Una joyería de película que es digna de ver si visitas la ciudad de Nueva York. Se encuentra situada en la 5 Avenida con la calle 57, hace esquina por lo que es muy fácil de encontrar y solamente el edificio por fuera ya llama la atención.

Todo el mundo que oye Tiffanys, sus ojos relucen como diamantes, es de las únicas tiendas del mundo que se ha convertido en un museo, yo entre y las primeras plantas son auténticos museos para un mileurista al uso que viaja una semana a NY de vacaciones…pulseras por 8000 dólares (la más barata) relojes, anillos…DIAMANTES.

No necesitas tener que comprar ninguna joya para ir a verla, ya que esta tienda es como un museo de joyas en la que puedes encontrar una gran variedad de oro, plata, platino, diamantes y un montón de piedras preciosas que llenan la vitrina con una gran colorido que te llama la atención a la vista y merece la pena ver. Además también puedes echarte algún capricho encima ya que hay secciones a la alcance de un bolsillo normal, claro eso si no te llevas un diamante ni nada por el estilo, pero vamos por lo menos te llevas un recuerdo de esta joyería tan destacada en Nueva York.

La entrada es majestuosa, y a pesar de que el edificio tampoco es ninguna obra espectacular, parece una caja fuerte, da a entender lo que dentro se esconde…como decía, las primeras plantas son prohibitivas y tan solo cuando llegas a la ultima planta tu bolsillo parece aguantar el envite de los altísimos precios y lujos incalculables.

La decoración es sencilla pero muy lujosa, sofás en los que puedes sentarte y observar la 5 avenida, dependientas super peinadas y conjuntadas y mostradores limpios, cuidados hasta el más mínimo detalle…para ascender a esta planta podemos usar un ascensor comandado por un señor con traje de etiqueta.

La joyería esta distribuida en cinco plantas todas ellas conectadas por una ascensor en el que hay un botones y te pregunta en cual quieres bajar. Dependiendo de la plantas puedes encontrar una cosa u otra, y también varía el precio de las joyas. Hay una sola planta que están la mayoría de piezas engarzadas con diamantes, por lo que os podéis imaginar el precio, pero merece la pena verlo, porque se ilumina la vista al ver tales preciosidades. También puedes encontrar accesorios, bolsos, maletas, cuberterías, adornos y muchas otras cosas más, con el inconveniente del precio ya que son cosas exclusivas de Tiffany y hacer que su valor ser bastante elevado.

Hoteles cerca de Joyería Tiffanys
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Nueva York
Buscar

La última planta es la que más gente alberga, ¿será porque es en la única que puedes comprar algo? pulseras de Tiffanys (la típica del corazón) por 300 dólares, anillos, pendientes…casi todo de plata mucho más asequible que el diamante.

Si compras algo, la caja de color ¿verde? y un lazo cuidadosamente colocado son los elementos que marcan la diferencia con cualquier producto de la ciudad. Si no tienes dinero, o no te apetece gastarte esta ingente cantidad de dólares por una cadena con un corazón, siempre te quedará Chinatown.

Joyeria Tiffanys

Como veis es una joyería que hay que visitar aunque sea solo para ver que joyas hay en el mercado y que todos nos comprarías si nos tocara la lotería.

Yo creo que es una visita obligatoria, ya que es una de las tiendas mas famosas de la ciudad, ademas esta justo en frente de Abercrombie y muy cerca de la tienda Apple, Disney, El Moma, Central Park, La juguetería Fao…