El camino nos llevaba de nuevo a estas tierras especiales azotadas por el viento de levante que hoy también nos esperaba escondido a la vuelta de Vejer. Curiosamente, como en tantas otras ocasiones, cambiaba de rumbo dando a su tierra, a esta Bolonia tan particular, el aire que necesitaba para ser visitada con la misma atención que la primera vez.

Ahora podemos hacernos una idea más perfecta de cómo fue la bella ciudad, el reposo del guerrero donde la cultura y los deportes se daban la mano. El viento de levante siempre de fondo, nos traía voces muy lejanas, es un fenómeno curioso que se puede comprobar acercándose a sus piedras lo más posible cuando el levante está en su punto más poderoso.

Localización

Se encuentra en la parte oeste de la ensenada o playa de Bolonia.

Está a pocos kilómetros del camping de la Paloma, en el cual estaba mi tienda bien clavadita, y si del camping te diriges hacia la N-340 dirección Cadiz o Vejer de la Frontera no tiene pérdida, ya que solamente existe un desvío para llegar a esta playa y a estas ruinas.

Tras una carretera con algunas curvas , llegas a la playa de Bolonia y desde allí siguen haciéndote indicaciones para llegar al Yacimiento. La entrada tiene un aparcamiento, no muy grande, pero no había demasiada gente asi que pudimos aparcar sin problemas.

Si quieres dejar el coche lo más cercano a las ruinas, tienes que entrar a una zona de aparcamiento de «aportación voluntaria» obligatoria de 1€, eso sí, te dan un ticket para que lo coloques en el coche.

Conjunto arqueológico de Baelo Claudia, ¿dónde está?
Booking.com

Dirección postal:

Ensenada de Bolonia s/n
11380 Tarifa (Cádiz)
Tfno. 956 688 530
Fax. 956 688 560

Conjunto Arqueológico

Dejamos el coche en el aparcamiento; unos cuantos alemanes hacían sus primeros pinitos con la cámara mientras se protegían del sol de manera alarmante. Quizás nosotros no le tengamos tanto respeto, o simplemente que nos tomemos la vida más a la ligera. Poca gente, demos gracias por éllo. El paseo por las ruinas no se verá acompañado por carreras de críos y rubias cabezas que se meten por todos lados.

Comenzamos por el lado contrario al que hace años nos sirvió de Puerta de Gloria. Hemos perdido la grandeza de aquellas visitas, cuando se podían ver las huellas dejadas por los carros en las piedras que servían de escalón a sus puertas protectoras ya desaparecidas. Digo que ha dejado ese encanto para convertirse en unas ruinas más que visitar, tan cercana y tan lejana en el tiempo.

La Puerta Este o Puerta de Carteia sirve para entrar en el recinto amurallado hoy en día. Es la entrada al centro monumental donde se desarrollaba la vida de sus habitantes, allí sus dos calles principales ( Decumanus Máximus y el Cardo Máximus) eran el centro de todas las visitas en los tiempos de grandeza. En ellas se centraban los Pórticos que daban cobijo al Foro tan típico de la segunda república (s. I a.JC). Abrazándolo se encuentran todos los edificios públicos; la Basílica con dos plantas que ponía el sello a la zona de plaza cerrada donde se centraba la actividad tanto política como religiosa. En el lado norte se levantó una tribuna o «rostra» para los debates públicos.

En el lado norte se encuentran el archivo municipal, o tabularium, sala de votaciones, una calle que separa éstos del edificio dedicado al culto del emperador o quizás también podría ser una sala de reunión tan usual en la época. Dentro del espacio limitado por el Pórtico se encuentran las tiendas o tabernas que tuvieron su finalidad mientras se construía el mercado.

Dominando todo esto se encuentra la terraza llamada Tríada Capitolina, tres templos gemelos que estaban dedicados a Júpiter, Juno y Minerva. El número de cultos a dioses distintos hizo que se edificara un nuevo templo al lado para la diosa egipcia Isis (el único de la Hispania que tiene planta completa).

