La verdad es poca gracia tiene Roosevelt Island. Si alguno de vosotros ha visto la película Dark water, recordareis en su inicio como una madre y su hijo se dirigen a esta isla a mirar un piso económico para vivir. El niño se queja por que quiere vivir en Nueva York mientras se alejan en funicular de Manhattan en dirección a su destino.

La madre le dice que no se preocupe, que seguirán viviendo en New York, a lo que el niño le responde que eso no es N.Y. Al fondo un pasajero escucha la conversación y la remata diciendo «el niño tiene razón, eso no es Nueva York». La siguiente escena ya nos delatará que ciertamente, poco del encanto neoyorquino tiene este trozo de tierra. Veremos unas construcciones casi industriales y cerca unos de otros, con poco espacio para que penetre el sol en su calle principal.

Cómo llegar a la Isla Roosevelt

Para acceder a esta isla tenemos dos opciones:

Por carretera

una por carretera, en esta cogeremos el puente de Queensboro que pasa encima de la isla, pero que no accede directamente a él. Una vez cruzado el puente, accederemos a otro puente cercano, situado en el barrio de Queens donde podremos entrar ya en la isla.

Pude ver que justo en el acceso de la isla había un gran aparcamiento para vehículos y justo al lado había un mercado callejero. Me sorprendió porque parecían las típicas paraditas que se montan en nuestro país. Ahí podías comprar todo tipo de frutas y hortalizas. Pero perdón, estaba hablando de los accesos a la isla.

En funicular

El otro es el mas espectacular, y es el que os he hablado al principio de la opinión. Lamentablemente no puedo hablaros de él, porque en los dias que estuve ahí no funcionó ningún día. Según nos contó el guía, el funicular tuvo una avería pocos días antes de que llegáramos que dejo colgados a varios neoyorquinos durante unas horas y mientras durase la investigación de los hechos y posterior reparación estaría inactivo. Lo que sí os puedo decir es que es el principal acceso a la isla, porque os podéis imaginar que una plaza de parking es muy cara en Manhattan, y la gente que accede desde esta isla no tiene demasiados recursos.

Hoteles cerca de Isla Roosevelt
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Nueva York
Buscar

Si visitamos esta isla fue porque antes de salir de España contratamos unas excursiones, aunque una vez ahí como las pagas directamente al guía te puedes borrar si ves que alguna no te convence o apuntarte a alguna mas, hablo de Viva tour, otros operadores los desconozco. En fin, a lo que iba, la visita a la isla de Roosevelt ni siquiera estaba anunciada en la excursión, llamada contrastes, sin duda la mejor excursión de todas las disponibles, ya que pasas del sur del Bronx a las casas de los mas ricos en dos minutos, del Harlem hispano al barrio de los judíos ortodoxos en Brooklyn. Esos eran los platos fuertes, pero antes el guía nos enseñaría antes Roosevelt Island.

¿Y que encanto tiene este lugar? pues muy poco, en las fotos que os adjunto veréis porque esta isla es visitada, por las vistas de lado este de la isla de Manhattan, donde podremos ver la Trump Tower o el edificio de las Naciones Unidas. La verdad es que la calma con la que se ve Manhattan es relajante, casi parece que veas una postal, y ni percibes el bullicio que reina a unos cientos de metros. El otro atractivo de la isla es una especie de cabaña donde moró el primer habitante de la isla, la vimos desde el minibús, un poco deteriorada y con poco interés turístico. Esta isla tiene todo tipo de servicios propios, como su policía o su cuerpo de bomberos, pero que dependen totalmente de la ciudad de Nueva York.

Isla Roosevelt

Como dije al principio, la gente que se muda aquí busca una vivienda asequible. Es gente que trabajan en Manhattan pero no pueden pagarse un alquiler allí y no quieren mudarse a barrios más baratos como el Bronx, donde no es recomendable ni ir a pasear. A diferencia de este barrio, Roosevelt Island no tiene problemas de pandillas ni es un barrio marginal. Es lo que diríamos una ciudad dormitorio, de gente muy normal. Hay un hospital psiquiátrico que me comentaron que estaba en desuso, y bastante gente que vive en la isla son familiares de los internos, Aquí también encontramos las viviendas sociales, pisos a los que los mas necesitados, casi siempre inmigrantes, se apuntan y pueden acceder a vivir de alquiler a precios casi simbólicos, una especie de pisos de protección oficial.

En conclusión, si vais a New York, no perdáis el tiempo visitando este sitio, a no ser que os entre en una excursión o si queréis coger el funicular. Se visita en media hora y, al menos yo, hubiera preferido pasar ese tiempo en el sur del Bronx alucinando con esos pandilleros que nos miraban con cara de querer….calla calla, que eso es otra historia…. para otro día. 🙂