Minas de sal de Cardona

Un domingo de julio fuimos a ver una obra de la naturaleza. Las minas de sal de Cardona o más conocidas como «La montaña de sal».

El horario fue de todo un día y la excursión incluía:

  • Autobús, ida y vuelta.
  • Entrada a las minas.
  • Entrada a la Abadía de Montserrat
  • Guía en español

Si te interesa tú también puedes reservar esa misma excursión desde este enlace, aunque a continuación te contaré un poco más de las Minas de sal de Cardona y el pueblo en general.

pueblo de cardona

Cardona forma parte de la comarca del Bages – comarca de 1.295 km2 de superficie con capital en Manresa, una población de poco más de 150.000 habitantes – es la capital natural de la cuenca inferior del río Cardener, afluente del Llobregat, cuya zona superior o de cabecera se centra en Solsona. Desde un punto de vista físico o geográfico, nos hallamos en una región de tránsito entre lo que correspondería a una agricultura mediterránea – secano de olivo, vid, cereales, etc. – y las tierras prepirenaicas, de mayor densidad botánica y menor vitalidad agraria, pobladas por bosques ya notables.

Cardona presenta dos puntos de interés singulares. Una montaña de sal marina formada hace 40 millones de años y un castillo románico-gótico del siglo IX – desde 1.976 Parador de Turismo – con una colegiata románica. Este pueblo muestra todo su encanto, sobretodo, el día de mercado y en su fiesta, el segundo domingo de septiembre.

Hoteles baratos cerca de Minas de sal de Cardona
Booking.com

Cómo llegar a Cardona

  • Barcelona: Autopista C-58 (Terrassa-Manresa), N-II hasta Manresa y la C-55 hasta Cardona.
  • Lleida: Eix Transversal C-25 hasta Manresa y C-55 hasta Cardona.
  • Girona: Eix Transversal C-25 hasta Manresa y C-55 hasta Cardona.
  • Tarragona: Autopista A-7 hasta Martorell, N-II hasta Manresa y C-55 hasta Cardona.

Un poco de historia

Conocida y admirada desde los orígenes, por ella pasaron íberos y romanos. Los primeros le dieron el nombre «Quer», «roca o montaña escarpada». Los segundos iniciaron la explotación de la sal e hicieron famoso el «diapiro salino» de Cardona – el Salí de Cardona, según la denominación popular -, que en el año 801 fue frontera entre territorio musulmán y las extensiones despobladas de la Segarra.

El castillo fue un aprovechamiento lógico de la morfología del terreno, y, a sus pies, nació y creció la villa de Cardona.

Cuenta la historia que en la Edad Media la población era obligada a trabajar una jornada semanal para reconstruir las torres del castillo. Con ello se redimían las penas de prisión y se ganaba el privilegio de hacer uso, cada jueves, de la sal.

El Castillo de Cardona

castillo cardona

De este castillo asentado en la cumbre de un cerro de 546 m., parador desde 1976, ya existe testimonio documental desde el fin del siglo VIII, si bien no alcanzó cierta fama hasta el año 886, con la reconstrucción llevada a cabo por Guifré el Pilós. Los Cardona que le dieron nombre llegaron unos siglos más tarde, primero como vizcondes; en 1357, el rey Pedro el Ceremonioso dio a Cardona la categoría de condado.

Bajo los Reyes Católicos pasó a ser ducado, con uno de los títulos nobiliarios de mayor prestigio de Catalunya.

El conjunto de la fortaleza, que presenta dos estilos bien claros, románico y gótico, y que a lo largo de los siglos ha sido objeto de toda clase de saqueos, vejaciones y actos de vandalismo oficial, ocupa una extensión de 720 m2.

La colegiata de Sant Vicenç, construida entre 1019 y 1040, es la joya del castillo y en verdad uno de los grandes monumentos del románico lombardo. Bajo el presbiterio se encuentra la cripta, también llamada «Capella de les Relíquies». Los Cardona reposan en los sepulcros de la iglesia.

Sus muros y su arquitectura fueron el escenario elegido para el rodaje de «Campanadas a medianoche», la película histórica de raíz shakesperiana que en 1966 dirigió y protagonizó el venerado Orson Welles.

Si queréis pasar una noche en este Parador, de cuatro estrellas, podéis reservar desde este enlace, una habitación doble (os pongo foto) cuesta aproximadamente 125€ la noche. Además en él podéis degustar también los embutidos y otros platos de la cocina catalana.

Las Minas de sal

mina de sal cardona

Los amantes de las impresiones naturales tienen también su espectáculo asegurado en cualquier época del año al descender a la falda de la montaña de la Sal, que se levanta junto a un valle de aspecto lunar.

