Hace algo más de medio año que por primera vez fui a Selwo Marina, que como ya sabéis es uno de los centros de ocios de Parques Reunidos, compañía que también dirige Selwo Aventura y el Teleférico en nuestra provincia, Málaga.

Cómo llegar a Selwo Marina

«Selwo Marina» se encuentra en Benalmádena, una bonita localidad de la Costa del Sol malagueña. Se halla junto al «Parque de la Paloma» y no muy lejos del «Teleférico» y el «Tivoli«, otras dos famosas atracciones de Benalmádena.

Para nosotros fue fácil llegar porque bueno somos malagueños y sabíamos por donde quedaba así que lo encontramos fácilmente. Para la gente de fuera recomiendo el tren porque no tiene perdida alguna y es el medio más cómodo para esta visita.

Os voy a contar un poco como llegar al parque desde Málaga:

  • En coche: Se coge la autovía A7 -salida Benalmádena-Arroyo de la Miel y tomamos una salida que está justo detrás de una gasolinera Repsol, una vez allí cerca de nuestro destino no hay perdida alguna porque existen carteles que te informan sobre el camino a tomar para llegar al parque.
  • En Tren: Cogemos el cercanías con línea Málaga-Fuengirola, y nos bajamos en la parada situada en Benalmádena, la frecuencia con la que pasa el tren es de 30 minutos y el tiempo que tarda en llegar al nuestro destino aproximadamente es el mismo. Una vez allí, tomamos andando dirección hacia el parque de la paloma a unos 15 minutos andando sin perdida ninguna.
  • En bus: Cogemos el portillo, Málaga-Benalmádena o incluso el de Fuengirola, ya que no hay autobuses directo hacia Selwo Marina, aunque hay una parada que no deja nada cerca del parque. Es cuestión de preguntar al chofer, para bajarnos en la más cercana al parque, sino recuerdo mal te deja a unos 25 min andando. Tampoco tiene perdida alguna, siempre tomando como referencia el parque de la paloma.

Al llegar allí te encontraras con dos taquillas, una de información y la otra para sacar entradas del parque. Para mi gusto está bastante bien, a veces puede parecer algo caro, porque no es demasiado grande, y el precio es algo excesivo pero bueno para el que le guste los animales merece y mucho la pena. ¿Algo que destacar? Sin duda los pingüinos, que seres vivos más simpáticos, tenía mucho ilusión por tenerlos cercas y la verdad que es una flipada.

Zonas del parque:

  1. Las Antillas (Delfinario y Leones Marinos): es la zona donde están situadas las piscinas con el gran aforo para ver las actuaciones de los leones marinos y delfines. Está compuesto por varias piscinas que suele ser donde habitan diariamente tanto los leones marinos como los delfines. Y dos piscinas grandes donde suelen realizar los espectáculos. También podemos hacernos una foto con un delfín por unos 15€ aproximadamente sino recuerdo mal.
  2. La Hondanada (Aves Exóticas): Aquí podemos ver las aves exóticas y las serpientes. El espacio para ver las exhibiciones es algo reducido. En esta zona del parque podemos ver los pequeños espectáculos que realizan estas aves demasiado inteligente, yo pensaba que no lo eran, pero después de ver lo que hacían…! Y un poco más tarde también podemos asistir a una buena charla sobre las serpientes con personal altamente cualificado.
  3. Poblado Selwo Aventura (Juegos infantiles): Es la zona infantil del parque. Está llena de columpios hechos de madera. Para que los visitantes más pequeños puedan tener su divertimento durante la estancia en el parque. También en la zona hay unos banquitos de madera para que los padres puedan tener su momento de tranquilidad.
  4. La cabaña de las delicias y Restaurante La Colonial: estos dos puntos los voy a poner juntos porque es prácticamente lo mismo. Son los dos únicos sitios del parque para comer donde podremos dispones de todo tipos de comidas. Aunque también te puedes llevar la comida desde casa porque no hay ningún cartel que lo prohíba, ni te revisan tus pertenencias al entrar.
  5. Tienda: hay souvenirs para comprar de todo tipo relacionados con el parque desde peluches, bolígrafos, mochilas, llaveros… hasta películas. Los precio como en casi toda tienda de souvenirs algo elevada pero bueno siempre gusta tener un recuerdo del parque.
  6. La isla de hielo (Pingüinario): está era mi principal ilusión al ir a Selwo Marina, ya que bueno aparte de ser el único pingüinario de Andalucía, estos animales simpáticos son una maravilla, al entrar notas el cambio de temperatura ya que te trasladas a su hábito de vida, y podemos observar varios tipos de pingüinos desde pequeños hasta grandes. A cierta hora del día podéis ver como se le dan de comer. Ya que es algo gracioso ver como nuestros pequeños amigos se dan el lote comiendo pescadito. Para mi gusto, lo mejor del parque. También tenemos información sobre ellos en el exterior de la cúpula donde se encuentran.
  7. Cine 3d: Esta es la parte del parque de la que menos puedo hablaros porque fue la única que no visite, pero por lo viste se emiten dos películas de 10 minutos cada una: «S.O.S Planeta» y «La ciudad de hielo» depende de la hora a la que vayas. Ya que se e proyectan aproximadamente cada 30 minutos. Tengo entendido que ambas son un rollo aunque con efectos sonoros muy logrados pero no os lo puedo decir exactamente.
  8. Centro de observación marina: Esta cerca de la entrada del parque, son unos estanques en los que podemos ver distintos tipos de peces, y de todos los tamaños. Está situada dentro de la carpa junto al cine 3d. La verdad que es de las pocas cosas que carecen de interés en el parque porque son peces muy típicos.
  9. Amazonia y foto con serpiente: Es una carpa bastante grande, que incluye la zona del cine 3D, donde encontramos animales de rio: como pirañas, pececitos de colores, tortugas, peces manta, una serpiente anaconda, etc…
  10. Baño con leones marinos, Bautismo de buceo y foto con delfín: Se realiza en una de las piscinas menos profundas, y la verdad que me quede con las ganas, aunque bueno también pensé que tengo el parque demasiado cerca para cuando quiera volver. Es algo cara 50 € aproximadamente, pero tiene que ser una muy buena experiencia.
  11. Foto con Bruno (León Marino): Una foto con el ídolo del parque Bruno, cerca de la piscina de los leones marinos, junto a una zona de jardines, y su precio es de 15 €. Está debidamente señalizada, para que no pierdas la oportunidad de hacerte una foto con él. Aunque como podemos ver es algo cara aunque bueno no todo los días se ve a un león marino.

