Por fin he podido visitar recientemente el Torcal de Antequera, una joya de la naturaleza y quería compartir la experiencia con todos vosotros.

¿Qué es el Torcal?

Se trata de una zona montañosa ubicada en las inmediaciones de la localidad de Antequera, en la Provincia de Málaga.

Aparte de las hermosas vistas que podemos observar desde allí, tiene como peculiaridad la gran diversidad de formas rocosas que podemos contemplar, fruto de la erosión a lo largo de los siglos de este macizo rocoso, que arrojan a los ojos del visitante formas de gran complejidad y belleza, caracterizadas por sus cortes horizontales y sus cantos redondeados.

Lo que más llama la atención es que aquellas rocas parecen talladas por la mano del hombre, ya que predominan las fallas horizontales, y todo esto tiene una razón de ser que encontramos en la naturaleza del terreno.

Cuentan en las ventas cercanas, junto al rio, que aquí toda una ciudad fue convertida en piedra como castigo divino, cual Sodoma española. Que fue lugar de escondite de moros perseguidos por civilizados reconquistadores. Que durante la invasión napoleónica fue un fortín de guerrilleros y bandoleros. Que de tantos de estos pobladores aun quedan tesoros por descubrir escondidos en estos parajes.

Cualquier idea que te quieras formar sobe estos 30 kilómetros de Torcal es posible, efectivamente parece una ciudad en ruinas.

Hoteles cerca de Torcal de Antequera
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Málaga
Buscar

Naturaleza geológica

La geología de esta zona se caracteriza por ser de naturaleza caliza, con preponderancia de 3 tipos de rocas: clásticas, oolíticas y brechoides.

Todo ello forma lo que se denomina un macizo Kárstico. Esto es un fenómeno curioso que se da en este tipo de terrenos y tiene su razón de ser:

Hace millones de años esta zona era el fondo de un mar cálido donde vivían multitud de especies. A lo largo de los siglos los animales y crustáceos muertos se iban depositando en los fondos, formando estratos independientes.

El movimiento de las placas (muuuuuuy lento) originó una ascensión de estos fondos marinos de, aproximadamente, ¡1 Km! (proceso que aún hoy continúa), formando la cadena montañosa que conocemos actualmente.

Debido a ese movimiento de placas, los estratos se fracturaron mucho, quedando a merced de la erosión por el viento, por el agua de lluvia y la provocada por los ciclos de hielo-deshielo y los cambios bruscos de temperatura.

Hay que resaltar que el agua de lluvia tiene un efecto muy peculiar en terrenos kársticos, ya que poco a poco va erosionando las rocas, colándose entre ellas y formando oquedades subterráneas con corrientes de agua que discurren a muchos metros de profundidad y que afloran a la superficie montaña abajo en forma de manantiales.

La diferente naturaleza de los estratos horizontales hace que unos se erosionen más que otros, formando las caprichosas formas que podemos observar en la actualidad.

No olvidemos que un macizo kárstico es un lugar en constante evolución y cambio, incluso de forma más activa que otro tipo de formaciones geológicas.

Por todo lo citado anteriormente obtenemos un ecosistema muy peculiar. Contemplamos un vasto paisaje eminentemente rocoso que impide el crecimiento de la masa forestal, encontrando sobre todo vegetación de matorral y algún que otro árbol disperso.

Cómo llegar al Torcal de Antequera

No existen medios públicos de transporte que te lleven directamente allí, así que habrá que echar mano de nuestro propio vehículo o de un taxi.

La carretera no está mal. Se trata de una de tipo secundario con un firme en buen estado aunque, eso sí, con curvas cerradas que impiden ir a más de 50-60 Km/h.

La bifurcación que conduce al Torcal posee un firme en peor estado, pero no impide que cualquier tipo de vehículo pueda acceder con comodidad hasta una explanada que hace las veces de improvisado aparcamiento.

En este lugar comienzan las rutas a pie, se encuentra un centro de recepción de visitantes en construcción y existe un acceso a un mirador cercano desde el que puede contemplarse una bellísima panorámica de la zona, llegándose a avistar la costa y el Mar Mediterráneo en días en los que acompañe la meteorología.

Si vamos en coche, podemos llegar desde Antequera y desde Málaga.

