.

Hoteles cerca de Wall Street
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Nueva York
Buscar

Ya en el centro neurálgico vamos a encontrarnos la Bolsa, la New York Stock Exchange en el 11 Wall Street. En su parte exterior podremos ver un pequeño cartel luminoso en el que irán pasando los valores de diferentes acciones. Lo que me llamó la atención de toda esta zona es que estaba muy tranquila, ya que a excepción de unos cuantos turistas la calle estaba medio vacía. Si había un sitio de Nueva York en el que me esperaba estrés, agobio y caos total era aquí, pero se ve que eso sólo ocurre dentro del edificio. Mucho mejor, ya que se puede caminar por aquí de forma totalmente tranquila, olvidándonos al menos por un rato de los agobios de la ciudad y pudiendo disfrutar de un buen paseo por Wall Street.

Siguiendo el recorrido, no hay que olvidarse para finalizar del Federal Hall National Memorial. Edificio construido en memoria del primer Federal Hall, construido en el S.XVIII y demolido a principios del siglo XIX. Este nuevo edificio me pareció imponente y espectacular destacando de él la estatua de Georges Washington que lo preside al frente.

Mi experiencia en Wall Street

Wall Street

Me dispuse a empaparme del ambiente que se respiraba en la zona, que es lo más interesante, porque el lugar en sí no dice nada. Se trata de calles más o menos estrechas formadas todas ellas por rascacielos; que una vez visto uno, yo diría que vistos casi todos, porque son espectaculares pero cambia poco de uno a otro.

Ya sabía que los americanos son muy patriotas, pero me sorprendió la gran bandera americana que han colocado tapando, prácticamente, toda la fachada de la Bolsa; es impresionante, en mi vida había visto una bandera tan grande. En mi opinión, aumenta ese sentimiento de patriotismo entre todos los que circulan por allí.Me llamó la atención que la calle Wall Street es una calle bastante corta, y las medidas de seguridad que hay en toda la zona, con policía y con barreras que hacen imposible que entre cualquier coche. Uno se siente allí bastante seguro, aunque por otro lado te pones a pensar que si hay tanta seguridad es porque puede pasar algo; entonces te empiezas a inquietar un poco.

Al callejear por la zona te sientes un poco estresado, en la calle ves a toda la gente casi corriendo, se ve enseguida quién es un turista y quién no; y no sólo por no llevar traje, sino por el ritmo al andar; los turistas de paseo y los brokers / yupis acelerados; aun así no puedes evitar sentirte presionado para llevar su ritmo.Lo que sí que siente uno cuando está en Wall Street es que en esta zona de Nueva York se respira en cada esquina el poder económico, uno se siente pequeñito ante tal acumulación de poder.

Como conclusión, creo que es una parte de la ciudad que no deberíamos perdernos por la multitud de atracciones turísticas y curiosidades que encontramos en ella. Llegar hasta aquí no supone ningún problema ya que tenemos transporte público que nos deja en el distrito financiero (en diversas zonas de él) y que podremos utilizar para llegar fácilmente a aquí. Lo dicho es lo que considero más destacado y lo que a mí más me ha impresionado. No me queda más que recomendaros la visita a Wall Street.