Exhibiciones

Durante la visita al parque, hay varios shows o espectáculos que irán sucediendo durante la estancia, estos están indicados al dorso de la entrada, y pueden verse a distintas horas:

Hoteles cerca de Selwo Marina
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Málaga
Buscar

  • Aves Exóticas: 11:30 – 13:15 – 17:45 – 19:30
  • Baño con leones marinos: 13:15 – 15:30 – 18:00
  • Delfines: 12:00 – 14:00 – 18:30 – 22:00
  • Foto con delfín: 13:45 – 19:00
  • Leones Marinos: 12:45 – 17:00 – 20:30
  • Pingüinario: 11:00 – 16:30 – 20:30
  • Serpientes: 15:00 – 19:00

Mi experiencia

En principio pensé que aquello sería como el «Zoo de Fuengirola«, un lugar para ver animales y más concreto peces y otras especies marinas. Incluso creí que me iba a aburrir un poco viendo solo acuarios. Nada más lejos de la realidad. La gracia de «Selwo Marina» son sus exhibiciones. Nosotros tuvimos suerte de llegar a una hora en la que pudimos encadenar todos los espectáculos sin tener que correr de un lado a otro del recinto ni tampoco pasar largos tiempos muertos entre ellos.

La primera exhibición que vimos fue la de los leones marinos. Duro unos 20 minutos. Primero los cuidadores nos dieron una pequeña charla sobre estos animales y después hicieron el número. Fue muy divertido ver a unos animales tan grandotes bailar, jugar y gastar bromas. Realmente parecían entender lo que sus cuidadores les decían.

La segunda exhibición fue la de aves exóticas ¿?. Realmente resulta un poco incongruente lo de las aves en un sitio llamado «Selwo Marina», ¿no?. En fin, yo encantada de la vida. Este espectáculo duro algo más de 30 minutos y fue divertidísimo ver a los papagayos y la cacatúa sumar, competir entre ellos, dar volteretas…lo más tierno era verlos mostrar emociones como vergüenza, tapándose la cara con el ala, o saludar extendiendo el ala. Mientras tanto los dos cuidadores nos iban contando cosas sobre la especie a la que pertenecían, de donde eran originarios, como distinguir los machos de las hembras de cada diferente especie…. En el caso de los papagayos por el plumaje y en las cacatúas por el color de los ojos.

El siguiente fue el de los delfines. La especie que vive en este parque es la de nariz de botella. Eran más pequeños de lo que me esperaba. Estos animales demostraron ser todos unos acróbatas y unos nadadores excelentes, puesto que son capaces de nadar a 90 km/h. Dieron brincos y piruetas. El cuidador nos contó que se ha demostrado que la compañía de los delfines puede ser muy beneficiosa para personas con problemas psicológicos y físicos. Y como yo soy un poco sentimental no pude evitar que se me escapara alguna lagrimilla cuando se pusieron a cantar. Que le vamos a hacer, yo soy «asín». Incluso me emociono ahora al recordarlo. También fue muy bonito cuando se acercaron a las gradas al final del espectáculo y sacaron las cabecitas para despedirse. No pudimos evitar soltar todo el público al unísono un «oooooooooooooohhhhh». Duro algo menos de 30 minutos.

selwo marina

La siguiente parada fue para comer. No os puedo decir si se puede entrar al parque con comida. No vimos ningún cartel que lo prohibiera expresamente, pero tampoco vimos a nadie cargar con bolsas o con mochilas con comida, ni sacarse ningún bocata. En el parque hay un restaurante con su buen menú, y para presupuestos más justitos un puesto de comida rápida donde sirven hamburguesas, bocadillos, pizzas y patatas fritas. Por todo el parque además te puedes encontrar con dos o tres quiosquillos con helados, bebidas, patatas de bolsa y demás chucherías. Nosotros comimos con vistas a los pelícanos que apaciblemente dormitaban sobre las rocas.