  • Desde Antequera: Tomamos la C-3310 y, antes de llegar a Villanueva de la Concepción y una vez pasado el puerto de montaña llamado la «Boca del Asno» tomamos la bifurcación a la derecha muy bien señalizada que nos indica la derivación hacia El Torcal.
  • Desde Málaga: Tomamos la Autovía dirección Sevilla-Granada. Nos salimos a la altura de Casabermeja, tomando la carretera local que nos conduce hasta Villanueva de la Concepción. Desde allí hay que tomar la C-3310 hasta El Torcal.

Todo el recorrido está bien señalizado pero hay que tener cuidado con las curvas.

¿Qué hacer en El Torcal?

Pues básicamente caminar, impregnarnos del paisaje y del entorno y respirar aire puro.

Tenemos la posibilidad de caminar sólo por senderos señalizados, de los cuales existen dos alternativas.

He de destacar que está expresamente prohibido adentrarnos por el paraje haciendo una «caminata libre». No hay vallas que lo impidan, pero es muy peligroso ya que podemos perdernos fácilmente y puede llegar a ser muy complicado caminar entre las rocas de esta tipología.

Además estaremos alterando el medio, molestando a los animales y, posiblemente, llenando de basura el lugar, así que ya sabéis…

Si hemos decidido adentrarnos en el Torcal, podemos hacerlo a través de 2 rutas:

Ruta amarilla

Es la más larga, teniendo una longitud de 3000 metros aproximadamente (la que hice yo).

La dificultad es Baja-media y no resulta especialmente complicada.

Hay que llevar calzado y ropa cómoda, ya que tendremos que caminar entre rocas. Hay que tener especial cuidado con las torceduras de tobillos y con los resbalones provocados por el barro en invierno.

En esta zona suele helar, así que cuidado con las zonas de sombra, ya que las piedras y el terreno están bastante resbaladizos.

En verano hace bastante calor, pero la ausencia de árboles se suple con bastantes zonas de sombra.

Ruta verde

torcal de antequera

Comparte el recorrido inicial y final con la ruta amarilla, pero básicamente es un atajo para gente que lleve prisa o no quiera caminas 3 Km. Su longitud es de, aproximadamente, 1,4 Km.

Durante el recorrido podremos adentrarnos en el seno del Torcal. Disfrutaremos de un silencio fantástico y del juego de sombras provocadas por la incidencia del sol en las formaciones rocosas. Con suerte, podremos contemplar algo de fauna autóctona (algún reptil y pajarillos insectívoros).

También, como ya he explicado antes, se puede visitar un mirador que hay al final del recorrido, llamado «de las Ventanillas».

¿Qué más podemos hacer?

Visitar el Torcal te llevará unas 2,5 ó 3 horas. No podemos comer allí, puesto que no hay ni siquiera una zona recreativa, pero podemos acudir a una de las múltiples ventas que salpican el recorrido hasta Antequera.

Aprovechando, podemos visitar la preciosa localidad de Antequera, disfrutar de sus edificios históricos (Castillo, dólmenes…) y, por supuesto, de su exquisita gastronomía (No os marchéis sin probar la Porra Antequerana).

Puedes visitar la laguna de Fuentedepiedra, la mayor de Andalucía, donde se reúne la mayor colonia de flamencos de la península, a nidificar.

Otro plan es visitar el pueblecito de Casabermeja, cuyo cementerio es de Interés Internacional. Te sentirás como Gulliver en el país de los enanitos, pues ponen el ataúd en un nicho en el suelo y delante una fachada rociera. De esa forma vas por medio y parece una calle en miniatura, con sus números, sus jardines, etc.

Conclusiones

Es una visita que os recomiendo encarecidamente, ya que se trata de un lugar muy interesante y tranquilo que ostenta el título de «Sitio Natural de Interés Nacional».

Totalmente recomendable para pasar un día en contacto con la naturaleza y apto para toda la familia, tanto niños como mayores.

Se echa de menos un centro de recepción de visitantes, pero ya se encuentra en construcción, así como un equipamiento que te permita comer allí disfrutando de la naturaleza.

Los itinerarios me encantan, ya que son muy respetuosos con el entorno pues conservan todas las rocas en su sitio y vamos «caminando entre ellas». Además están muy bien señalizados y de forma muy sutil y respetuosa con el entorno.

Os animo a visitar el lugar.