He estado esta semana pasada visitando Nueva York. Aprovechando el tiempo al máximo he llegado a poder visitar muchas cosas, entre ellas el MoMa (Museo de Arte Moderno) que tenía clarísimo que iba verlo.

El edificio actual fue diseñado por Yoshio Taniguchi y es inmenso. No obstante, en mi opinión, no destaca su aspecto arquitectónico, al contrario que sí lo hace el también Neoyorquino Museo Guggenheim que fue diseñado por Frank LLoyd (importante y reconocido arquitecto) o el también el Museo de Arte y Folk con su fachada de cobre, que se encuentra en la misma calle que el MoMA.

Llegar al MoMa es facilísimo. Se encuentra en el cruce entre la avenida 11 West y la calle 53 de Manhattan. Para llegar a él puedes coger el Metro de las lineas E ó V hasta la 5a avenida y la calle 53 por ejemplo, que es lo que hicimos nosotros.

El MoMA es un museo rico en obras de diferentes periodos y estilos y tipos. Desde pintura hasta cine, en el MoMA puedes encontrar de todo y viene estructurado en 6 plantas, contando que hay dos subterráneas.

Respecto a su obra pictórica y escultórica (que se encuentran juntas en el museo y distribuidas entre la planta 4a y 5a), se compone de más de 3600 que van desde finales del siglo XIX hasta la actualidad. Destacan obras como las de Vincent Van Gogh El Cartero o Noche estrellada que es el que más me gustó de este autor. También puedes ver una de las obras más famosas del pintor español Pablo Picasso como es Las Señoritas de Aviñón con un aire ya abstracto.

Otra de las obras a destacar por mi parte es la del pintor surrealista Marc Chagall que se conoce como La Villa o el Pueblo que muestra un paisaje soñado con animales y personas al revés, con mucho color. Por último, se me olvidaba decir que allí se encuentra el famoso cuadro del pintor catalán Dalí de los relojes derritiéndose (siento no recordar el nombre, no soy un experto en arte jeje).

Hoteles cerca de Museo MoMA
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Nueva York
Buscar

En la planta subterránea T1 se realizan proyecciones de películas, muchas de ellas realizadas por la entidad del MoMa al igual que en la planta T2 (también subterránea).

La planta baja consta de la entrada al museo, una tienda, un restaurante y un vestíbulo así como un gran jardín (recomendable para descansar tranquilo) donde hay repartidas varias obras escultóricas, que personalmente no me llamaron la atención.

En la segunda planta encontré arte contemporáneo, grabados y libros ilustrados así como medios audiovisuales y una cafetería. Por último, en la 3, se encuentra la arquitectura, la fotografía y dibujos.

Sin duda, recomiendo que si no disponéis de mucho tiempo para visitar el museo (ya que Nueva York es inmenso y tiene miles de cosas para visitar) vayáis a la planta 3, 4 y 5 que es en mi opinión lo más interesante de ese museo.

Precio de las entradas al MoMA

En cuanto a precios hay diversas tarifas y algunos descuentos: una entrada completa al museo cuesta 20$ para adultos, 16$ para mayores de 65 años y 12 $ para estudiantes. Eso sí, acordaros de traer identificaciones que lo acredite como el carnet de estudiante internacional que te lo puedes hacer en cualquier oficina juvenil de tu ayuntamiento y cuesta 6€.

Los niños menores de 16 años entran gratis.

También os será útil saber que el viernes la entrada es gratuita en horario de 16:00 a 20:00 y solo hace falta dejar un donativo para el museo. Claro está que ese día el museo está a rebosar, por lo que vale la pena ir aunque pagando otro día.

Si quieres comprar ya la entrada para el Museo MoMA, puedes hacerlo desde aquí y así evitaras colas para sacarla allí.

Museo de Arte Moderno de Nueva York

Respecto a los servicios que ofrece el museo cabe destacar el audio guía MoMA que es un aparatito con el que escuchas comentarios y análisis sobre muchas de las obras expuestas en el museo; es totalmente gratuito. No obstante, también se puede contratar visitas guiadas aunque se cierran a un horario muy específico. Nosotros nos decantamos por el aparatillo de audio jeje.

Por último debo añadir que hay una inmensa tienda del museo donde para aquellos que queráis llevaros reproducciones de vuestros cuadros favoritos para colgarlos en casa, os interesará visitarla. Así pues hay de todo, incluso artículos de menaje, es lo que me hizo gracia.

En resumen, 100% recomendable, pese a su alto precio (alrededor de los 10$) comparado con el de los espacios españoles. Eso sí, no se lo pierdan porque la visita merece la pena.

Espero que os haya sido útil mi opinión.