Más al oeste se levanta el Teatro, aprovechando como siempre, el desnivel del terreno para darle asiento al graderío. Consta de siete entradas también llamadas vomitorios desde los cuales se accede a todas sus caveas o niveles.

En la parte suroeste se encuentra el Edificio Termal, no estando aún limpio de los restos de siglos que tapan aún sus piedras. Sin embargo se observa un sistema de calefacción y las distintas salas destinadas a las tareas del aseo.

Más allá de las Termas y teniendo como paso la Puerta de Gades nos encontramos en la calle principal que nos lleva hasta el Macellum que está formado por diez tiendas y otras cuatro que se abren a la fachada del edificio.

Una vez que el paseo planificado y planeado según el folleto que se nos entrega a la entrada, llegamos a la plaza de la Basílica, en su parte sur vemos que está enlosada con impresionantes escalinatas al este y al oeste las cuales llevan a dos edificios y un pequeño monumento central que nos da una idea clara de tremendo esplendor que se alcanzó en esta zona.

Una visita a la factoría de salazón, quizás la parte que primero asomó de las arenas y que ya conocíamos desde los años 60´s, nos deja asombrados del tremendo auge que tendría la ciudad, considerada como la fábrica de salazón más grande de la Península. Hoy en día aún conserva ese sabor especial teniendo el mar tan cercano, perfecto decorado a sus ruinas.

Quizás es conveniente después de la visita hacer un alto, sentarse en algunos de los bares de la zona o simplemente descansar a la sombra sobre la piedra histórica y enterarnos sobre el terreno qué fué Baelo Claudia en la antigüedad y qué importancia tuvo en la zona. Es así como la situamos a finales del siglo II a. JC, ligada al comercio; siendo un puerto de unión con el norte de Africa. Su importancia como enclave administrativo también se deja notar, sin embargo debemos reconocer que la salazón del pescado fue su llave para el éxito y su paso a la posteridad. Bajo el reinado del emperador Claudio se le otorga el rango de municipio romano, con lo cual se convierte en ciudad próspera y de la de mayor comercio de la península.

Su declive data de la segunda mitad del siglo II, los datos nos hablan de un terremoto que voló la ciudad y ya no volvió a ser lo que consiguió siglos atrás. La arena se apodero de sus edificios y los conservó en sus entrañas dejándolos ahora salir para hablarnos de su historia y de sus historias…. algo que todavía no ha contado en su totalidad.

La figura de Trajano con sus tres metros de altura situada en el centro del patio principal nos da una idea de guardián, aunque la auténtica esté en el Museo Arqueológico de Cádiz; es aquí donde sus ojos no se notan vacíos sino que se pierden en el horizonte marcado por el mar y el cielo de Baelo….

Ventajas y desventajas

Conjunto arqueologico de Baelo Claudia

La principal desventaja que podemos encontrar es que hace mucha calor en estas fechas, por lo que yo recomendaría ir a primeras horas de la mañana para que el paseo sea más agradable. Es un paseo bastante largo y si vamos con calor seguramente no disfrutaremos de la visita tanto.

Por otro lado algo que no me gusto es que las ruinas del teatro estaban un poco modificadas por el hombre, ya que hacen sesiones de teatro por las noches , y claro entre bafles, iluminación e incluso sillas le han quitado un poco la gracia.

Las ventajas a parte de que es gratis, es bonito, y si nos agenciamos un buen guía tanto impreso como en persona podremos descubrir muchas cosas nuevas.

Horarios

Los lunes está siempre cerrado.

Del 1 de junio al 30 de septiembre es de martes a sábado de 10h hasta 20h, y los domingos y dias festivos de 10h a 14h.

Por supuesto os lo recomiendo, si tenéis la oportunidad de pasar por allí.