Es imposible no ir a Madrid y dar una vuelta por las tiendas de Preciados, eso sí, quizá no puedas permitirte el lujo de comprar nada, pero solo el hecho de pasear entre sus tiendas es una sensación que todo visitante de la ciudad tiene que experimentar.

Quizá sea una de las calles peatonales más famosas de España, por no decir de Europa. Con un tránsito enorme de… iba a decir paseantes, pero no… mejor de compradores, trabajadores, ojeadores de escaparates,… Así es que el paseo, la verdad es que se hace un poco complejo.

Y es que unos, acelerados, y otros, tranquilos… Y eso sin hablar de algún que otro espectáculo en la calle, como mimos o bandas de música de cámara, que hacen que el paseante se pare, contemple, disfrute, sonría, y deje alguna monedita suelta.

Se sitúa entre la Puerta del Sol y la Plaza del Callao, estando muy bien conectada, por tanto, en cuanto a transporte público, pues dispone de Metro en ambas plazas, Sol y Callao, respectivamente, además de numerosas líneas de autobuses de la EMT.

En Preciados podemos encontrar de todo un poco. Desde grandes superficies como El Corte Inglés o la FNAC, a tiendas de todo tipo, destacando las de bolsos, moda y perfumería como Zara, pasando por cafeterías y hoteles.

Ha sido lugar de encuentro, lugar de rodaje de películas y anuncios publicitarios, lugar de presentación de productos tecnológicos, lugar de tránsito, y por qué no decirlo, lugar de acción de los amigos de lo ajeno, y más en épocas del año de mayor afluencia de gente, como Navidad y rebajas.

Calle Preciados, ¿dónde está?
Booking.com

En Navidad toma un color especial gracias a la especial decoración y a las luces navideñas que van de edificio a edificio. En Navidad se pone de largo este medio kilómetro y aunque solo sea por ver gente y más gente de aquí para allá, merece un paseito para palpar el ambiente. Abarrotada como siempre, en esta calle podremos encontrar multitud de tiendas

Por cierto, como curiosidad, es la calle en la que los precios de los alquileres de comercios son más caros de toda la geografía española. Alguno podrá decir que la calle en cuestión es simplemente un culto a la sociedad de consumo, y puede que tenga razón pero eso es otro tema. Obviamente, y a riñón el alquiler por metro cuadrado, no está al alcance de todos y quedan excluidos los pequeños propietarios. Solamente unas pocas cadenas de tiendas como las FNAC, el Corte Inglés o las grandes firmas de moda pueden costearse el desorbitado alquiler. La llaman la milla de oro, será por algo.

Es una calle especial, como digo, por poder encontrar multitud de artículos a muy distintos precios, para todos los públicos, y por ser lugar de conexión con otros lugares comerciales, como la Gran Vía por ejemplo, o turísticos, como la Puerta del Sol o múltiples hoteles cercanos. Y así, hace las maravillas de los madrileños y de los turistas.

Me agradan sus buenas comunicaciones mediante transporte público. Por su situación, desde ella podrás llegar sin problemas a la Puerta del Sol, la Cibeles o al Palacio Real, entre otros puntos turísticos de la capital.

También me agrada, por supuesto, su céntrica ubicación, a un paso de casi todo lo que se refiere a cultura, monumentos y gastronomía madrileñas, lo que me permite acceder en un momento a otros elementos de mi interés.

¿Quieres reservar una guía?

Me resultan interesantes las distintas posibilidades comerciales, que van desde pequeñas y variadas tiendas, a las grandes superficies antes mencionadas. Yo suelo acceder de vez en cuando en especial a la FNAC. Ésto sí es una joya y una delicia, para aquellos que vivimos en ciudades donde no hay, y sobre todo para encontrar aquel libro o aquel disco, que no encontramos en nuestra ciudad, obviamente todo lo que tiene FNAC, se vende a través de internet, pero bueno, siempre hace más ilusión, meterse en el edificio y perderse por sus plantas y estanterías.

El resto de comercios variopintos, aunque principalmente de moda o franquicias.

Me parece curioso e interesante que ese ámbito comercial se combine a la perfección con el cultural, como os decía, de la mano de artistas, mimos y músicos.

Mirando escaparates te puedes tirar horas y más horas y eso que no es tan larga la calle… Comprar lotería y pequeños artículos de belleza o moda es lo mío… Variedad encontrará la que quieras, buenos precios será otro cantar. Gracias al rodaje de algunas películas ha ganado en fama internacional, así como al lanzamiento de álbumes de música o de productos de conocidas marcas.

calle preciados madrid

También podrás asistir in situ a espectáculos callejeros, que le dan mucha vidilla y dejar algo suelto. En la primera vez que estuve hacía un día desapacible así que se me deslució la visita. Yo no vivo en una capital de provincia así que todo ese ir y venir de gente con tantas tiendas y tan selectas pues como me hizo «ilu». Como en todas partes, hay garbanzos negros que hacen del hurto su agosto, así que sé prudente y cuidadoso. Nunca hay suficiente vigilancia para estas cosas

Lo que menos me gusta es la inmensidad de gente que permanentemente transita por ella. Puede llegar a ser estresante o incluso, como os decía, puede llegar a ser lugar de trabajo, por llamarlo de alguna manera, de algunos carteristas, así es que cuidado. Pero bueno, está por suerte siempre presente alguna dotación de Policía a pie en la propia calle Preciados.

Salvando esos pequeños detalles, os recomendaría que os acercaseis a Preciados. No os defraudará. Personalmente y desde luego es una calle que casi de forma obligada en cualquier visita a Madrid vamos a cruzar, o bien a pasar cerca de ella, otra cosa es que vayamos con la idea de hacer compras, pero desde luego si ese es nuestro objetivo, aquí no vamos a tener ningún problema.