Sabéis que una de las ciudades que más me gustan, además de»mi» bellísima París, es Nueva York, desde que fui la primera vez , que la verdad no esperaba grandes sorpresas, he ido descubriendo rincones, vivencias, sitios especiales, tiendas, gentes, obras de teatro, grandes contrastes,,,,y otras muchas cosas que me han ido atrayendo más y más. Pero, sin duda, una de las visitas que más me enganchó a la ciudad de los rascacielos fue su otoño, sus colores, esos maravillosos ocres, rojos y anaranjados, que ofrece Central Park en noviembre.

Por lo que si vais a disfrutar de un viaje a Nueva York, tenéis que intentar ir en esta época del año, que es cuando se pueden apreciar estos cambios de tonalidades y cuando comienza la decoración de Halloween y Acción de Gracias en la ciudad, algo que también me sorprendió en su momento.

El mayor parque urbano de Nueva York, esta situado en «uno» de sus distritos «La famosa Isla de Manhattan» y tiene una historia peculiar, su creación fue un proyecto común de todos los candidatos a la alcaldía de Nueva York en el año 1850. Se fue expropiando y pagando la extensión de tierra elegida, que entonces estaba llena de granjas y que era utilizada en su mayoría como basurero. En 1857 dentro de todos los proyectos que se presentaron al concurso para el diseño del nuevo parque ganó el Greensward Plan, de Frederick Law Olmsted y el arquitecto Calvert Vaux, que tardaron dieciséis años en finalizar su proyecto.

Tiene 3,4 kilómetros cuadrados y ocupa 50 manzanas. Está bordeado por las calles más famosas y caras de Nueva York, al este se encuentra la Quinta Avenida, al sur Central Park South (calle 59) y al oeste Central Park West (Octava Avenida), mientras que por el norte lo bordea Central Park North (calle 110).

El diseño se alejó de los parterres habituales, creando paisajes muy contrastados, desde los más bucólicos, según la tradición inglesa de paisajes románticos, praderas, suaves pendientes y lagos naturalistas creados con las capas del antiguo pantano sobre el que se alza Central Park , hasta los más salvajes y pintorescos, reservándose grandes zonas para realizar diferentes actividades. Se plantaron cerca de cuatro millones de árboles y plantas, dejando el tráfico oculto mediante carreteras subterráneas, algo trasgresor y revolucionario en su momento.

Recorrido por Central Park

Si en lugar de contratar una visita guiada en Español para conocer todos los secretos de Central Park prefieres descubrirlo por tu cuenta, a continuación te propongo un recorrido para que disfrutes de uno de los parques más famosos del mundo.

Hoteles cerca de Central Park
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Nueva York
Buscar

La entrada más conocida es la situada al sur, por el Central Park South y se conoce con el nombre de Artist’s Gate. A la derecha está la estatua ecuestre de Simón Bolivar; en el centro la de José Martí y a la izquierda la de José San Martín, héroes nacionales de América del Sur. Frente a dicha entrada se encuentra la Avénida de las Américas.

A la derecha de la Artist’ s Gate se encuentra el lago The Pont, limitado al norte por el Colman Memorial Rink, donde las frías temperaturas de invierno, de un promedio de cuatro grados, permiten que se puedan practicar deportes como el patinaje sobre hielo, desde enero hasta abril, esta pista de patinaje fue renovada gracias a Donald Trump y se abrió de nuevo en el año 1986 y en ella pueden alquilarse patines y disfrutar del lago de hielo.

En el limite con la Quinta Avénida se encuentra El Central Park Zoo, especialmente diseñado para niños, tiene tres zonas climáticas, una selva tropical y en el se exhiben más de cien especies, como monos, pingüinos y focas, funciona como parque zoológico desde 1864.

A la izquierda del Zoo se encuentra el The Dairy un edificio gótico victoriano en el está el Visitor Information Center , en el cual se ofrecen folletos con información sobre el parque, talleres de naturaleza gratuitos y paseos guiados, se trata de una antigua lechería donde las lecheras servían leche fresca a madres y niños, aunque por todo Central Park existen pequeños kioscos diseminados donde se informa sobre las actividades y lugares del parque.