Cerca de la placita habilitada con mesas para que la gente comiera, había un parque infantil donde unos 30 críos la liaban jugando.

Después fuimos a ver la tienda de souvenirs. Tenían un montón de recuerditos y peluches con el símbolo del parque. También había alguna cosilla también incongruente como merchadising de la pouka.

Cerca también había una caseta de primeros auxilios y los aseos. Existe otro aseo en la parte más alta del recinto.

Después de aquello subimos al pingüinario. Dentro hacía algo de frío y olía ligeramente a pescado. La isla de rocas y la piscina, donde viven estos animales, estaba rodeada de una mampara transparente para aislarlos y conservar mejor el frío del agua y del aire porque estos animales necesitan una temperatura más fría. Los pingüinos no realizaron ningún número (no son animales que se puedan amaestrar), pero si entro un cuidador para darles pescado mientras nos hablaba de ellos. Nos habló de las tres especies de pingüino que vive en el parque y su lugar de procedencia. También nos contó algunas curiosidades de estos animales, como por ejemplo, que no se puede diferenciar al macho de la hembra, para saberlo hay que realizarles un análisis de sangre y también que cuando un pingüino escoge a una pareja es para siempre (aquí se produjeron miraditas entre los enamorados). También nos dijo que en el parque ya habían nacido polluelos de pingüino. Verlos andar y nadar era todo un show. Uno se acercó a nosotros mientras buceaba y se nos quedó mirando. Fue otro momento muy bonito.

Después de los pingüinos entramos a otro recinto bautizado como «Amazonia» donde proyectaban una película en 3D. La película de unos 10 minutos de duración nos mostraba la belleza de la naturaleza y los animales y como la acción del ser humano la destruía. Fue un poco deprimente esta parte. Fuera del cine había unos terrarios con iguanas y serpientes. También había peceras con un inmutable ejemplar de caimán y una tortuga que parecía un puñado de piedras. En otras peceras colindantes vimos mantas rayas y unos peces enormes con simpáticos bigotes, entre otras especies.

Finalmente acudimos a la exhibición de serpientes. Fue algo corta, cosa que creo que fue por culpa del público. Cuando la cuidadora saco una de las serpientes más grandes del cesto una multitud de niños se arremolino alrededor de ella. Esto puso muy nerviosa a la chica porque como ella dijo no era conveniente estresar a aquellos animales. Ordenó a los niños sentarse. Pero cuando saco a la siguiente serpiente paso lo mismo. En fin, no sé qué les pasa a los padres de hoy en día que son incapaces de controlar a sus hijos. Los niños no entienden, pero los padres por seguridad de los propios niños deberían haberlos regañado. Aunque la serpiente no fuera venenosa es un animal y no dudará en atacar si se siente amenazado, de una forma o de otra. Así que la chica concluyó la exhibición no sin antes recordar que estos animales no deben comprarse por capricho porque pueden resultar peligrosos en manos inexpertas.

Después de aquello dimos la visita por concluida. Ya habíamos visto todos los shows e instalaciones. Fuimos al stand de fotografías. Durante el recorrido te encuentras con una fotógrafa que suele hacer fotos de pareja y familia, y después de cada show puedes fotografiarte con una animal: con Bruno, el león marino, dándote un besito (15 €), con los delfines (15 €), con una serpiente (9 €) y con la tucán Susi (8 €). Yo me compré la que me hice con la preciosa Susi.

También existe la posibilidad de darse un baño con el león marino o con los delfines, pero no os puedo decir ni cuánto vale ni nada, aunque no descarto hacerlo algún día.

Lo que más me gusto del parque fue que se nota que los animales están bien cuidados, que por encima del negocio esta su bienestar. Lo que menos me gusto es que no hay demasiados animales y te quedas con ganas de más.

La visita duró unas 5 horas.

¿Merece la pena visitar Selwo Marina?

¿Lo recomiendo?. Mucho. Si os gustan los animales y vivís en Málaga ya estáis tardando en ir. Aprovechar antes de que llegue la marabunta de turistas. Si sois de alguna provincia cercana y os gustan los animales, no dudéis en daros una vuelta por aquí. Si vais a pasar aquí las vacaciones y os gustan los animales, tampoco dejéis pasar la oportunidad. Te lo pasas bomba y disfrutas como un crío.