Este castillo lo conocí cuando buscaba información turística sobre Cadiz ya que voy a menudo a esa maravillosa ciudad. Estaba haciéndome una lista de monumentos para ver, y bueno, he de admitir que los castillos y las construcciones militares antiguas son una de mis debilidades. Me encanta fotografiarlos y visitarlos por dentro sintiendo todos los años y siglos de historia de los que sus piedras han sido testigo…

Después de buscar información de todos los monumentos y ubicar su posición exacta con el Google Earth para mi GPS pues llego el día del viaje. Cargue 3 pares de pilas para mi cámara y, una vez allí, me dispuse a recorrer Cadiz por completo. Lo primero fue el teatro romano y ya después los dos castillos enfrentados en la Playa de la Caleta…

Dónde está el Castillo de San Sebastián

Este castillo de San Sebastian esta situado sobre un islote, prácticamente de la medida de toda su planta, pues no queda espacio más allá de sus muros que quedan bañados y son golpeados por el Océano Atlantico. Se accede a el desde el Paseo de Fernando Quiñones, el cual, atravesando la Puerta de la Caleta, da paso a un malecón que se adentra serpenteando en el mar hasta su misma puerta.

Enfrentado a él, en otro saliente de la costa se encuentra el castillo de Santa Catalina, y entre ambos se resguarda la Playa de la Caleta de aguas limpias y muy poco profundas donde faenan algunos pescadores gaditanos.

Sus coordenadas GPS son: 36,53528 , -6,29306 y su Latitud – Longitud: N 36º 31′ 42″ , O 6º 18′ 57″.

Historia

Según leyenda y tradición la isla ha sido frecuente asentamiento de distintos pueblos y culturas. Se dice que en ella estuvo el templo de Cronos, dios del tiempo en la mitología griega. Después se construyo una torre – atalaya de origen musulmán y mas tarde, en el año 1457, se cuenta que una nave veneciana se refugio en la isla a causa de una epidemia de peste, reconstruyeron la torre y levantaron una ermita en advocación a San Sebastian.

Castillo de San Sebastián, ¿dónde está?
Booking.com

En el siglo XVI, tras el saqueo por parte de los ingleses, el islote se destino definitivamente como ubicación del castillo. Se reconstruyo la torre en 1613 bajo la dirección de Juan de la Fuente Hurtado, sirviendo como faro y dotándola de artillería.

En el año 1706 se inician las obras de construcción del castillo actual dando lugar a un recinto fortificado de planta irregular y que defendía el flanco norte de la ciudad.

En 1739 el castillo contaba con 17 cañones que controlaban la entrada a la Playa de la Caleta y el acceso sur hacia la bahía.

En el año 1860 el castillo fue reforzado con baterías militares acasamatadas. Durante el siglo XIX se construyó el actual malecón con el que el castillo quedaba unido a la costa, a la Puerta de La Caleta, aunque hasta que no había bajamar no se podía acceder a él.

En su interior y sobre la base de la torre – atalaya musulmana se levanta el actual faro, de 1908, el segundo faro eléctrico de España, de estructura metálica y con 41 metros de altura sobre el nivel del mar.

Características

El castillo de San Sebastian es una fortaleza militar levantada a comienzos del siglo XVIII sobre los restos de una antigua torre musulmana que fue reconstruida en el siglo XVII. Consta de dos espacios abaluartados asentados en cada una de las isletas. El primero, el verdadero castillo, es de planta irregular, con nueve lados, algo alargado. Posee parapetos, cañoneras, dos fosos de agua y puentes levadizos, uno que daba a la plaza de armas, en dirección a la ciudad, y otro, en el frente noroeste, que unía con el resto de la isla donde se encontraba la ermita y la torre del faro. En la segunda isla, igualmente amurallada, se levanta el actual faro.

Fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. En el año 1993 la Junta de Andalucía otorgo un reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Mi experiencia

castillo de san sebastian cadiz

La verdad que este castillo impresiona. Cuando lo ves por primera vez parece que esta flotando en medio del mar infinito porque, desde la playa, todo lo que se ve en el horizonte es agua y mas agua. El mar esta limpio y de vez en cuando se ve salpicado de pescadores con sus largas cañas y hundidos hasta las rodillas porque el nivel del mar en esa zona es muy poco profundo.

El malecón es larguísimo, diría que por lo menos tiene 500m de largo. A ambos lados se observan formaciones rocosas que usan las numerosas gaviotas para descansar de su vuelo. Tanto el malecón como el castillo están en perfecto estado de conservación y mucha gente pasea hasta su puerta para luego volver a la playa. Se puede oir el mar golpeando sus muros y oler su aroma salado durante todo el trayecto.

A determinadas distancias hay escaleras para bajar desde el malecón hasta la playa y las rocas por lo que en verano debe ser increíble pasearse por el y bajar para darte un baño aunque nunca he estado en esas fechas. Lo malo es que no se puede visitar por dentro pese a que hay personas en su interior pues yo mismo vi como un coche de la guardia civil entraba y había otros coches en su interior.

Terminando ya con esta opinión solo os diré que este castillo es una bonita postal que no podéis dejar de fotografiar, y no solo eso, la Playa de la Caleta, el Parque Genovés, el castillo de Santa Catalina, la Catedral de Cadiz, el Teatro Romano… todos esos tesoros de la historia nos quedan a un paso de distancia. Es lo bueno que tiene la «tacita de plata» por ser tan pequeña.

Os recomiendo que visitéis Cádiz, hay miles de cosas para ver y, ademas, se come de maravilla!