Dentro del paseo guiado con Carpetania (de la que por supuesto os hablaré más adelante), visitamos dos edificios en concreto: el primero éste del que hoy quiero hablaros: la Casa “natal” de Cervantes y el otro, como no podía ser de otra manera, el edificio más famoso de Alcalá de Henares: La Universidad y más específicamente su paraninfo, donde se entregan los famosos premios Cervantes.

Cervantes, el alcalaíno más famoso

Cierto que lo más famoso de Alcalá de Henares es su Universidad, pero si pensamos en un alcalaíno, nos vendrá a la cabeza un nombre: Miguel de Cervantes Saavedra. Pues bien, ya que además voy a centrarme en su casa como producto del que quiero hablaros hoy, me parece coherente acercarnos un poco a la figura del escritor español más famoso de todos los tiempos, quien dio vida a dos personajes que caracterizan más a España que nuestra propia bandera (casi todo el mundo está de acuerdo con Don Quijote y Sancho, no así con el trozo de tela rojo y amarillo).

Se dice que Cervantes nació en Alcalá de Henares, y bueno, a decir verdad… no se sabe a ciencia cierta. De lo que sí hay constancia es de que vivió en esta ciudad y también que fue bautizado en Alcalá de Henares, más concretamente en la Iglesia de Santa María, hoy destruida y de la que se conservan sus ábsides y basas de los pilares, poco más. Pero no hay ningún documento que acredite que Miguel de Cervantes nació en Alcalá de Henares, aunque se cree que probablemente naciese en alguna población cercana.

La familia de Cervantes se cree que era de origen judía, de hecho se sabe que terminaron marchándose de Alcalá de Henares por una acusación recibida en este sentido. También corren rumores o viejas historias relativas a muertes y enigmas sin resolver, demasiado cercanas a la vida del autor de Don Quijote. Pero aún así, no quiero en esta opinión poner a Don Miguel a caer de un burro, sino acercarnos a la figura de un hombre antes de un escritor.

De hecho, la visita a la Casa de Cervantes es de suma utilidad para acercarnos a la vida del escritor y sus familiares, una vida que por cierto influyó bastante en algunas de las características y aventuras que vivió el propio Don Quijote. El padre de Don Miguel era cirujano sangrador, algo así como una especie de médico dentista que además se encargaba de las sangrías con sanguijuelas y demás, así como una suerte de medicina general.

La familia de Cervantes no dejaba de ser una familia normal de la época. Cierto que el siglo XVI, época en la que vivió, era una época convulsa, especialmente para aquéllos que eran sospechosos de no ser cristianos viejos, como les ocurrió a la propia familia Cervantes. Después de unos años en Alcalá, se trasladarían a Valladolid primero y a Córdoba después.

Hoteles cerca de Museo Casa natal de Cervantes
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Madrid
Buscar

La casa «natal» de Cervantes

La Casa de Cervantes es uno de los muchos atractivos de la ciudad de Alcalá de Henares, una ciudad como os decía antes bastante desconocida a pesar de su cercanía a Madrid, y que posee un patrimonio inmenso. No creo que sea la Casa de Cervantes uno de los tesoros artísticos ni históricos de la ciudad, comenzando por el hecho de que, aunque se denomine “casa natal”, en realidad no es así, ya que se trata de una reproducción posterior. Se sabe además que la familia Cervantes vivió en una casa ubicada muy cerca de la actual Casa de Cervantes. En ese mismo lugar se alza hoy otra casa con una placa que recuerda la presencia de la familia Cervantes en ella mientras la época que vivieron allí.

Aún así, a pesar de lo mucho que hay que ver en Alcalá de Henares, y que la casa de Cervantes no es en realidad su casa natal sino una edificación posterior, yo recomiendo la visita a este lugar. O hay excusas:

  1. Está excelentemente situada en la Calle Mayor , el epicentro de la ciudad.
  2. Su entrada es gratuita .
  3. Te servirá para conocer una casa del siglo XVI y sus dependencias.

En la parte negativa, diré que, como suele ser habitual en este tipo de museos o casas-museo, suelen adolecer de un defecto, al menos desde mi punto de vista. Normalmente, no tienen visitas guiadas, y por mucho que las pasees a tu gusto, no vas a poder empaparte de todo lo que serían capaces de transmitirte con un paseo guiado .

En realidad, no sé si esta casa-museo dispone de visitas guiadas, probablemente sí pero en determinados horarios, no siempre. Lo digo, porque cuando nosotros entramos, no vimos ni un solo guía (a excepción de  la gente la paseaba a su libre albedrío), por lo que probablemente se perdiesen muchos detalles importantes.