En su interior pueden admirarse las formaciones de vetas geológicas de todo tipo de colores – rojizos, rosados y asalmonados – y un bosque de estalactitas y estalagmitas formadas por las filtraciones de agua.

La fe en la tradición y en la sal sirvió aquí para mantener contra viento y marea un pequeño museo familiar de la sal, creado en 1.934 por Josep Arnau. Este artesano reunió una colección de objetos tallados por él mismo y cristalizaciones salinas que andaba a buscar por los alrededores de la mina.

Destacan las reproducciones del castillo ducal y la fábrica de la potasa.

sal en cardona

Una visita en este parque cultural empieza su recorrido en el recinto Mina Nieves que fue una de las explotaciones de sales potásicas más importantes de Europa hasta el año 1.990. Aquí el visitante puede admirar una exposición cronológica de fotos desde los orígenes de la explotación de la sal en Cardona, así como también los pozos de extracción.

Después de este primer contacto, la visita continúa a 86 metros de profundidad, donde te trasladan con un vehículo especial. Los vehículos dejan a los turistas en la Vall Salina desde donde se puede admirar la Montaña de la Sal. Desde aquí, poniéndose unos cascos mineros, se entra al interior de la montaña donde se podrán admirar las estalactitas y estalagmitas, además de las diferentes vetas de sal: sódicas, potásicas y magnésicas.

Mi experiencia visitando las Minas de Sal de Cardona

interior minas de sal cardona

Si no recuerdo mal y mi memoria no me falla, por las explicaciones que nos dio una guía que nos acompañó en el interior de la mina estábamos entre unos 80 y 100 metros por debajo del pico de la montaña, aunque la gran cantidad de sal a explotar estaban en unas galerías más abajo, las cuales llegaban hasta los 2000 metros por debajo. Para llegar hasta la entrada de la mina nos bajaron con unos jeeps que cabían 10 personas, sin contar a los conductores, también hay una foto. Habían unas reglas que nos dijeron antes de entrar:

  1. Prohibido entrar en las minas sin un casco protector.
  2. Prohibido hacer grabaciones o fotografías.
  3. Prohibido arrancar, coger o tocar, la estalactitas, estalagmitas o las gotas que caían. Sólo las paredes se podían tocar, incluso probar, SI SI, probar con la lengua para poder diferenciar los minerales que más tarde os comentaré más abajo, aparte de visualmente por los colores o el tacto.

Ese día que nosotros fuimos en el exterior hay un Sol que te ponía moren@, con una temperatura de 33ºC. En el interior de la mina estábamos a unos 18ºC, yo no tenía frío pero en comparación al estar fuera SI hacía fresquito, algunas señoras se pusieron una chaquetilla, aunque yo no lo creí necesario.

pasillo minas de sal cardonoa

Yo ya había estado en otra mina muy parecida, por lo que no me extrañó ni vi nada nuevo que ya no hubiera visto con anterioridad pero, había alguna cámaras en el interior que, verdaderamente eran preciosas. Además lo hacían bonito, porque al entrar tenían las luces apagadas y cuando estábamos todo el grupo preparado para ver y escuchar, encendieron las luces, viendo así los colores blancos, naranjados y rojizos que había por las paredes y techo.

Los tres minerales que se encuentran en el interior de estas minas son: HALITA, CARNALITA y SILVITA. Los colores naranjas y rojos son por la presencia de componentes férricos. Yo esto ya lo sabía porque estuve estudiando Geología durante 2 años, así que me sirvió de recordatorio de cuando estudiaba.

La guía te da explicaciones de Historia, remontándose a siglos anteriores y de Ciencia, explicando los procesos que han hecho que esta montaña se formara. Una vez acabadas las explicaciones aprendidas, todos los visitantes podían hacer las preguntas que quisieran y ella (en este caso chica) te respondía sin ningún problema.

montaña de sal cardona

Una vez hemos salido de las minas, por otro lado diferente a la entrada, se podía ir a la tienda de figuras de sal ya a otros habitáculos donde se podrían ver artilugios, ropa y maquinaria antigua y moderna, utilizada en las minas.

Por último, comentar que han tenido que parar de excavar por peligro de hundimiento, ya que como dije al principio, hay muchas más galerías subterráneas, el suelo es bastante poroso y el agua que se filtra de las lluvias hace que se produzcan más grietas y desprendimientos.

Si algun@ de vosotr@s tenéis la oportunidad de ir a esta población, Cardona, id a ver a estas minas de sal, ya que tendréis un recuerdo visual bien bonito para recordar, es una buena y diferente experiencia que vivir.

Imágenes: Etan J. Tal | EliziR | Renata3 | Beusson

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.