Hoy me vais a permitir que os hable un poquito sobre la fiesta que celebramos en Madrid, la fiesta de nuestro patrón San Isidro.

Historia

Hay muchas versiones sobre la vida de San Isidro. Una de ellas, la que más circula, es que San Isidro nació en 1082. Cuando se hace mayor se convierte en pocero y, al ser tomado Madrid por los almorávides, se traslada a vivir con su familia aun pueblecito de Madrid, Torrelaguna. Allí conoce a Maria Toribia con quién finalmente se casa, trasladándose de nuevo a Madrid y convirtiéndose en agricultor. Fue en este momento cuando se le empieza a conocer como Isidro Labrador.

A partir de este momento es cuando se le empiezan a achacar milagros. Cuentan como una vez que durante un año de terrible sequía y temiendo no poder atender bien las tierras de su señor, dio con su azadón en la tierra y de allí surgió un manantial de agua que daba para abastecer a toda la ciudad de Madrid. Según se cree, esta agua curó al Rey Felipe III de una terrible enfermedad. Hoy en día, ese manantial sigue existiendo, es la llamada Fuente del Santo, que no deja de manar agua durante todo el año y siempre tiene el mismo caudal, haya sequía o no en Madrid, el chorro de agua siempre es el mismo. Son muchos los madrileños que se acercan a la ermita y de paso beben agua de la fuente que está al lado. Hoy se sigue creyendo que cura enfermedades. En este día es inmensa la cola de gente que va con botijos, botellas, simplemente a beber… de esta agua.

Isidro muere el 30 de noviembre de 1172 y es enterrado en el cementerio de San Andrés, en la que era su parroquia.

En 1212 fue descubierto su cuerpo incorrupto y en este año se le declara patrón de Madrid, fijando el día 15 de mayo como el de su fiesta. Fué beatificado por Pablo V el 14 de junio de 1619.

Cuatrocientos años después, el 12 de marzo de 1622, fue canonizado por el Papa Gregorio XV, pero este murió sin firmar la canonización, por lo que esta se retrasa hasta el 4 de junio de 1724, siendo firmada por Benedicto XIII.

Fue el Papa Juan XXIII quien le declaró el patrón de los agricultores y campesinos en España el 16 de diciembre de 1960.

Hay una cosa que me da pena, y es que el Ayuntamiento no haya mantenido como museo la casa donde, según la tradición vivió San Isidro, en la calle Dr. Letamendi 1, donde se hallaba la famosa casa de Iván de Vargas . Creo que estos lugares deberían rehabilitarse y mantenerse como sitios típicos de la tradición madrileña. Estoy segura de que a los turistas les encantaría y los madrileños nos sentiríamos orgullosos de ellos. En su lugar, va a levantar una biblioteca, que no digo que esté mal, pero creo que a muchos de nosotros nos hubiera gustado mantener la casa solariega del siglo XVIII en la que vivieron San Isidro y su mujer Santa María de la Cabeza.

La Fiesta

En el día de San Isidro Madrid se viste con las galas de las antiguas verbenas. Se celebra a lo largo de la Pradera de San Isidro, donde los auténticos madrileños van como antiguamente, con la comida preparada para comerla allí mismo, sentados en el campo.

Son muchos los madrileños los que deciden vestirse de chulapos y se oyen pasodobles, chotis y música típica de Madrid. No es raro ver a los barquilleros ofreciéndonos barquillos a lo largo de la pradera.

También es habitual encontrarse con los típicos puestos de rosquillas. Las tontas (sin azúcar), las listas o de Santa Clara (con azúcar blanco encima) y las típicas de San Isidro (con azúcar que desprende un ligero toque a limón).

La fiesta empieza el día 15 de mayo con la bendición del agua de la fuente, dando paso después a la veneración de la reliquia que se conserva en la ermita situada, como digo, al lado de la fuente.

Por supuesto no faltan las actuaciones musicales. Los actos de estas fiestas se celebran en muchos lugares: actuaciones en el circo Price, teatro urbano por el centro, conciertos en las Vistillas… pero a mi lo que más me gusta es el ambiente de la Pradera del Santo. Está llena de gente durante todas las fiestas. Hay puestos de comida, tómbolas, feria, puestos de asociaciones de vecinos y un escenario para los conciertos que se celebran por la noche. Por el día también hay actos, se cantan y bailan chotis, se va a la Ermita a visitar al Santo, se asiste al cocido popular, que está bastante bueno, se toma una cervecita a la sombra… Una gozada, siempre me da pena cuando se termina. Así que si durante estos días de mayo estáis por Madrid no dudéis en acercaros por la Pradera del Santo. Además así podréis ver El Puente de Toledo, otra de las maravillas de mi barrio.