De visita en casa de la familia Cervantes

Visitamos la casa de los Cervantes, como si una visita de la época se tratara. Con ello, nos metimos más de lleno en la historia y las características de este lugar.

La visita podía responder a dos razones:

  1. Una visita de amistad: imaginando que nos han invitado a comer con la familia Cervantes.
  2. Una visita profesional: asistimos como pacientes a la consulta de Don Rodrigo Cervantes, cirujano sangrador.

Iniciemos la visita de amistad, entramos a la casa de los Cervantes invitados a comer. Tras traspasar la entrada y el pequeño jardincillo en la parte frontal, nos adentramos en el patio interior, alrededor del cual se ubican las distintas estancias y gira la vida de la familia.

Debemos comenzar primero visitando una estancia situada en la planta baja, a mano derecha: El Estrado de las Damas . En este lugar era donde las mujeres de la casa (la madre y las hijas) pasaban su tiempo. La cortesía conlleva ofrecer un regalo a la señora de la casa, quienes nos recibirán de rodillas en la estancia donde se encuentran sus útiles de labor. Decorada en estilo arabesco, en esta estancia las damas aprendían a coser, bordar e incluso algunas de ellas hasta aprendían a tocar algún instrumento musical. Todos esos objetos están presentes en la estancia incluido el tradicional brasero.

Después deberíamos pasar al Salón de Comidas o Comedor . Será allí donde nos sentaremos a la mesa de los Cervantes, a compartir una comida con ellos. La estancia está decorada con muebles al más puro estilo castellano, así como tapices en las paredes y azulejos. Se echa de menos un bodegón, una pieza artística que solía existir en los comedores de las casas bien.

Los señores y su familia vivían en el piso superior, en unas habitaciones a las que el invitado que venía de fuera no tenía acceso. En la planta baja, además de las dos estancias que hemos visitado, se encontrarían también la cocina (que no han incluido en la reproducción de la casa), así como las estancias de los criados y las estancias dedicadas a la consulta de Don Rodrigo.

Pensemos en que la razón que nos ha llevado a ir de visita a Casa de la familia Cervantes ha sido profesional, para solicitar los servicios de Don Rodrgio, cirujano sangrador . Llegaremos al mismo patio central interior de la vivienda, pero deberemos encaminar nuestros pasos a mano izquierda, visitando las estancias dedicadas a la actividad profesional del cabeza de familia.

Primero, probablemente nos tocará esperar en lo que hoy llamaríamos Sala de Espera . En ella podremos contemplar varias sillas de piel, donde los pacientes esperaban para ser conducidos a la consulta del cirujano sangrador, tal como nos ocurre ahora cuando vamos a la consulta del médico o del dentista.

Cuando llegue nuestro turno, deberemos entrar a la Consulta . En ella, entre otros elementos, podremos contemplar la silla articulada y la vacía del barbero. Este último elemento lo llevará el propio Don Quijote en sus aventuras, una manera que tiene Cervantes de hacerle un pequeño guiño o una dedicatoria a su padre Don Rodrigo.

En la época, existían dos tipos de métodos dentro de las actividades del cirujano sangrador: el método tradicional, a través de sanguijuelas y el método moderno para la época, con la utilización de hierros incandescentes. Uno estando allí se alegra de no encontrarnos ahora en el siglo XVI y no tener que ponernos en manos de la cirujía de la época.

Como decía anteriormente, las estancias de la sala superior no eran visitadas por los invitados . Sin embargo, hoy en día están abiertas al público, y por ello podemos hacer una pequeña visita. Deberemos visitar los dormitorios del señor y la señora de la casa. Ambos dormían en dos estancias separadas: en el Dormitorio de la Señora de la Casa dormían no sólo la madre de la familia, sino sus hijas y también sus hijos varones pequeños. Una de las cosas que más me llamó la atención es que precisamente en esta estancia se encuentra el único aseo de la casa, ya que lo de lavarse era una actividad de mujeres, no de hombres recios (menos mal que en algo las cosas parecen haber cambiado).

El dormitorio del señor de la casa era habitado únicamente por él, tenía el privilegio de dormir solo y no tener que compartir su estancia con ninguno de sus hijos. Como curiosidad que no pasa desapercibida, en el dormitorio del señor había libros y un típico escritorio bargueño castellano. Desgraciadamente, en la época las mujeres cosían y como mucho tocaban un instrumento y sólo los hombres podían aprender a leer y escribir, de ahí que únicamente en esta estancia se encuentren los libros.

