España es un país lleno de sitios maravillosos para visitar, lleno de cultura y gastronomía, pero que algunas veces reducimos a los que sale en las postales, las guias de turismo,…, en definitiva en todo aquello que reporta ingresos a los ayuntamientos y bares de las zonas de los alrededores de los sitios famosos. Pero yo, y eso lo herede de mi padre, no me conformo con lo que nos venden y todos conocen, me gusta ver rincones nuevos, sitios poco o nada famosos que no por ello son peores que los otros.

Como muchos sabéis, vivo en la sierra de Madrid, y tengo bastante afinidad con San Lorenzo del Escorial, entre otras cosas porque mis hijos llevan 13 y 10 años respectivamente asistiendo al colegio a este municipio.

He decidido mostraros rincones de San Lorenzo que no son muy conocidos, no al menos tanto como el Monasterio, La lonja, La silla de Felipe II, la Casita del Príncipe,.., todas esas cosas que podéis encontrar en cualquier web en la que entréis para informaros.

Hoy quiero hablaros de uno de los parques más conocidos de San Lorenzo de El Escorial.

Se trata del Parque de Felipe II, más conocido con el nombre de Terreros, muy cerca de la Estación de Autobuses y a cinco minutos andando del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial.

¿Cómo es?

Se encuentra delimitado por: C/ del Rey, C/ Madre Carmen Salles, C/ Doctor Juan Abelló y C/ Infantes. Esta última, para los que no conocéis la zona, es la calle paralela a la Calle Juan de Toledo, que es la que podiamos llamar calle principal de San Lorenzo, ya que entrando a este pueblo, por la carretera que viene de Guadarrama, carretera que debemos cojer si venimos por la carretera de la Coruña, N A-6, nos lleva directamente hasta el Monasterio, seguramente lo más conocido de San Lorenzo.

Hoteles cerca de Parque Felipe II
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Madrid
Buscar

Este parque tiene como vecinos a destacar el Hotel los Lanceros (hotel de 3 estrellas) y al hotel NH Victoria Palace (hotel de 4 estrellas) y el Auditorio de San Lorenzo.

Es un parque enorme, de forma rectangular, en el que según el día, las horas y/o las fechas lo podemos encontrar dedicado a diferentes actividades.

Cuando son las fiestas, el 10 de Agosto, durante el día lo podemos encontrar lleno de castillos hinchables y otras atracciones para los más pequeños.

Los Viernes y Sábados, por la noche, se convierte en el lugar de concentración de los jóvenes y adolescentes. Ya sabéis, «El botellón», y es seguramente en estos momentos, sobre todo en verano, donde es más difícil acceder hasta el parque, porque esta a rebosar de gente.

También durante todo el año, los Jueves por la mañana, se instala el mercadillo, que ocupa la C/ Infantes (calle peatonal) y parte del parque.

Otras actividades que se realizan en este parque son las que realizan los alumnos del colegio de mis hijos, que esta al otro lado de la C/ Madre Carmen Salles. En ocasiones, trasladan las clases de gimnasia al parque y ….., todos a correr alrededor. Otro de los usos que hacen los niños es el de comedor al aire libre, ya que los alumnos de Bachiller y la ESO, hay algunos días de la semana que tienen clase por la tarde y alli terminan todos comiéndose su bocata en grupos, y algunos poco inteligentes, lo utilizan para quedarse en el en esas horas en las que deciden hacer novillos.

Bueno, pero volviendo al parque os contaré cómo esta distribuido. En la zona central del parque, la más amplia, se encuentran cinco explanadas de césped, separadas por caminos que comunican los dos paseos laterales, en los que hay numerosos arboles con bancos de piedra.
En el centro de esta zona central, hay una fuente de piedra, que si os digo la verdad no se si funciona, porque no recuerdo haberla visto nunca en funcionamiento.

A ambos lados de esta zona central, hay otros dos paseos laterales, en los que la sombra esta garantizada. en uno de ellos, encontramos un pequeño parque infantil, situado junto a la Calle Infantes y donde podemos ver la parte posterior de los dos hoteles que os comentaba al principio, «Los Lanceros» y » NH Victoria Palace».

Al otro lado del parque, en el otro paseo lateral, tenemos la parte posterior del Auditorio de San Lorenzo y un parque para mayores, que será objeto de otra opinión, en la que encontramos aparatos de gimnasia adaptados para ellos. Desde este lado del parque hay unas vistas espectaculares. Desde aquí podemos ver el vecino pueblo de El Escorial, y al fondo Madrid.

En los extremos de este parque podemos encontrar, a un lado una estatua dedicada a Felipe II, como no podía ser de otra manera, (que todo sea dicho de paso, la podían dedicar un poco más de atención, pues esta en una situación de abandono total), y en el otro extremo un edificio municipal, que más bien parece una barraca.

Todo lo que que es el parque, debajo es un aparcamiento público, que tiene dos entradas/salidas, una por la calle Madre Carmen Salles, y otra por la calle del Rey.

¿Merece la pena conocer el parque Felipe II?

parque felipe ii

La opinión que yo tengo de este parque, independientemente de que me parece un sitio amplio, acogedor y tranquilo, con unas vistas como os decía antes, increíbles, y en el que tenemos asegurado el respirar ese aire puro y sano que no encontramos en los grandes núcleos de población, es de ser un parque totalmente abandonado. Parte debido a la mala educación de quienes creen que cualquier sitio es el adecuado para hacer sus graffitis y por su puesto por la poca atención que el ayuntamiento pone en el cuidado y conservación del mismo.

Hasta hace unos años, no sabría deciros, pero unos cuatro o cinco, era un parque de entrada libre. No es que ahora haya que pagar, no. Lo cerraron todo, y tiene varias puertas de acceso, que permanecen cerradas de 1:00 a 7:30 de la mañana.

Bueno, pues solo me queda deciros que si algún día os pasáis por San Lorenzo del Escorial, aprovechéis a daros una vuelta por este parque, y si como la mayoría de los turistas, vais equipados de una mochila con los bocatas para la comida dentro, os sentéis en un banco, o en una de esas explanadas que os comentaba y comáis tranquilos. Es una combinación perfecta para visitar un lugar que merece la pena y hacer una comida de día de campo.