A la izquierda se encuentra un gran prado conocido como Sheep Meadow. Durante los primeros años tuvo ovejas que eran llevadas diariamente a lo que hoy se conoce como el elegante restaurante Tavern on the Green. En principio este prado se desarrolló para desfiles militares, en la actualidad se celebran conciertos al aire libre

Se continua el recorrido hacía el Norte por el elegante y arbolado Mall (paseo), bulevar flanqueado por cuatro hileras de olmos y las estatuas de Colón, Shakespeare, Roberts Burns o Walter Scott., entre otros. Al final unos escalones conducen a Bethesda Terrace, una recargada terraza y a su famosa fuente donde se encuentra la bella y elegante estatua del Ángel de las aguas, que es una de las pocas figuras especialmente encargadas para el parque. Esta estatua conmemora la apertura del acueducto que dotó a Nueva York de agua corriente.

La terraza se proyecta sobre el Lake (lago), en donde se puede disfrutar de un paseo en barca y que está cruzado por un montón de pequeños y bonitos puentes . Para alquilar una bicicleta, barca de remos o góndolas hay que dirigirse a Boathouse en la orilla izquierda del lago.

En su orilla occidental se encuentra Strawberry Fields Jardín Internacional de la Paz, es una zona patrocinada por Yoko Ono, en memoria de John Lennnon, miembro de Los Beatles, que fue asesinado en 1980 cerca de su vivienda en el edificio Dakota al otro lado de la Central Park Avenue, en el suelo puede verse el mosaico Inmagine.

Si cruzamos el lago a través del puente Bow Bridge, que es uno de los siete puentes de hierro forjado originales de Central Park y llegamos a The Ramble, podemos contemplar un terreno arbolado, que está cruzado por senderos y arroyos y es un paraíso para los amantes de los pájaros. En Central Park se han catalogado 270 especies, ya que se halla en la rutas atlánticas migratorias de las aves.

Al otro lado de 79th Street Transverse se encuentra el Belvedere Castle, que es una reproducción de un castillo escocés construido sobre un promontorio en 1869, y desde sus torres y almenas se aprecian estupendas vistas, es uno de esos sitios especiales desde el que se puede apreciar el enorme contraste entre los rascacielos de Nueva York y la vegetación de Central Park , en el interior del Belvedere se ubica el Henry Luce Nature Observatory, donde existe una muestra de la naturaleza del parque.

A la izquierda encontramos un camino que nos conduce al Shakespeare Garden, un elegante jardín con fuentes, árboles decorativos y parterres de diversas clases, en él se encuentran todas las especies vegetales nombradas en las obras de este escritor, el único que recomendaría visitar en primavera por la «explosión» de flores con multitud de colores.

Central Park Nueva York

El camino continúa hasta el Great Lawn, que es donde se celebran hoy en día conciertos veraniegos al aire libre de la New York Philarmonic y también como cancha de baloncesto.

También existe dentro del parque un obelisco que fue ofrecido por Egipto a EEUU en el año 1881 y que se encuentra situado junto al museo Metropolitan Museum of the Art (cuya visita recomiendo, aunque os encontréis muchas obras de arte españolas en terreno ajeno).

Al norte se encuentra El Reservoir Jacqueline Kennedy Onassis, un enorme lago bordeado por un sendero de 5 Km., donde cada domingo se celebran carreras de maquetas de barcos (desde mi punto de vista esta zona está muy mal conservada).

Hacia la Quinta Avénida está el Conservatory Garden muy cuidado y decorado por algunas fuentes.

La zona más septentrional y más insegura comprende el Harlem Meer, un estanque próximo al barrio de Harlem, y the Great Hill una colina, y aunque ha mejorado la seguridad en todo Nueva York, siguen existiendo zonas que es mejor no visitar sobre todo por la noche.

Central Park es una maravilla, mucho mejor de lo que cualquiera que sólo lo haya visto en el cine pueda imaginar… Un lugar enorme en el que cabe todo el mundo y en el que cada uno hace lo que quiere… Corredores, patinadores, músicos, artistas… Y, como no, turistas que nos distinguimos por la expresión de sorpresa de nuestra cara.