Para completar la visita a la casa, podemos ver dos estancias que no están directamente relacionadas con la vida de la época, sino con la obra cervantina. En esas salas de ediciones cervantinas podemos ver maravillosas ediciones de El Quijote, la obra por antonomasia de Miguel de Cervantes Saavedra. Curiosamente, Cervantes creía que lo mejor que se le daban eran las obras de teatro, pero ha pasado a los anales por una novela, no por ninguna de sus obras de teatro. El teatro de Cervantes resultaba demasiado denso y no era del gusto del público.

Otros puntos «Cervantinos» en Alcalá

Pero además de la Casa “natal” del escritor, existen en Alcalá de Henares otros lugares directamente relacionados con la figura de Miguel de Cervantes Saavedra. Grosso modo, y aunque no tenga que ver directamente con la casa-museo en sí, me permito hablaros de esos lugares:

  • La estatua de Quijote y Sancho: Situado justo frente a la Casa-Museo de Cervantes, la escultura de los dos personajes más famosos de la literatura española te llamará la atención sí o sí. Yo personalmente, con esa manía que tengo de hablar con las estatuas, no pude evitar la tentación de saludarlos y sentarme entre ambos (ya que los dos están sentados a cada extremo de un banco) y sacarme una foto con ellos. No tuve mucho tiempo para entretenerme en una larga conversación con el locuaz Don Quijote y el callado Sancho, no descarto la idea de volver cualquier tarde a Alcalá y retomar esa conversación pendiente.
  • Estatua de Cervantes: Situada en la plaza central del pueblo, esta estatua no es del gusto de los alcalaínos, que le tachan que su pedestal sea bastante más grande que la estatua en sí, así como también que lo representa de un modo que tampoco le gusta. De Cervantes se han dicho muchas cosas, algunas relacionadas con sus ancestros judíos, de otra con aspectos sexuales. En este caso, se dice que Cervantes escapó de las cárceles turcas por favores sexuales al Gran Turco, y esa ambivalencia sexual parece reflejada en esta estatua, que presenta a un Cervantes señorito y con un punto afeminado.
  • La Iglesia de Santa María: Aunque hoy no se encuentra en pie, sí pueden visitarse sus ruinas, de las que se conservan las dos grandes basas de las pilastras y parte del ábside. En esta iglesia se sabe que fue bautizado el escritor Miguel de Cervantes, y aunque sólo sea a nivel anecdótico, merece la pena incluirla en los lugares a visitar en esta ciudad relacionados con Cervantes.

Mi experiencia

museo casa natal de cervantes madrid

Me gustó mucho esta casa, aunque sobre todo fue gracias a la explicación que nos dio mi amigo sobre ella. Contándonos algunos datos históricos, haciéndonos fijar en los pequeños detalles… Me pareció muy útil, ameno y original el enfoque conforme a la visita a la casa de Cervantes según el punto de vista del invitado a comer o del paciente que acude a la consulta de Don Rodrigo.

Reitero que desconozco si existen visitas guiadas a este lugar (espero que sí), pero en los momentos en que no sea así, es una verdadera pena, y estoy segura de que te pierdes detalles importantes que con una buena visita guiada sería mucho mejor.

La verdad es que desencanta un poco el hecho de que no se trate de la Casa Natal sino de una Casa de reproducción posterior . Pierde un poco de encanto, pero está muy lograda, con todos los detalles tenidos en cuenta en su decoración, para hacer que en su visita te traslades realmente a la época. Me gustó especialmente el hecho de que los carteles estén incluso escritos en braille , un detalle muy bueno y que no se encuentra en todos los sitios, más bien casi en ninguno desgraciadamente.

Se agradece también el hecho de que su entrada sea gratuita , ya que no existen excusas para no visitarla. Además, en ella encontré postales y documentación sobre otras casas-museo, también gratuitas y muy interesantes como la de Lope de Vega en Madrid o la de Picasso en Buitrago. Desconocía la existencia de estos lugares, y espero visitarlos muy pronto, especialmente la de Lope de Vega, que está en Madrid.

Por todo lo expuesto hasta aquí, si algún día visitáis Alcalá de Henares, no dejéis de visitar este lugar. Además, Alcalá bien merece una visita, os sorprenderá, es una ciudad increíble y con muchas cosas que descubrir . Prometo contaros algunas de ellas en próximas opiniones.