Yo este año no he asistido, pero han sido muchos los años en que por la mañana nos juntábamos los amigos y disfrazados de chulapos y chulapas nos íbamos a la pradera a tomarnos una copita de anís con un churrito.

Recuerdo un día que saliendo de casa disfrazados nos vieron los dueños de una casa de fotografía, era yo jovencita, y nos pidió que por favor pasáramos por el estudio para hacernos unas fotos, que nos las regalaría, pero que nos pedía le dejáramos ponerlas en el escaparate. Y así fue… nos regaló las fotos y estuvimos puestos en el escaparate durante un tiempo. El día que fuimos al estudio, ya no era San Isidro, y la gente nos miraba ir disfrazados por la calle y preguntaban que donde íbamos, a lo que mi madre (la muy cuca con amigas), que nos seguía sin decírnoslo, les iba contestando que nos acabábamos de casar vestidos así… luego cuando nos lo contó se partía de risa…

Historia de La Ermita

Le Ermita está situada en el Paseo de la Ermita (que original su nombre ¿no? jeje), en la antigua casa de labor en la que vivía San Isidro, por la zona de Carabanchel.

Cuenta la leyenda que aquí se produjo un milagro cuando vieron a los bueyes de San Isidro arando solos.

Durante la Edad Media había una capilla al lado de la fuente. En 1528 la Emperatriz Isabel de Portugal, tras la curación de su hijo Felipe de unas fiebres gracias a esta agua, manda construir una ermita mas suntuosa, pero no muy grande para no perder los materiales arquitectónicos y decorativos de la capilla.

Esta ermita está inmortalizada por Goya en su cuadro “La ermita de San Isidro” que se puede ver en el Museo del Prado.

Fue destruida durante la guerra civil y vuelta a reedificar con la misma estructura.

Tras la ermita está el cementerio más antiguo de Madrid, el Cementerio de San Isidro.

En el lado norte de la ermita, en un jardincito es donde se encuentra la Fuente de San Isidro de la que os hablaré a continuación.

Fuente de San Isidro

Fiestas de San Isidro

Ya os he contado que esta fuente fue abierta por San Isidro un año de sequía en Madrid, dando un golpe en el suelo con su azada.

A partir de este manantial se crea un canal que llega hasta la fuente del puente de Toledo tras regar las huertas que había en la zona. Más tarde, cuando se construye el cementerio, se crea un Reglamento, en 1872, que obliga a regar los jardines de éste con agua del manantial.

Encima del caño de la fuente hay lápidas con inscripciones alusivas a los milagros obrados por el agua.

Por ejemplo:

“Oh ahijada tan divina como el milagro enseña pues sacas agua de peña milagrosa y cristalina. El labio al raudal se inclina y bebe de su dulzura, que Isidro asegura que si con fe la bebieres y calentura trajeres, volverás sin calentura”

O este otro de Lope de Vega:

“Bebe Ivan dulce cristal e Isidro lágrimas bebe. Dura la fuente, a quien debe Madrid salud celestial; pierde el río su caudal con estar juntos los dos, y ella, perenne por vos, dice que milagro fue, que como es fuente e Fe, no puede faltarle Dios”.

En la lápida más alta se representa el milagro de la fuente.

En definitiva… que si podéis venir a Madrid en las fiestas de San Isidro seréis bienvenidos y pasareis unos días divertidos, agradables y con un entrañable sabor castizo… O… como dice la canción:

Cuando vengas a Madrid, chulona mía
voy a hacerte emperatriz de lavapiés
y a llenarte de claveles la gran vía
y a bañarte con vinillo de jerez

En Chicote un agasajo postinero
con la crema de la intelectualidad
y el requiebro de un piropo retrochero
más castizo que la calle de alcalá

Madrid, Madrid, Madrid
pedazo de la España en que nací
Por algo te hizo Dios,
la cuna del requiebro y del chotís….
Madrid, Madrid, Madrid
en méjico se piensa mucho en ti…
por el sabor que tienen tus verbenas
por tantas cosas buenas que soñamos desde aquí
y vas a ver lo que es canela fina
y armar la tremolina
cuando llegues a Madrid”

Desde un rinconcito de este Madrid de chulapa, organillo y pasodoble, un abrazo a todos los lugares en los que se celebra también el día de nuestro Santo más ilustre.